Haz que la Madre de todo lo habido y por haber escuche tu voz, tu agradecimiento y tus plegarias con la oración a la Virgen de la Paz. Continúa leyendo este artículo y encuentra todo lo que buscas.

oracion-a-la-virgen-de-la-paz-1

La oración y la Virgen de la Paz

La oración, más allá de palabras, es un momento de conexión espiritual. La oración es un nexo que construimos con nuestra fe y se conecta con la divinidad de alguna entidad suprema. Funciona para pedir ayuda, para agradecer y para rogar por un tercero, es la forma más directa que tenemos de conversar con algún Santo, alguna virgen o Dios. Nuestro espíritu se alza hasta conseguir ese estado de tranquilidad para ser oídos y socorridos.

Somos seres que vienen a la tierra a dejar un legado, continuar con el legado que dejó Jesús, enaltecer la palabra del Señor y alabarlo. En nuestro día a día debemos dejar lo mejor de nosotros en cada papel que desempeñemos, como hijos, padres, profesionales e individuos del mundo. Por las múltiples situaciones que suceden a través del paso del tiempo, nos conseguimos con situaciones que ponen a prueba nuestra fe.

En esas situaciones difíciles requerimos una ayuda más allá de lo entendible, en esos momentos es normal recurrir a una entidad poderosa y pedir su protección, bendición y sabiduría para que nos ayude a superarnos. Existe una extensa lista de santos y vírgenes que cumplen roles distintos y son conocidos por realizar milagros en áreas como la económica, el amor, la abundancia y la paz.

Para pedir paz hay varias divinidades reconocidas por sus poderes y el uso de los mismos para conseguir la calma, ya sea a nivel mundial o en una vida, estas entidades velan por el bienestar de sus feligreses y los ayudan a lo largo de su vida.

La Virgen de la Paz cubre con su manto al necesitado, a aquel que sea tan valiente para redimirse ante ella y pedir su divina presencia. Esta Virgen celestial cuida como una madre a sus devotos y los guía en el sendero para conseguir calma, inteligencia y amor en su vida o su entorno. También puede interesarte oración para domar al marido.

oracion-a-la-virgen-de-la-paz-2

La oración divina

Tras analizar un poco, realizaremos la oración para la Virgen de la Paz y así pedir a la gran Virgen que interceda por nosotros y nuestros seres queridos:

María, Madre de Dios,

Madre Mía, Reina de la Paz,

pide a tu Hijo Jesús me conceda el don de la Paz.

Ora por mí para obtener paz:

paz en mi corazón,

paz en mi mente y alma,

paz en mi familia,

paz con todos aquellos

que encuentro en mi camino,

la paz de Jesús.

Jesús, mi Señor y Salvador,

mi hermano,

Rey de la Paz,

acudo a Ti con María,

Reina de la Paz,

para pedirte humildemente el don de la paz. 

Derrama sobre mi tu Espíritu Santo de la Paz.

Concédeme la paz, Jesús;

paz dentro de mí,

paz en mi familia,

paz en cada día de mi vida. 

Da la paz a mi país y a cada nación.

Paz para todos; paz en el mundo.

Jesús, mi mediador con el Padre,

llévame al Padre para orar por la paz.

Padre, Padre de Jesús, nuestro Padre, mi Padre,

vengo a ti con tu Hijo Jesús.

En Él, con Él,

y a través de Él pido por la paz.

ASÍ SEA.

oracion-a-la-virgen-de-la-paz-3

¿La Paz?

No es un secreto que el paso del tiempo ha tornado algo violento el ambiente, con guerras, enfermedades, crisis económicas e injusticias que afectan a naciones en todo el mundo. La paz es más difícil de encontrar cada día, pero nosotros somos un templo para Dios, así también tenemos la facilidad de detenernos ante este ajetreo y levantar nuestra voz para pedir ayuda o ser iluminados con la oración a la Virgen de la Paz.

¿Qué es la paz? ¿Qué nos hace sentir paz? Son preguntas que en algún momento de la vida pudimos haber formulado, muchas personas piden paz, pero ¿ellos crean un ambiente de paz? ¿Colaboran con su entorno para que este consiga ser un ambiente amigable y de amor? Hay veces en las que la paz depende de nosotros mismos y un mínimo gesto puede ayudarnos a encontrar esa tan ansiada paz.

La paz puede ser vista como esa sensación de plenitud y calma total que podemos experimentar al no cargar con ningún peso emocional o espiritual. Es sentirse libre y saber que se están haciendo las cosas bien, que no existen deudas, preocupaciones y que todo está en orden, paz puede ser el abrazo de una madre, las palabras de un padre, el beso de una pareja o simplemente estar consciente de que se vive otro día respirando.

Ser agradecido con la paz es importante, saber apreciar esos momentos es lo que nos hace querer disfrutarlos más, seguir. Alejados de la maldad, la oscuridad y los caminos que solo traen infelicidad, tristeza y desolación, incluso saliendo de estos, podemos experimentar una paz sincera y plena.

Podemos portadores de la paz, compartiendo con el mundo la felicidad que nos genera estar en calma. La oración para la Virgen de la Paz nos ayuda a purificar nuestro corazón, nuestra mente, nuestra alma y a nuestros seres queridos de esos pensamientos contaminantes que generen preocupación y desdicha, nos conduce a un sendero de plenitud y amor.

Es importante saber que nuestro corazón, espíritu y emociones están conectado en esta oración a la Virgen de la Paz y que esta conexión es lo que hace aún más especial el recitar este rezo, ya que la Virgen no ve nuestro físico, siente nuestra alma, nuestros sentimientos e intenciones. Socorre esa angustia y nos ilumina el camino para seguir construyendo nuestra mejor versión, una inagotable, fuerte y decida. Una persona que tiene paz consigo y la comparte con sus allegados.

Tras realizar la oración para la Virgen de la Paz es necesario rezar siete Avemarías, un Padrenuestro y un Gloria al padre, seguidos de un momento de reflexión y autoevaluación para determinar que nos hace falta para estar en paz.