San Judas Tadeo se conoce como el abogado de las causas perdidas, puedes rezarle una oración a San Judas Tadeo para el Trabajo para ayudar a los desesperados en caso de que requieras un cambio de trabajo o para resolver situaciones difíciles dentro del mismo.

oración-a-san-judas-tadeo-para-el-trabajo

San Judas Tadeo para el trabajo

Oración a San Judas Tadeo para el Trabajo

La oración o rezo es el medio que utilizamos las personas para llamar a una representación, un santo o a cualquier ser al que pertenezca nuestra religión. El cómo se realice la petición va a estar dirigida a la fe con que la realices. Muchos lo definen como pedirle por medio de la palabra, la fe y el amor a una divinidad o una persona sagrada para que te conceda algún favor o milagro.

Originalmente la palabra rezar viene del latín re-citare donde la sílaba re significa repetición y citare significa citar. En cambio la palabra orar viene del latín orare el cual significa “de forma oral” o hablar; también la palabra plegaria viene de precaria que significa en latín petición.

Del latín oratio –onis es una manifestación oral, lo que quiere decir que se debe manifestarse con el lenguaje. Sin embargo, hay oraciones que no solo se expresan con lenguajes de palabras, tanto dichas en voz alta como en forma mental, sino que pueden ser expresadas a través de gestos como los bailes.

Algunas religiones pueden validar la repetición de alguna palabra que eleve cualquier pensamiento hacia Dios, hasta en un idioma donde el orador no entienda, como las conocidas lenguas sagradas (sánscrito, hebreo, griego, latín, árabe, etc). En cualquier religión las palabras son las que tienen poder curativo sin importar en qué idioma sea recitada la oración.

Postura física durante la Oración

Normalmente, desde pequeños nos enseñan a rezar con una postura física específica, como es el juntar las palmas de las manos frente a nuestro pecho o simplemente estirar los brazos y abrir las manos en señal de recibimiento. Otros adoptan otras posturas como el abrir los brazos en forma de cruz, mirar hacia el cielo o bajar la mirada y ocultar el rostro entre las manos.

Otras culturas tienden a adoptar la postura de la postración, a manera de humillación ante un ser superior a nosotros, esta postura es estar arrodillado o inclinado.

También tenemos la posición que procede del budismo “zen” que ha sido ajustada por los creyentes cristianos, a esta posición se le denomina “postura del diamante o postura carmelitana”, donde el orante se pone de rodillas, se sienta sobre sus talones, con las palmas de las manos abiertas hacia arriba y son colocadas sobre las rodillas como si estuviera en una posición o actitud de recogimiento o acogida.

Por ello, se han creado diversos elementos que van acorde a este tipo de actividades como lo son: los reclinatorios en las iglesias católicas y las alfombras de oración en el islam y el cristianismo copto.

En la oración musulmana primero se requiere realizar un ritual de posiciones que está configurado e incluye la orientación hacia la Meca.

Si deseas conocer otro tipo de oraciones, te invitamos a que chequees el siguiente artículo oraciones para el amor y conozcas un poco más sobre este tema.

Los judíos contemporáneos no se inclinan al momento de su oración, pero sí se lo hicieron al recitar sus plegarias y en la actualidad realizan un ritual de oración tipo vaivén frente al Muro de las Lamentaciones y frente a los textos sagrados.

A la posición no grata en la oración o estar en ella por un largo tiempo puede considerarse una forma de “mortificación física” donde se puede extender un poco más cuando en algunos casos se pueden dar algunos golpes como llevarse el puño al pecho al decir “Por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa” cuando se reza el “Yo Pecador”.

También estos golpes pueden no ser simbólicos, es decir, pueden ser totalmente reales y realizarse con objetos contundentes, estas auto-agresiones con fines religiosos, no son propias de la oración sino como una forma de pagar una penitencia y así limpiar sus pecados.

oración-a-san-judas-tadeo-para-el-trabajo

¿Cuál es la oración de San Judas Tadeo para el Trabajo?

La Oración a San Judas Tadeo para el Trabajo es bastante segura y eficaz cuando se invoca con fe y amor de que se solucionarán los problemas, sobre todo en los momentos cuando estamos agobiados por obtener un buen empleo, ya que él es el patrono de la esperanza y las causas perdidas.

Todas las oraciones a San Judas Tadeo sirven para darnos una luz al final del túnel cuando se cree que todo es en vano y las puertas se nos cierran. Él nos brindará el ánimo y sobre todo la fe que hemos perdidos al tener tantos contratiempos y así podamos volver a tener esperanzas de encontrar el empleo que tanto estamos buscando.

San Judas Tadeo nunca nos decepciona ni nos abandona, si le rezamos con mucha devoción y fe siempre escuchará nuestras plegarias.

Para poder comunicarnos con él y demostrarle nuestra fe podemos encenderle una vela de color verde para que toda nuestra energía esté totalmente en la oración que, a continuación te ensañemos.

«Oh maravilloso San Judas Tadeo, tu que eres nuestro bendito patrón de los que estamos desesperados y poderoso en los casos difíciles, apiádate de mi e intercede por mi ante nuestro señor Jesucristo para que pueda aliviar la situación que hoy en día presento.

Amado San Judas, auxíliame, no me ignores porque hoy en día me encuentro desesperado y con mucha esperanza de que puedas ayudarme con esta solicitud, recurro a ti con amor para que con tus privilegios concedidos al estar con nuestro señor Jesucristo puedas ayudarme y auxiliarme.

Por medio de esta oración, deseo pedirte con gran fervor y fe que me des las fuerzas necesarias para soportar el gran problema que hoy me aflige y debilita mi corazón. Glorioso San Judas Tadeo, haz que todas mis penas se vayan y me llenes de gozo, hazme sentir tu poderosa ayuda e intercesión ante nuestro Señor, tú que conociste el sufrimiento en vida, te pido que mis penurias se puedan apaciguar con tu maravilloso poder.

Amén.»

Luego de terminar esta oración debes rezar 5 Padres Nuestros y 5 Ave María.