Si te encuentras buscando una oración del divino niño, estas en el lugar correcto aquí te lo enseñaremos. Estas alabanzas al Divino Niño Jesús es un agradecimiento y a su vez un pedido de su bondad.

Historia del divino niño y su oración

La Oración al Divino Niño no tiene una fecha en particular para realizarla, sin embargo, en las fechas decembrinas es cuando más son propicias, ya que se celebra el nacimiento de Jesús.

Este niño tiene su origen en el Monte Carmelo en Israel, siendo esta espectacular naturaleza cerca de Nazareth. El Divino niño se encontraba acompañado de sus padres y familiares; José, María y sus abuelos San Joaquín y Santa Ana, iban a este lugar para caminar y orar.

Muchos de los religiosos se que se reunían ahí para orar mostraban gran afecto hacia el Niño. Una vez que el Divino Niño Redentor fue al Cielo, todos los habitantes del Monte Carmel continuaron rememorando al Niño con grandes afecto y devoción. Cuando las Carmelitas llegaron a Europa iniciaron su peregrinaje pregonaron su devoción al Divino Niño.

Desde hace trescientos años la fe al Niño Jesús ha aumentado velozmente por todos los continentes como, América, África, Asia y Europa. Las personas comenzaron a percibir que cuando piden favores a Dios por las Virtudes de Jesús se consiguen grandes bendiciones.

En cada rincón hay diversas pinturas e imágenes que representan al Niño Jesús a través de las cuales se han conseguido, milagros conocidos a nivel mundial. Entre las figuras más conocidas tenemos: El Niño Jesús de Praga, este se localiza en Checoslovaquia; el Divino Niño de Arenzano, en Italia; el Milagroso Niño Jesús de Bogotá, Ubicado en Colombia; el Santo Niño de Atocha en México, entre otros.

Devoción del Divino Niño

Entre los años 1200 y 1500, San Antonio de Padua y San Cajetán tuvieron gran admiración por el Divino Niño Jesús; es por ello, que existen muchas pinturas donde cada Santo carga por sí mismo al Divino Niño.

Sin embargo, quienes más glorificaron la devoción al Divino Niño son Santa Teresita del Niño Jesús y San Juan de la Cruz. En el caso de San Teresa se cuenta que ella iba pasando unas escaleras que daban hacia un pasillo cuando de repente vio al Niño Jesús, quien la saludo.

A partir de ese instante, Santa Teresita siempre tuvo una estatua del Divino Niño, y en todos los hogares que visitaba dejaba de regalo una pintura del Niño Jesús para que fuese colgada y enaltecida.

Hoy celebramos al Divino Niño Jesús | Conexión Migrante

El Padre Juan del Rizzo

Para 1935, llegó a Bogotá el Padre Salesiano Juan Rizzo a una zona muy despoblada y olvidada de esa época. Se había impedido usar la imagen del Niño de Praga ya que una asociación solicitaba para ella el derecho del uso de la imagen. Pues, para el Padre Rizzo, Dios estaría muy contento de que se honrara la infancia de Jesús, como se había demostrado en numerosos milagros.

Él Padre Rizzo siempre recordaba: «Todo lo que quieres pedir pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado si te conviene conseguirlo”. Así que nunca se cansó de dar a conocer la devoción al Divino Niño por ello decidió adquirir una nueva imagen. Antes de continuar, también podría interesarte conocer la oración al niño Jesús.

Consejos para Orar de forma correcta al Divino Niño Jesús

La determinación

Santa teresa nos enseño que la determinación es lo principal al momento de orar, es decir, si deseamos crecer en este camino, no podemos dejar que el desanimo nos invada; si no se debe persistir aunque nuestros pedidos no sean cumplidos, hay que seguir el llamado de la fe.

A su vez, se debe de cumplir al pie de la letra el ciclo de las oraciones, en el caso de la oración al Divino Niño se debe realizar durante tres días consecutivos e ir acompañada de un Padre Nuestro, Un Avemaría y un Gloria, se deben realizar ya que si no se considera incompleta.

Elija un Lugar confortable

Se debe elegir un lugar que te permita obtener tu paz interior, donde no haya ruidos ni actividades que interrumpan la oración. En el evangelio según San Mateo Capitulo 6, Versículo 6 «Cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.»

Sienta sus oraciones al expresarlas

No basta con realizar una oración perfecta al Divino Niño o estar en un lugar silencioso, si realmente no interiorizamos todo lo que expresamos a través de la oración en nuestras vidas, nada de eso sirve. Con todo esto podremos lograr que nuestras vidas sean más bondadosas.

Oración 

«Divino Niño Jesús, dueño de mi corazón y mi vida,

Mi tierno y adorado Niño. Llego hasta ti lleno de esperanza,

Llego a ti suplicado tu misericordia. Quiero pedirte los abundantes bienes. Que derramas sobre tus fieles devotos, los que tus bracitos abiertos reparten con amor y generosidad.

Oh Niño amado, bendito salvador, quédate siempre conmigo para separarme del mal y hacerme semejante a ti, haciendo que crezca en sabiduría y gracia delante de Dios y de los hombres.

¡Oh dulce y pequeño Niño Jesús, yo te amaré siempre con toda mi alma! Divino Niño Jesús, bendícenos; Divino Niño Jesús, escúchanos; Divino Niño Jesús, ayúdanos.

Niño amable de mi vida, consuelo del cristiano, la gracia que necesito tanto y que me causa desesperación y agobio, que hace que sienta intranquilidad en mi vida pongo en tus benditas manos: (Pedir con mucha fe lo que se desea conseguir).

Amen.»

Luego de la Petición al Divino Niño

«Tú que sabes mis pesares, pues todo te lo confío, concede la paz a los angustiados y dale alivio al corazón mío.

Y aunque tu amor no merezco, no recurriré a ti en vano, pues eres hijo de Dios y auxilio de los cristianos.

Acuérdate oh Niño Santo amado, que jamás se oyó decir, que alguno haya implorado ante ti sin tu auxilio recibir, por ello, con sencillez y confianza, con humildad y arrepentido, lleno de amor y de esperanza, sabiendo los milagros que obras y lo rápido que concedes remedio, con ilusión este favor yo te pido: (Pedir con mucha fe lo que se desea conseguir).

Divino Niño Jesús, bendícenos; Divino Niño Jesús, escúchanos; Divino Niño Jesús, consuélanos; Divino Niño Jesús, ayúdanos; Divino Niño Jesús, protégenos; Divino Niño Jesús, defiéndenos; Divino Niño Jesús, en ti confiamos.

Amén.»

Luego de realizada la oración al Divino Niño se debe rezar el Credo, Un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria durante tres días consecutivos.