Escuchar Audio

Te invito a leer este articulo para reencontrarte con Dios mediante la oración a Jesús, dedica unos minutos de tu día para alabar al señor con esta hermosa y completa oración, encontrarás la paz interactuando con el Padre creador.

Oración-a Jesús-1

Oración a Jesús misericordioso:

Amado Señor Jesús, adorado y misericordioso, tu que reinas el universo y también eres el gobernante de mi alma; Padre que me consuelas y me brindas calma en momentos de necesidad. Dulce Padre, torrente de bondad, sé que das todo a aquel que con fe y humildad te alaba.

Señor Jesús, anhelo tu sagrado amor y compasión, se mi auxilio; prometo frente a tu bendita cruz ser tu fiel discípulo y tu adorador permanente. Tú milagroso Señor Jesús, que eres mi camino de vida, luz y verdad; acompáñame junto a tus ángeles y arcángeles.

Mediante el milagro de Dios tú eres hijo de la Virgen María, Madre de toda la humanidad también; ella es nuestra santa señora reina y madre de misericordia, vida y dulzura para los hombres; concédenos dicha al mirar tu rostro divino, quiero recibir tu paz y tu santo amor.

Jesús mío, padre celestial, piadoso de corazón; tú que eres el dibujante de nuestro perfecto universo, te doy gracias por el don de la vida, gracias Señor por rodearme de amor en mi hogar. Hoy Padre santo, quiero pedirte de rodillas que me brindes tu fuerza para nunca perder la esperanza de encontrarme contigo y reencontrarme con los seres amados que se han ido a tu regazo allá en el cielo.

Querido Padre, dame valor para superar mis penas y angustias; dame humildad para superarlas en tu nombre, amado, imploro tu bendición para lavarme de todo aquello que me perturba, bañame en tu sagrado gozo. Sé que eres misericordioso, bondadoso, compasivo, noble y caritativo; por eso amado Dios mío, te pido que me bañes de tu ayuda y favores para endulzar mi amargura.

Sigue orando a Jesús

Amoroso y tierno Jesús, mi bendito y alabado salvador de pecados; extiende tu mano ante mí, te lo ruego, asísteme, suplico tu misericordia ante los enfermos y necesitados; hazles llegar alivio a sus cuerpos y almas, te lo ruego Señor.

Tú que eres mi remedio, sé la medicina de aquellos que padecen males, hazlos creyentes y llénalos de tu misericordia divina. Te necesitamos, nosotros solos no podemos con nuestras cargas, sé tú nuestro pilar y estructura para resistir a la carga de dolor que llevamos en nuestro lomo.

Sin ti, amado Padre, no soy nada, soy débil; no me abandones jamás, permanece a mi lado, te lo suplico. Ayúdame por favor con esta pena que me agobia (en este momento, juntas tus manos y pide con fe a Jesucristo aquello que necesitas).

Tú que eres milagroso, tú que eres benévolo, vuelve tu mirada hacia nosotros tus hijos, muéstranos tus ojos misericordiosos. Tú que eres milagroso y omnipotente; ayúdame a superar los obstáculos de la vida, este camino no es fácil amado Padre, no me desampares; otórgame esperanza ante la adversidad; socórreme Padre amado.

Regálame paz en el alma Jesús, aleja lo negativo. Por favor amado Padre, concédeme el favor que te he pedido, esa es mi carga más pesada en este momento, ayúdame a soltarla bendito Dios. Ayúdame a dejar atrás la tristeza y la desesperanza, no quiero sufrir más Padre, por favor acompáñame a avanzar en el camino de incertidumbre que es la vida.

Una oración al hijo de Dios

Oh poderoso y bendito Señor Jesucristo, tú que vives y reinas en el corazón del hombre con fe, eres fuerte y valiente; tú Jesús que aguantaste dolor en aquella cruz y nos demostraste que debemos ser pacientes para ser recompensados. Yo te brindo mi paciencia, para que escuches mis plegarias.

En aquella pesada cruz de madera que cargaste para liberar la humanidad del pecado original, también cargaste mis culpas, por eso te venero Dios mío. Te ruego, misericordioso rey, que perdones mis pecados, pues soy débil, pero estoy arrepentido de haberte ofendido.

Dame humildad y paciencia, docilidad y calma para poder sobrellevar mi cruz personal; fortalece mi alma y lava mi corazón con tu sangre bendita; juro serte fiel y leal hasta el día de mi muerte, para luego seguir siendo tu siervo en el cielo.

Llevaré en mi mente siempre tus mandamientos Jesús Rey mío, no permitas que los olvide y no dejes que me aleje de ti Padre celestial. Permíteme vivir en paz y comunidad con mi prójimo, quiero merecer tu inmensa gloria Dios precioso, amén.

Oración-a-jesús-2

Oración a Jesús, milagroso:

 

Amado Jesús, nacido en Nazaret, tú que eres bendito y omnipotente, te ruego, habites mi casa diariamente; sé nuestro despertar y el sol que penetra nuestras ventanas, sé tú Dios Padre el pan sobre nuestra mesa, anhelamos que tu palabra nos alimente.

Ayúdanos santo Padre ante la adversidad, sé nuestra luz y nuestra guía, este hogar está dispuesto a servirte, somos tus fieles, amado Padre. Tú que nos escuchas y nos observas siempre; sabes que existen muros que nos sobrepasan, muros angustiantes, estamos pasando tormentas difíciles; te pido que seas nuestro techo y nuestra hoguera de luz infinita y divina.

Amado Jesús, lleva contigo nuestras suplicas, súbelas al cielo para que nuestro amado Dios las escuche; ayúdame a construir un hogar prospero, no queremos más carencia de pan ni espiritual. Amado Jesús, danos el don de vivir en armonía, paz y tranquilidad, como una familia unida y creyente de tu sagrada palabra.

Tú Jesús, quien me concedes favores, sigue dándonos tu infinita compañía y benevolencia. Amado Jesús, tú eres dueño de mi corazón, me habitas, no permitas que mis acciones te ofendan, no permitas que me aleje de tu camino de bondad, aleja aquellos malos deseos y pensamientos de mí. Te pido Señor, libra a mi familia de vanidad y maldad.

Te imploro perdón Padre mío, he pecado y me arrepiento de no buscarte antes. Delante de tu sagrada imagen, te pido de rodillas perdón, perdón por ofender a un Dios tan bueno. Te pido alabado Señor, que me apoyes en este nuevo comenzar rodeado de tu luz, para enmendar mis faltas; te suplico Padre, la oportunidad de redimirme ante ti; juro seguir de ahora en adelante tu palabra sagrada y llevar de la mano a mi familia para que reciban tu inmensa gloria y misericordia, tú eres nuestro camino verdadero.,tú eres nuestra fe.

Amén.

También puedes ingresar a otro de nuestros artículos para conocer otra oración que seguro te servirá, la gran Oración del corderito manso.