Conocido como ácido linoleico, el omega-6 es un ácido graso poliinsaturado, un tipo de grasa buena que se encuentra en los alimentos en forma de aceites como el de girasol, canola, maíz y soja, así como castañas y nueces.

Índice de contenidos

Beneficios del Omega 6

Al igual que el omega-3, es fundamental para el buen funcionamiento de las actividades cerebrales y está presente en todas las células del cuerpo. También es importante para la salud de los huesos, la piel y el cabello y para regular el metabolismo. Se ha convertido en el favorito de los atletas.

El ácido linoléico también está relacionado con la reducción del colesterol total, el colesterol malo (LDL) y el aumento del colesterol bueno (HDL), además de mantener el sistema nervioso funcionando correctamente.

Por lo tanto, debe consumirse diariamente, ya que el cuerpo no produce omega-6 y depende totalmente de la ingesta de alimentos. Pero recuerde: se necesita moderación cuando se trata de alimentos congelados, comida rápida y artículos altamente calóricos. El exceso también puede hacer daño al cuerpo.

Una revisión australiana de 20 estudios que incluyen datos de 39.740 personas concluyó que cuanto mayor sea el consumo de ácido linoleico (una versión omega-6), menor será el riesgo de enfrentarse a la diabetes tipo 2.

Otros beneficios

El tipo más beneficioso es el ácido gamma-linolénico (GLA), que generalmente se encuentra en los aceites vegetales. Actúa como antiinflamatorio y retrasa el proceso de envejecimiento. Como consecuencia, ayuda al funcionamiento del corazón, los pulmones y la diabetes. 

Según las investigaciones, las enfermedades también pueden ser evitadas con el consumo adecuado de omega 6: osteoporosis; alergias; artritis reumatoide; cáncer de mama; hipertensión; eczema, entre otras.

Principales fuentes de omega-6

  • Aceite de oliva
  • Aguacate
  • Aceite de sésamo
  • Semilla de chía
  • Aceite de cártamo
  • Aceite de girasol
  • Germen de trigo
  • Pistacho
  • Tuercas
  • Semillas de calabaza
  • Semillas de uva.