La oración es empleada para una enorme cantidad de cosas, ya sea para sanar, para mejorar condiciones, para resolver problemas en general y tener una vida digna y decente. A veces, los problemas nos sobrepasan y se crea un enorme peso sobre nosotros, que incluso nos hace perder la fe. Por ello, aquí te enseñamos la oración de liberación sobre uno mismo, para que puedas liberarte de esas pesadas cargas consecuencia de los problemas que has tenido.

oración-de-liberación-sobre-uno-mismo-1

Una oración para la liberación

Los problemas, en general, pueden dejar poco a poco marcas en nosotros. Hasta el más mínimo de los problemas, irremediablemente, genera un cambio en nuestra percepción. Por eso se habla tanto de la experiencia, pues puede ser de ayuda enfrentar un gran número. Sin embargo, aunque aprendemos de ellos, poco a poco nos pueden debilitar, pueden dar origen a malos pensamientos.

Si hablamos de problemas que involucran a otras personas, como malas relaciones con alguien, una relación con una persona posesiva o alguien que trunca nuestro crecimiento cada vez que puede, esto crea ataduras en cierto modo. Así como nuestro cuerpo puede sanar cada herida que se le hace, nosotros tenemos la capacidad de sanar nuestro espíritu.

Debemos recordar que no solo somos cuerpo, somos alma, somos espíritu. Contamos con alguien que cuida de nosotros en todo momento, aunque no seamos capaces de verlo. Contamos con Dios, con Jesús Nuestro Señor, con María, Reina y Madre de Dios, con los Santos. Solo debemos orar, pedir que nos ayuden, con fe, esperanza y buen corazón.

Aquí te mostramos una oración que te permitirá liberarte de esas pesadas cargas que te generan los problemas que has enfrentado y las personas con malas intenciones que te han afectado. No solo podemos pedir por los demás, tenemos la capacidad de orar por nuestra propia sanación. 

Esto es de suma importancia ya que, para poder ofrecerles a otros nuestra ayuda, nosotros tenemos que estar en muy buenas condiciones, tanto física, como anímicas; no podemos ofrecerles a otros lo que no tenemos. Por tal razón, debemos estar atentos a nosotros mismos, nuestro bienestar.

La oración para la liberación sobre uno mismo

«Padre amado misericordioso,
te ruego de rodillas, Señor,
para que concedas a mi alma la liberación
de todo aquello que me impida avanzar.
Tú sabes de los anhelos de mi corazón;
tú me conoces en lo más íntimo;
levanta mi espíritu que decaído se encuentra;
inhabilita los pensamientos que en nada me ayudan;
sella mi boca de las palabras negativas;
santifícame, Padre Celestial, con tu espíritu;
lava mis pecados con tu preciosa sangre;
sana las heridas que yacen dentro de mí;
despójame de ataduras para seguir tu plan de vida;
que me impiden ser próspero y tener éxito financiero;
concédeme la victoria,
porque en Cristo seré más fuerte.
Amén.»

¿Cómo es que rezar por uno mismo puede curar?

Todos somos hijos de Dios, creados a su imagen y semejanza. El poder de la oración no solo existe para usarse con buenos deseos para bendecir y ayudar a los demás. La oración también permite pedir a Dios, a Jesús, a la Virgen María, a los Ángeles y a los Santos por tu propia sanación.

Dios sabe que la vida es hermosa, un placer y regalo que a todos nos brinda. Sin embargo, también sabe que la vida terrenal puede llegar a ser complicada, con dramas y problemas difíciles de afrontar que nos corresponde a todos enfrentar de manera individual. Los problemas y afecciones de alguien, no son los mismos que para nosotros.

Por eso, existe la posibilidad de orar por nosotros mismos, porque Dios sabe que somos sus guerreros y que el placentero equilibrio de la vida, en ocasiones, se altera y hace que la balanza se mueva hacia un solo lado. En ese período de tiempo que permanezca allí, requeriremos su ayuda.

Ora por los demás, con fe, con devoción, con amor y buena intención. Recuerda que Dios sabe quiénes tienen un corazón puro y les ayudará. Ora también por ti, por tu sanación, pues no estás exento de sufrimiento. Recuerda que, aunque parezca egoísta, eres parte de la vida y la felicidad de otras personas.

oración-de-liberación-sobre-uno-mismo-2

¿Hay una oración para pedir liberar a otros?

La oración, en un principio, permite pedir por otros. Todos conocemos a otras personas que enfrentan problemas enormes en sus vidas, problemas que deben enfrentar ellos por sí solos. Dado que no podemos hacer nada, sí podemos pedirle a Dios que le conceda paz y felicidad a esa persona, que le dé oportunidades y que elimine esas pesadas ataduras que se le han creado. Aquí tienes una oración para que pidas por la ayuda de un ser querido, cuyos ánimos y fe ya han decaído.

Oración de liberación católica

«En el nombre del Padre todo poderoso;
invoco tu presencia en este instante;
con la ayuda de todos los ángeles;
con la intercesión de todos los Santos;
pido por el alma de (nombre de la persona)
para que tú, Señor, dador de milagros
impongas tu mano poderosa
y obres la liberación de esa alma;
llena de luz su vida;
sé la lámpara que guía sus pasos
de día y de noche, por favor.
Oh mi Dios, piedad y misericordia;
desata en su alma el amor por ti;
despójala de todo lo que no le hace bien
porque tú tienes el poder de obrar el bien.
Oh mi Dios misericordioso,
te alabo y te bendigo siempre;
escucha a tu hijo bien amado.
Amén.»

Con esta oración, esa persona que aprecias podrá recibir el favor de Dios todopoderoso, para acabar con esas ataduras y cargas que ha tenido que soportar. Recuerda que Jesús dijo: «tocad y se les abrirá; pedid y se les dará». Por lo tanto, es importante insistir en la oración, no bastará hacerla tan solo una vez. Tanto si vas a pedir por tu propia curación como si es por alguien más, debes insistir y tener fe.

Si deseas orar por protección, te puede interesar la oración al arcángel Gabriel.