Los misterios del miércoles o Misterios Gloriosos, ellos pertenecen a las oraciones católicas, siendo el conjunto cuatro de los cinco misterios que contemplan las sagradas escrituras; unen desde la Resurrección del Señor hasta la Coronación de María en el Cielo.

Misterio-Miercoles-1

¿Cómo rezar los misterios miércoles?

  1. Lo primero que se debe hacer es santiguarse en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo. Amén
  2. Se inicia con un Credo.
  3. Un padre Nuestro.
  4. Se recita Ave María.
  5. Y un Gloria.

¿Qué días se rezan los Misterios Gloriosos?

De acuerdo con la Iglesia católica estos misterios se rezan los días miércoles, sábados y domingos. El Rosarium Virginis Mariae en su Capítulo 38 hace mención a la distribución en el tiempo, esto no pretende limitar a nadie cada persona goza de plena libertad en cuanto a su meditación personal.

No obstante, este mismo capítulo en su párrafo segundo expresa: “Considerando que los misterios gloriosos se proponen seguidos el sábado y el domingo, y que el sábado es tradicionalmente un día de marcado carácter mariano, parece aconsejable trasladar al sábado la segunda meditación semanal de los misterios gozosos, en los cuales la presencia de María es más destacada.”

¿De que tratan los misterios Gloriosos?

Los misterios miércoles, de acuerdo con lo expresado Por Juan Pablo II en la encíclica Rosarium Virginis Mariae:

«Alimentan en los creyentes la esperanza en la meta escatológica, hacia la cual se encaminan como miembros del Pueblo de Dios peregrino en la historia. Esto les impulsará necesariamente a dar un testimonio valiente de aquel «gozoso anuncio» que da sentido a toda su vida». 

También puedes leer la Oración a San Benito para el dinero.

Primer Misterio Glorioso: La Resurrección del Señor 

Es la resurrección de Cristo, EL Señor se presenta ante varios, tiene todo el Poder del cielo y de la tierra, decide enviar a los apóstoles a todas las tierras a impartir y a bautizar.(MATEO 28,1-8).Al concluir el Misterio se debe rezar un Padre Nuestro, Diez avemarías y el Gloria.

Segundo Misterio Glorioso: La ascensión del Señor al Cielo

Los que estaban reunidos con Jesús le preguntaron: -Señor, ¿Vas a restablecer en este momento el reino de Israel?; Jesús contesto: -No os toca a vosotros saber en que día o en qué ocasión hará el Padre las cosas que solamente él tiene autoridad para hacer; pero cuando el Espíritu Santo llegue hasta aquí, obtendremos sabiduría eiréis a dar cuenta de mí en Jerusalén, en toda la tierra de Judea, en Samaria y hasta las zonas más remotas de la tierra.

Luego de esto, cuando estos estaban mirando, Jesús ascendió a los cielos; una nube lo cubrió y desapareció sin  dejar rastro. En tanto ellos fijaron su vista en Jesús subía al cielo, se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco que les hablaron: Galileos, ¿qué hacéis ahí, mirando al cielo? Este mismo Jesús que compartió entre vosotros y que ha sido ascendido al cielo, llegará una vez más de la misma forma que le habéis visto ir allá.(Hechos 1,6-11).Al concluir el Misterio se debe rezar un Padre Nuestro, Diez avemarías y el Gloria.

 Tercer Misterio Glorioso: La venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles

Cuando fue momento de Pentecostés, se encotraban todos en el mismo sitio. De repente, vino del cielo un ruido, muy similar al arrojado por el viento, este retumbo en todo el lugar. Entonces vieron atentos ciertos rastros como de fuego, que descendieron por separado sobre cada uno de ellos.

Los presentes se inundaron con el Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en diferentes lenguajes, de acuerdo con lo que el Espíritu les dejaba. Exstía en Jerusalén judíos piadosos, que legaban desde tierras lejanas. Al oírse este ruido,se agruparon sin dudar y la sorpresa invadió sus caras, porque cada uno los oía hablar en su propia lengua.

Misterio-Miercoles-2

Con mucha sorpresa y atónitos expresaban:

“¿Acaso estos hombres que hablan no son todos galileos; ¿Cómo es que cada uno de nosotros los oye en su propia lengua?.

Partos, medos y elamitas, los que habitamos en la Mesopotamia o en la misma Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia Menor, en Frigia y Panfilia, en Egipto, en la Libia Cirenaica, los peregrinos de Roma, judíos y prosélitos, cretenses y árabes, todos los oímos proclamar en nuestras lenguas las maravillas de Dios”.

Unos a otros se decían con asombro: “¿Qué significa esto?” Algunos, burlándose, comentaban: “Han tomado demasiado vino. (Hechos 2, 1-13) .Al finalizar el Misterio se debe rezar un Padre Nuestro, Diez avemarías y el Gloria.

Cuarto Misterio Glorioso: La Asunción de María Santísima al Cielo

Radiante de gloria, la hija del rey enjoyada -de brocados de oro su vestido, con bordados de colores-, es conducida ante el rey. Vírgenes, sus damas, forman su séquito, son conducidas ante ti; son conducidas en medio de la alegría y regocijo; entran en el palacio del rey. (Salmo 45,14-16). Al concluir el Misterio se debe rezar un Padre Nuestro, Diez avemarías y el Gloria.

Quinto Misterio Glorioso: La Coronación de María Santísima como Reina y Señora de todo lo creado

Juan advierte la negación que existe por parte de la iglesia, además de ver la guerra preterrenal que esta por suceder, ya que satanás fue arrojado a la tierra y sus ángeles también por haber engañado a todo el mundo.

Desde el Cielo se escuchaba una gran voz que decía ha llegado la salvación, el reino de Dios y la autoridad de Cristo ya que el Delator de nuestros similares han sido atrapados. (Apocalisis 12,1-17). Luego de hacer una pausa se reza, un Padre Nuestro, diez Avemaría y el Gloria. Además se culmina con una letanía mariana.

Letanía de la Virgen

Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.