La oración, ha sido a lo largo de la historia, la herramienta que Dios les ha dejado a sus hijos en la tierra, por medio de la oración, los creyentes logran una efectiva comunicación con el Padre creador del universo. Es importante mantener una buena relación con Dios mediante la oración de buenos días.

Oración-de-buenos-días-1

Importancia de la oración de buenos días:

La oración que se lleva a cabo a cualquier hora del día, tiene gran poderío, siempre y cuando esté hecha con verdadera fe. Sin embargo, religiosos argumentan que es beneficioso orar en las mañanas temprano, para demostrar que se anhela a Dios sobre cualquier otra necesidad. Antes de satisfacer otras necesidades, se recomienda saciar la sed de vínculo con Dios.

Por otra parte, en las mañanas, suele haber menos cantidad de distractores que puedan interrumpir esa conversación con Dios Padre todopoderoso, es importante hacer espacio para momentos dirigidos solo a Dios.

De igual manera, orar a tempranas horas de la mañana, se puede considerar un sacrificio donde se deja a un lado el reposo del cuerpo para despertar la fe y demostrar importancia por la auténtica búsqueda de Dios.

Hacer oración por las mañanas no siempre es fácil, se debe tener compromiso con esta acción. Por eso, una recomendación valiosa puede ser, dejar un recordatorio que sea lo primero que se logre ver al momento de despertar, otra estrategia a considerar es, dejar una alarma en tu celular que permita dar inicio al momento de la oración matutina; y como tercera sugerencia, deja a un lado de tu cama una oración que se desees realizar y así estar mejor planificado.

Recuerda, serénate y calma tus pensamientos antes de dar inicio a la oración, evita distracciones, esto requiere de mucho esfuerzo; siéntate al borde de tu cama y comienza agradeciéndole a Dios el nuevo día que te ha ofrecido. No olvides siempre ser agradecido con el creador.

Una vez que te sientas en confianza y estés cómodo, pídele a Dios perdón  de tus pecados, acéptate como pecador y pídele que te de su misericordia, promete evitar seguir incurriendo en los mismos pecados. Ahora sí, puedes dar inicio a tus peticiones en ese nuevo día que está comenzando, cuéntale a tu Padre celestial lo que necesitas, lo que te agobia, él está ahí para escucharte.

De igual forma, para contribuir a mejorar la rutina de oraciones matutinas de quienes quieran progresar en el encuentro con Dios como prioridad, se dejan acá algunas oraciones de buenos días:

Oración de buenos días, Dios que todo lo puede:

Te ofrezco agradecimiento, por permitirme cerrar mis ojos en tranquilidad y serenidad toda la noche, gracias Dios por protegerme mientras yo descansaba para recargar mi energía, te agradezco permitirme vivir un día más en tu amor y misericordia.

Te pido Señor, laves y purifiques mi mente, mi alma y mi cuerpo; permíteme servirte Dios mío y enséñame el camino de tu irrefutable verdad, aleja el pecado de mí y siempre cúbreme de tu poderosa protección, amén.

Oración Padre y creador del universo:

En este hermoso y nuevo amanecer que nos regalas nuevamente, quiero darte gracias por ofrecernos el don de vivir a tu servicio,  gracias por cuidarnos y ampararnos de todo mal mientras estaba sin protección y con los ojos cerrados, confiando en tu infinita protección.

Bendice este día y guía nuestros pasos. Dios, beneficia a los más necesitados de tu gloria, aquellos que no tienen pan ni techo, te rogamos sacia su apetito espiritual también, dale fortaleza a aquellos que padecen enfermedades y a los familiares que le acompañan.

Dale Señor, amor y misericordia a aquellos que necesitan de tu compañía, perdóname por pecar Dios mío y se una barrera que me aleje de la maldad, no permitas que la malicia sea parte de mí. Libérame mi mente, alma y corazón del egoísmo y oriéntame siempre para transformarme en un siervo de luz, bendíceme, amen.

Oración-de-buenos-días-2

Oración de buenos días, para el Señor Jesucristo:

Padre nuestro, que nos observas desde el cielo, me encuentro infinitamente agradecido por tu bondad, gracias por darme un día más de vida junto a mis seres queridos. Te agradezco poder despertar rodeado de tu gracia infinita.

Gracias Señor por la perfecta naturaleza que creaste, día tras día al despertar; te agradezco permitirme la oportunidad de hablar contigo, pues tú, Dios mío, eres en quien pienso al despertar. Gracias por aumentar mi fe, tú que todo lo puedes Padre.

Dame fuerza para trabajar por tu justicia y perdón junto a mis hermanos, quiero tenerte Dios mío, siempre presente en mi mente y corazón, en cada una de mis acciones de este nuevo día que me obsequias. Lléname de tus bendiciones y no abandones a mi familia Padre.

Tú Padre nuestro, que nos otorgas fortaleza y energía para continuar nuestro camino de paz y comunidad, danos un corazón puro y lleno de nobleza, que se abra siempre al bien. Danos padre, fortaleza para amar a aquellos que nos han dañado, permite que triunfe tu paz sobre cualquier maldad en este mundo turbio, Amén.

Otra oración que te puede interesar: Oración a Santa Elena.

Oración de buenos días, Dios Creador:

El día de hoy, quiero ofrecerte mi felicidad y mi angustia, mis derrotas y logros, todo lo que soy, todo lo que hago es tuyo Señor, todo lo que tengo me lo has obsequiado tú; guárdame en el camino de este día.

Ayúdame a amar sin esperar nada a cambio y guíame a ti en el transcurso de este hermoso día; no te alejes Señor, no me dejes, te necesito a mi lado en cada paso que doy, impúlsame, resguárdame.

Quiero caminar por las calles Dios mío y que mis hermanos perciban que estoy acompañado por ti, al salir de mi casa el día de hoy, quiero sentir tu amor y presencia, amén.

Oración buen día Señor:

Dios mío, quiero darte gracias por cada día que me regalas, por cada día en que puedo escuchar la voz de quienes amo. Sé Señor, que nunca me abandonas, siempre estás a mi lado, pero igualmente quiero pedir tu compañía en mi camino. Ayúdame señor, a llenar mi corazón de reconciliación y perdón, de humildad y serenidad.

En este día, lléname de fortaleza, para entenderme a mí mismo, permíteme el don de escuchar antes de juzgar a mi prójimo.

Te agradezco por la brisa que entra por mi ventana, te siento presente en ella, gracias por cada montaña que observo Dios mío, me recuerda lo majestuoso que eres, te pido, nunca dejes que olvide mi deber de cuidar tu obra, de amarla y respetarla, porque sé que fue un obsequio hecho con tus propias manos para mí.

Qué bello día Señor, donde respiro tu aire que me da paz, qué bello el cantar de las aves, escucho en ellas tu amor Señor.

Gracias por permitir mi resguardo anoche bajo un techo, gracias por el alimento que hoy estará en mi mesa, eres bondadoso conmigo; ayúdame Señor a no olvidarme de ti, sigue presente en la existencia que me rodea, amén.