La oración diaria es aquella que te llena de consuelo o esperanza ante alguna situación abrumadora que se te presente; además de esto, las personas religiosas la consideran como una total obligación ya que es una de las mejores formas de realizar meditaciones sobre Dios y demostrar la verdadera fe. Si deseas conocer todo lo referente a este tema, no dejes de leer el artículo que tenemos para ti hoy.

oración-diaria

La oración diaria de sanación

¿De que trata la Oración Diaria?

La oración diaria te garantiza un momento de paz y tranquilidad, en donde puedes realizar una conexión espiritual entre tu y Dios. Él nos creo con la idea de ser más grandes y fuertes que cualquier otro ser vivo, por esta razón, muchas veces no nos encontramos a gusto en un solo lugar, allí es cuando debemos comenzar la búsqueda en Dios, es el único que nos puede llenar de esperanzas y tranquilidad en los momentos de desesperación o angustia.

Sin embargo, es importante realizar oraciones diarias, en donde se le demuestre a Dios la verdadera fe que tenemos y no solo buscarlo en las situaciones en donde existen complicaciones que nos agobian. Recuerda que, para estar en una armonía y sintonía con el TODO, significa mantenerte en contacto siempre con Dios, es el que todo lo ve y sabe.

De acuerdo a el papa Benedicto XVI, si las personas mantienen una relación en donde se demuestre confianza y sobre todo una amistad real ante Jesucristo, él le dará todas las herramientas necesarias para que afronte los problemas de la vida sin preocupaciones. Jesús otorga, serenidad, justicia, verdad, aumenta los pensamientos positivos de las personas, eleva el ánimo de los más necesitados, entre otras cosas.

¿Cuándo es el momento ideal para la oración diaria?

Realmente no existe un momento adecuado para que realices tu oración, debes tener en cuenta que Dios es tu mejor amigo y que está disponible en el momento que lo desees. Eso sí, ten bastante claro que la oración tiene que realizarse con mucha fe y sobre todo en agradecimiento por todo lo que estás logrando gracias a él.

Si consideras a Dios como tu mejor amigo, es mucho más fácil desahogarte, darle las gracias o incluso realizar esa oración diaria que tanto necesitas para obtener la paz y tranquilidad del día. Puedes rezar al levantarte, antes de comer, después de comer, en el momento que debas tomar una gran decisión, cuando sientas miedo o vayas a viajar, al dormir o simplemente con el objetivo de agradecer todo lo bueno y malo que te ha enviado; ya que con cada situación has ido creciendo personalmente y Dios nunca te ha abandonado.

Recuerda que Dios es el mejor amigo que puedes buscar en las situaciones, es el único que jamás te dejará solo y hablar con él te llena de toda la paz que necesitas. Lo importante de este momento, es que lo realices con mucha fe y dedicar un tiempo exclusivo, en donde nadie te interrumpa y logres una excelente meditación, te garantizo que si lo haces de esta forma, vas a obtener mejores resultados de los que esperabas.

oración-diaria

¿Cómo meditar con Dios?

La parte más  importante para que crees un verdadero vínculo con Dios, es realizar una excelente meditación llena de mucha fe y entusiasmo. Es importante mencionar que, cada persona es única y por lo tanto, el método que te enseñamos hoy puede o no funcionar, sin embargo, queda de tu parte encontrar el que mejor se adapte a ti y comenzar a ponerlo en práctica, recuerda que la oración es necesaria en cada situación de tu vida y debes aprender a realizarla.

A continuación, te presentamos algunos de los pasos que debes seguir para realizar una buena meditación. Los resultados dependen de cada persona y la forma en que la realice, si es tu primera vez, puedes comenzar haciéndolo con tanto los cinco minutos del día, hasta que obtengas más seguridad y confianza.

Recuerda la presencia de Dios

En este paso es importante que tengas en cuenta que lo importante no es hacer presente a Dios, sino recordar a diario y en todo momento su presencia. Este es el momento en donde debes enfocar tu cuerpo a la actividad que estarás realizando, es decir, debes tener una postura arrodillada o estar sentado de una forma respetuosa.

Recuerda que el cuerpo y el alma representan uno solo, con la postura de este puedes sentir más ánimo y esperanzas al realizar la reverencia para Dios.  Si este acto lo haces con mucha fe y amor, los resultados serán mejores de lo que crees.

En este punto también es importante que tengas en cuenta tres actos y te los mencionamos a continuación con sus detalles:

  • Acto de fe: En este momento puedes realizar una comunicación profunda, en donde le demuestres a Dios toda tu fe y y confesiones que debas hacer para sentirte en paz. Recuérdale que en esa fe que tienes es en donde se encuentra la razón de vivir o morir y terminas con un Amén.
  • Acto de esperanza: Demuestra toda la esperanza que tienes ante él, y como te ha ayudado para seguir adelante cada día, por último, nuevamente recuerda que en esta esperanza es en donde encuentras la razón para vivir o morir y finalizas con un Amén.
  • Acto de caridad: Expones las razones por las que lo amas a él y al prójimo, recuerdas todo lo bondadoso que es y reconoces todo el amor que se merece. Por último, debes aclarar que este acto es otra de las razones por las cuales estas viviendo y vas a morir, terminando la oración con un Amén.

Expresa toda la adoración, agradecimiento y peticiones

Para este paso es muy importante también el uso de tu imaginación, puedes incluso pensar que Jesús se encuentra a tu lado, sentado y después te encargas de repasar cada una de las situaciones en las que deseas aplicar la meditación.

Lo primero que debes hacer es adorar y agradecer por todo lo que ha logrado hacer por ti, sea poco o mucho, siempre debes darle las gracias. Después de esto realizar las peticiones del día, de forma muy sincera, recuerda que el es tu único y verdadero amigo.

Si te ha gustado este artículo sobre la oración del día que debes realizar y las formas, no debes dejar de leer Oración de la Mañana Católica, te aseguro que completará toda la información que necesitas saber.