Alza tu voz a los cielos y ora, realiza la oración Alma de Cristo. En este artículo podrás leer esta grande y poderosa oración para pedir salvación, para sentir la presencia de Jesús y honrarla.

oracion-alma-de-cristo-1

El Alma de Cristo y Cristo

Jesús de Nazaret o Cristo, fue una figura importarte para la religión. El salvador del mundo, el enviado de Dios para salvar la humanidad. Fue hijo de María y José, criado en un hogar humilde y desde niño demostró ser especial, ser alguien con un propósito en el mundo. Su historia ha trascendido por generaciones y es el símbolo de cristianismo.

Sus vivencias han sido narradas en el libro de la biblia, en este libro se cuenta como Jesús luchó y propagó el mensaje de amor, paz y bondad que Dios quería implantar en mundo. También cuenta como Jesús fue castigado, humillado y crucificado, luego este ascendió a los cielos a tomar el lugar que le corresponde al lado del Señor.

Jesús es descrito como un mensaje de amor, valentía y varios valores que proponían un mundo mejor y una recompensa para los creyentes fieles, el paraíso. Si cada persona que cumpliera los mandamientos y fuese bueno en la tierra, consigue disfrutar el resto de la eternidad en el reino de los cielos con Dios, Jesús y los Santos.

La religión promueve la fe en esta entidad divina y su gran poder, las personas con fe y devoción al mismo, son recompensadas en vida y después de ella. Jesús contó con una vida llena de momentos fuertes y felices, siempre confió en el plan de su padre y lo ejecutó. Revolucionó el mundo y dejó un mensaje que hasta el sol de hoy continúa siendo vigente.

Cristo es amor, es todo lo que podemos ver y sentir, está en cada soplo de aire, cada cantar de un ave, cada gota de lluvia, en todo lo que podamos percibir energía. El impacto de Jesús en el mundo fue tanto que hasta el sol de hoy sigue debatiéndose sobre su historia de vida.

El alma es una energía inmaterial que posee un ser vivo. El alma es la esencia que reflejamos en los planos más allá del nuestro, somos carne, hueso y alma, el alma es la conexión que tenemos con lo celestial. Todo lo que va más allá del físico se comunica a través de energías, y esas energías son generadas por el alma.

El alma de Cristo, por otra parte, es esa esencia divina que era cubierta por la forma física de Jesús. El alma representaba su forma más pura, su divinidad y majestuosidad. El alma de Cristo es un ejemplo de la fe en Dios ya que el alma jamás murió, incluso cuando Cristo fue crucificado, su alma estaba intacta y vigente. Puede ser usada como guía para los creyentes, mostrándoles que la fe no es algo corpóreo, es algo espiritual, una conexión divina con el gran creador de todo. El alma jamás muere, siempre está ahí.

Existe una oración que lleva por nombre “oración Alma de Cristo”, esta oración de la iglesia católica es dirigida a la más pura esencia de Jesús, busca una conexión más allá de lo terrenal con el salvador Jesús. Forma parte de las oraciones de acción de gracias después de que se reciba el Cuerpo de Cristo en la eucaristía. También puede interesarte la armadura de Dios.

oracion-alma-de-cristo-2

La oración dedicada al Alma de Cristo

Existen diversas oraciones dedicadas a Jesús en su forma física, su versión adulta e infante. Los creyentes tienen mucha fe en Jesucristo por lo que significa en la religión, por su sacrifico e historia. Miles de feligreses se reúnen para adorar, agradecer y pedir disculpas al señor Jesús. Su fortaleza, seguridad y bondad se ve reflejada en los corazones de los creyentes que son cubiertos por su extenso y amoroso manto.

La oración Alma de Cristo es una oración llena de emotividad, amor, fuerza, valentía y fe, dedicada al salvador del mundo. Los ruegos de cada oración reflejan el corazón de cada orador pidiendo la presencia de Jesús, pidiendo la sabiduría y su divinidad. La protección de Jesús simboliza seguridad en quien realiza la oración Alma de Cristo, en sus brazos se siente calma y comprensión, para un día a día en un mundo tan fuerte como el actual, es necesario sentir esa seguridad.

Para realizar esta oración es necesario sentirse calmado en un lugar que inspire tranquilidad. Puede ser realizada en cualquier hora, fecha o circunstancia, lo importante es canalizar la fe, sentir cada palabra de la oración, invocar a Jesús con la gran oración Alma de Cristo.

Alma de Cristo

“Alma de Cristo, santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
Pasión de Cristo, confórtame.
¡Oh, buen Jesús!, óyeme.
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.
Del maligno enemigo, defiéndeme
En la hora de mi muerte, llámame.
Y mándame ir a Ti.
Para que con tus santos te alabe.
Por los siglos de los siglos.

Amén”

Tras realizar esta oración es recomendable realizar una reflexión de vida, analizando cada momento triste, momento feliz y de aprendizaje, pensar cuantas veces Jesús hizo su obra ayudándonos y guiándonos ¿En cuántos momentos le agradecimos su presencia en nuestra vida? ¿En cuántas oraciones sentimos realmente lo que decimos? ¿Nos ganamos el apoyo que recibimos por su parte? Es importante mantener claro qué clase de persona somos y queremos ser, a dónde nos dirigimos y a dónde queremos llegar.

Por la velocidad con la que avanza la sociedad actual, son pocas las ocasiones donde nos sentamos a pensar si realmente estamos generando lo que queremos recibir, si realmente alimentamos nuestra fe, si hacemos honor al señor Jesucristo. Siempre existe el momento ideal para agradecer al señor por su bondad y su bendición sobre nosotros.

El Alma de Cristo está velando por nosotros e intercediendo con su poder sobre nuestra vida. Lee nuestro corazón y nuestros sentimientos, permite que obtengamos sabiduría y vivamos bajo su bendición inmensa.