Una parte minoritaria de la sociedad vive de forma ostentosa y opulenta, y para nadie es un secreto que, gran parte de ella es marginada y sus derechos son violados y pisoteados; estos eventos son inaceptables y muy lamentables, nos hacen sentir de manos atadas, cuando te sientas así, te invitamos a realizar; la oración del día de hoy. 

Oración-del-día-de-hoy-1

Reflexión sobre la Oración del día de hoy:

Cuando los derechos de las personas se ven vulnerados, cuando unos grupos son favorecidos antes que otros por contar con posiciones privilegiadas, se han producido grandes e hirientes injusticias; esto contribuye a generar mayores conflictos que traen graves consecuencias y debilitan el tejido social.

Dios nos llama a aportar con determinación desde lo individual, respetando los derechos de nuestros hermanos, haciendo énfasis en aquellos marginados; demos una mano amiga a aquellos que caminan con hambre, que carecen de prendas que vistan sus cuerpos y hogueras que den calor a sus manos; no nos hagamos ciegos ante la vulnerabilidad evidente, ante los enfermos y migrantes; alcemos nuestra voz por aquellas que no son escuchadas.

Dios, nos ha enseñado compasión y nos pide estar atentos a nuestro prójimo; hacernos sensibles a sus necesidades, y no pasar sobre un pueblo pisoteado. Como humanos, sentimos la necesidad de justicia y paz porque así nos creó el padre celestial.

Muy posiblemente, nos llenamos de impotencia porque no está a nuestro alcance poder hacer mayores acciones que contribuyan a mejorar la calidad de vida de nuestra humanidad en situaciones vulnerables. Por esta razón; el llamado lo podemos dirigir a instituciones responsables de contribuir al respeto de los derechos humanos. También te puede interesar: Oración del corderito manso

Oración-del-día-de-hoy-2

Oración del día de hoy para Dios:

Querido padre celestial, tú que eres bueno y bondadoso, escucha nuestras plegarias. Nosotros tus fieles, quienes buscamos de ti, queremos contarte aquello que nos angustia el día de hoy; hombres, mujeres, niños, animales, selvas y océanos están siendo estropeados por el mismo humano.

Me angustia ver como la humanidad te mantiene ausente en sus corazones, me duele saber que mis hermanos no cuidan tu creación magnifica e irremplazable; mis hermanos, los hombre y mujeres que habitan la tierra, se han dedicado a perjudicar nuestros océanos y los animales que ahí habitan.

Amado padre, para mí es fundamental contarte esto el día de hoy, porque siento que me ahoga la indiferencia de mis hermanos. Te pido Dios, seas luz que permita divisar aquello que está mal para nuestra naturaleza, evita que los hombres dejen entrar a su corazón la indiferencia y la crueldad,  llénalos de amor y benevolencia, te lo pido (pedimos) Señor.

Cada bosque, laguna, mar, selva y desierto es una grandiosidad, te agradezco infinitamente por plasmar tu autentica perfección en este mundo donde nos permites vivir. Gracias por darnos el don de ver y escuchar tu monumental creación. Te pido amado Dios, ayúdanos a crear consciencia ambiental, el día de hoy es una de las cosas que necesitamos.

Mantente presente en mí, para no hacerme indiferente y no dar mi espalda a aquellos hermanos que me necesitan; por ser tu hijo, tengo la necesidad de amar tu creación, no permitas que eso cambie en mí y cuando me aleje de ese camino, se mi brújula de vuelta.

Dios mío, me siento angustiado, agobiado, los obstáculos son cada vez más grandes e imponentes; te pido fortaleza y ganas de seguir luchando para divulgar tu verdad. Quiero confesar ante ti Padre, que muchas veces no quiero oír las noticias, me desespera la maldad que recorre las calles.

Amado señor, quiero contribuir a hacer de esta una mejor sociedad; Querido Dios, hazme un hombre lleno de fe y no permitas que te saque nunca de mi corazón, sé mi esperanza.

Sé nuestra guía, no nos desampares, creemos en ti. Danos fuerza para nadar contra corriente, no quiero escuchar una vez más que se violenten los derechos humanos; Sé refugio del inmigrante, acompáñalo en su recorrido, ayúdalo a encontrar aquello que huyó buscando, sé su luz y su paz, te lo pido (pedimos) señor.

Amado padre, sé alimento para los hombres que no tienen pan, sé hogar de damnificados; regálales esperanza, te lo pido (pedimos) Señor.

No permitas que hombres dominados por la maldad y lujuria, esclavicen a sus pueblos, no dejes, amado Padre que hombres pisoteen a otros en su frenesí por buscar más poder, te lo pido (pedimos Señor).

Mi Dios, coloca en posiciones estratégicas a personal bondadoso y con gran compromiso social, que por medio de ti, puedan ayudar a los más vulnerados, te lo pido (pedimos señor).

Hazles saber a los líderes, que los derechos humanos deben ser el centro de todas sus políticas, te lo pido (pedimos señor).

Ruego ante ti Padre amado para que impidas que la maldad siga alimentándose; no permitas que personas tengan el poder de llenar sus bolsillos de dinero de forma deshonesta, no permitas señor, que siga en crecimiento el tráfico de drogas y armas, pues estas pueden caer en manos de nuestros inocentes niños, te lo pido (pedimos) señor.

No dejes amado padre, que tu creación se convierta en un mar de violencia y pobreza; danos esperanza, haz justicia divina, y danos a los débiles generosidad para sostenernos; dame como base y pilar, valores que incluyan la sensibilidad ante mi entorno.

No permitas amado padre, que destruyan tu creación de naturaleza para beneficiarse en lujuria, no dejes que vulneren a los pueblos indígenas y a los huérfanos para explotar tierras protegidas. Danos tu justicia señor, la pedimos de rodillas, pues creo en la posibilidad de un mundo más humano.

Alabado Dios, te pido que me des sabiduría para mantener mi hogar en paz y que el mismo sea reflejo de unión y de tu luz. Te pido Padre, que mis hijos crezcan ricos en conciencia social, bondad, generosidad y humildad; ayúdame Dios mío, por medio de ti, a sembrar la semilla de la justicia en mis hijos, te lo pido (pedimos) Señor.

Ayúdame Padre, a siempre buscar de ti; aliméntame de tu sensibilidad y sabiduría, no me hagas ciego ante la vulnerabilidad evidente; hazme noble para reconocer mis pecados y dame fortaleza para servirte toda mi vida, amén.