Medicamentos para el vértigo, se administran según las diferentes tipologías y el cuadro diagnóstico patológico, las opciones según el tipo de vértigo puede hacer la diferencia para corregir esta anomalía, en este artículo podrás conocer cuales fármacos son los más usados para combatirlo.medicamentos para el vértigo

Medicamentos para el vértigo

Antes de analizar cuáles medicamentos se administran durante el trastorno del vértigo, debemos analizar este problema médico y saber cuáles son sus causas, realmente es un   síntoma, el cual se presenta por diversas situaciones, generalmente la mayor causa es la de tipo vestibular.

El cual aumenta con la edad y limita en un 30% las acciones motoras de las personas, su diagnóstico principal generalmente es diferencial y difuso, lo que no permite establecer un diagnóstico preciso, lo que conlleva a establecer tratamientos equivocados causando molestias y aumento del síntoma.

Estos síntomas tienden a desaparecer estando el paciente en  tratamiento durante un periodo de tiempo mediano, algunas ocasiones son eficientes los medicamentos y os pacientes obtienen mejoría en unas cuantas horas, después de haber aplicado la terapia o el tratamiento.

La importancia de los fármacos en la evolución positiva de los mareos o vértigos, permite detallar en este artículo la forma y cómo deben aplicarse cada uno de ellos según las causas  diagnósticas que ocasionan dicho mareo

Descripción del vértigo

Es un síntoma que causa una alarma urgente en la persona, se considera como una alucinación de movimientos, producida cuando la definición corporal de espacio y equilibrio pierde todo valor. Se produce una pequeña interrupción de la conexión  donde la persona pierde el sentido de la orientación.

Puede presentarse en personas sanas, y sin ningún tipo de motivo, sin embargo en ocasiones puede ser causado por excitaciones muy fuertes, provocadas por la el propio ser humano, es algo similar a cuando se gira varias veces sobre el mismo eje y se pierde el sentido de equilibrio y la orientación.medicamentos para el vértigo

Este tipo de vértigo se denomina de tipo fisiológico, ya que no existe causa etiológica  diagnóstica para su presencia. El otro tipo de vértigo es llamado patológico el cual es causado por algún tipo de enfermedad, como la esclerosis múltiple, un tumor craneal o algún tipo de epilepsia.

También otras enfermedades pueden causar el síntoma de mareo, como la diabetes, la migraña, la mastoiditis y algunos traumatismos craneales leves. Con respecto al diagnóstico los especialistas consideran una realización de exámenes previos como Rx de cráneo TAC y RMN con el objeto de establecer el diagnóstico principal que pueda ocasionar el vértigo.

Tipos de medicamentos para el vértigo y el mareo

Después de establecido el diagnóstico, el especialista observa los resultados y considera qué tipo de medicamento o terapia puede aplicar al paciente para minimizar inmediatamente el volumen de los vértigos, estos pueden presentarse de diversas maneras.

El tratamiento está enfocado en estabilizar las fluctuaciones que genera la función vestibular periférica, la cual se desestabiliza y produce la sensación de turbulencia y desequilibrio, el medicamento compensa este desorden, ordenando la función vestibular.

La eficacia de los medicamentos permite amortiguar la inestabilidad de la acción vestibular, atenuando el desequilibrio, convirtiéndose en supresores vestibulares, que tienen dos categorías de acción:

Modifican la transmisión nerviosa en el componente productor vestibular, bloqueando la información de los neurotransmisores a través de fármacos de tipo antihistamínicos y anticolinérgicos.

Medicamentos de acción basada directamente en la etiología precisa de donde parte el vértigo es decir, se administran vasodilatadores, diuréticos y componentes antibacterianos, así como corticoides y ansiolíticos, que buscan disminuir la presión del líquido intra laberinto, erradicar alguna infección, desinflamar algún nervio y reducir la ansiedad que produce el vértigo.medicamentos para el vértigo

Las estrategia seguir indica que la experiencia juega un papel importante para la aplicación de medicamentos, el seguimiento después de la administración del tratamiento es sumamente importante para obtener buenos resultados, apreciar donde la dosis se puede aumentar o disminuir según el cuadro clínico y evolución del síntoma.

Antihistamínicos

Este tipo de  componente farmacológico presenta acción anticolinérgica y actúa como sedante, permite establecer tres situaciones de acción, antialérgico, sedante y anticolinérgicos, lo cual permite establecer su eficacia de una manera muy rápida. La acción está dirigida al bloqueo de los receptores que alteran la transmisión del sistema vestibular

Los componentes activos son el clorhidrato de meclizina, la difenhidramina y el dimenhidrinato, donde la primera es la más eficaz para mareos náuseas y vómitos, estos medicamentos reducen de manera importante los síntomas del vértigo, los efectos secundarios son los más comunes ocasionados por estos fármacos.

La acción de sedante ayudar a calmar la ansiedad y el cuadro clínico del vértigo. Los componentes basados en cinarizina y la flunarizina, sirven para contrarrestar los síntomas de mareo y vértigos en personas de avanzada edad, y resultan de antagónico del calcio

En los casos de la enfermedad de Ménière, la eficacia tiende a ser variable, dependiendo de la evolución y condición del paciente, sin embargo cuando el vértigo es de origen vestibular la mejoría es considerable.

La administración se hace por vía oral, y la vida media de cada uno está por el orden de dos meses donde adquiere su nivel estable, producen sedación y leve aumento de peso, en los ancianos propician la aparición de cuadros leves de síndrome de Parkinson.

Antidopaminérgicos

Son utilizados en la mayoría de los casos para prevenir y contrarrestar los problemas de vómitos y náuseas que se presentan junto al vértigo, el tratamiento también influye para los casos de cinetosis (mareo causado por movimientos).

Los componentes activos son la sulpirida, con complementos de benzamida, el cual se considera un componente de acción antagónico de los receptores D2 y D3, causando un efecto muy fuerte como supresor de la actividad del sistema vestibular, si el paciente tiene un cuadro de insuficiencia renal es importante administrar una dosis inferior al 70%, según los niveles de creatinina que arrojen en el estudio de laboratorio.

Estos medicamentos pueden actuar también como antihistamínicos, tal es el caso de las fenotiazina tietilperazina y la prometazina, demostrando gran acción antivertigo. En el caso de la tietilperazina, contienen derivados de fenotiazina, que le permite actuar sobre el centro de la producción de la nauseas específicamente en la zona quimiorreceptora.

Permite regular el equilibrio en las zonas reguladoras, bloqueando los receptores histamínicos de tipo H1 y los llamados muscarínicos (receptor colinérgico en el cerebro, donde parece hallarse involucrados en la memoria y el aprendizaje). Los especialistas confían en este compuesto ya que actúa de manera eficiente en vértigos consecutivos o de tipo arteriosclerosis.

Alguno indican su tratamiento en pacientes con traumatismos de tipo craneal, afecciones leves en el oído interno e incluso para el síndrome de Meniere, su promedio de vida media es similar a la de los antihistamínicos, y la acción puede generar también aumento de peso a largo plazo.

Anticolinérgicos

Son uno bloqueadores de los subtipos de los receptores muscarínicos, disminuyen la forma de energía de transmisión de los núcleos vestibulares, reduciendo la estimulación producida por el propio sistema vestibular, sus componentes básicos son la escopolamina y la homatropina.

Tienen la facultad de atravesar la zona hematoencefálica, de manera que pueden alterar la transmisión que producen los núcleos vestibulares y las formas de conexión que se producen en la zona reticular. Los efectos después de su administración están por el orden de las 4 horas, la aplicación a través de parches que se colocan en la parte posterior del oído puede tener un efecto por más de 4 días.

Pueden presentarse ciertas reacciones, especificadas como confusiones mentales y algunos pensamientos delirantes, sobre todo en ancianos y que no representan ningún tipo de riesgo, asimismo pueden aparecer ciertos síntomas como dificultad en los movimientos oculares, sequedad en la boca, y problemas para orinar.

El componente más efectivo utilizado por los farmacéuticos y médicos es la escopolamina, que se administra por vía oral o transdérmica a través de parches, y es muy efectiva para tratar la cinetosis.

Vasodilatadores

Llamadas histaminérgicos, son muy efectivos para contrarrestar los efectos del vértigo y aliviar los síntomas de tipo neurovegetativos, se utilizan comúnmente la betahistina, como componente activo, la cual es un similar sintético de la histamina, está contraindicado su combinación con antihistamínicos.

Su efecto se produce a nivel del oído interno, donde vaso dilata las arteriolas, las células capilares y el ligamento espiral, actúa sobre el núcleo vestibular disminuyendo su excitación  e inhibiendo la acción de las neuronas que reaccionan al componente polisináptico del núcleo.

Este histamínico restablece los problemas que se ocasionan por la perturbación en el circuito de transmisión vestibular, causante del vértigo. Es administrado en paciente con el síndrome de Ménière. Es  tolerante en la mayoría de las personas y no causa ningún tipo de efecto secundario a nivel gastrointestinal.

Otro vasodilatador de importancia para el, tratamiento del vértigo es el componente basado en trimetazidina, sirve de aplicación de tipo periférica y tienen buen a aceptación, mejorando los síntomas de vértigo y mareo, las propiedades que contiene son de tipo anti isquémicas.

Este compuesto ayuda enormemente al oído interno, oxigenando y eliminando desechos metabólicos, lo cual permite reducir la frecuencia y duración del vértigo, mejorando notablemente los síntomas que genera también el síndrome de Ménière.

Benzodiacepinas

Surte un efecto de sedación y ansiolítico en pacientes con síntoma de vértigo repentino, ayuda a liberar la ansiedad que genera el poseer el síntoma generalmente la primera vez, la curiosidad que causa la presencia del vértigo puede llevar a provocar temores, de allí la acción de este medicamento, con el objeto de reducir los niveles de ansiedad que se generan.

No actúa hacia el sistema vestibular ni contrarresta las acciones del vértigo, se busca una acción de tipo emocional, la respuesta directa sobre los neurotransmisores que puedan limitar la acción de los pensamientos hacia el temor y el miedo.

Intensifican la actividad del neurotransmisor inhibitorio, ayudando a reducir la actividad del sistema reticular. Las dosis para su administración no son muy grandes, se sugieren pequeñas dosis en periodos muy largos hasta que el paciente se considere estable.

Diuréticos

El más indicado es de tipo tiazídico, y se administran en pacientes con enfermedad de Ménière, sirven para reducir los síntomas de mareo y vértigo evitando a corto plazo su recurrencia, la acción está dirigida a contrarrestar la tensión del líquido endolinfático.

Los componentes más utilizados son la acetazolamida, la furosemida, y la hidroclorotiazida, sus efectos son muy positivos pero se debe vigilar y monitorizar los problemas secundarios que se presentan específicamente con la pérdida de potasio, esta se genera a largo plazo, lo que indica que algunos recomiendan no utilizarlo por periodos muy prolongados.

Su uso a mediano plazo presenta un buen pronóstico con respecto a los síntomas del vértigo de tipo agudo y consecuente, las mejoras también se presentan a nivel del oído interno donde la audición tiende a mejorar y la sensibilidad vértigo disminuye.

Algunos consideran si no existe profusión en la pérdida de potasio alargar el tratamiento ya que tampoco genera lesiones ni daños al oído medio ni otra parte integral de la zona vestibular.

Corticoides

Estos medicamentos son utilizados  con el objeto de reducir las inflamaciones que pueda generar la neuritis vestibular, si la misma es de tipo infeccioso, ayuda a recuperar la función del receptor periférico, compensando la recepción central y mejorando considerablemente el cuadro clínico.

Se sugiere para los casos de enfermedad de Ménière bilateral, la enfermedad vestibular inmunomediada, la neuritis vestibular genera síntomas vegetativos los cuales pueden dañar el sistema, de manera que estos corticoides pueden eliminar los síntomas, creando pronósticos aceptables de los síntomas.

Aminoglucósidos

Utilizados como antibióticos se administran generalmente para la enfermedad de Ménière, a a través de los componentes básicos como la estreptomicina y la gentamicina, son dosificados a nivel intramuscular según protocolos médicos previos, se utilizan si el paciente no responde a los efectos del tratamiento convencional.

Después de su aplicación se debe  llevar un control y seguimiento, ya que uno de sus componentes (el sulfato de estreptomicina), puede causar ciertos efectos secundarios, este medicamento es  altamente efectivo para modificar las actividades auditivas, pudiendo incluso modificar el reflejo disfunción vestibular unilateral.

Las reacciones al vértigo son altamente positivas, se consigue disminuir la presencia de este en un 805, controlando su incidencia y repetición, así como los repentinos mareos que pueden generarse previamente.

La dosis se aplica en función de 1 mg cada 12 h, vía intramuscular, por espacio máximo de 5 días, se busca con este tratamiento minimizar la acción desestabilizadora de los sistemas vestibulares, con el objeto de eliminar los vértigos y mareos.

Si el paciente no presenta mejoría, el resultado es la presencia manifiesta de una ataxia vestibular de tipo oscilopsia, la cual es una cuadro clínico que lleva mucho tiempo establecer su recuperación, sin embargo algunos especialistas aumentan las dosis semanales con la finalidad de obtener una ablación parcial.

En caso de buscar minimizar la inestabilidad permanente, se realizan administraciones de gentamicina intratimpánica, colocada a nivel de uno de los odios, donde el médico selecciona cual es el que más tienen la sintomatología.

Antivirales

Únicamente son utilizados cuando exista la sospecha de que el problema es presentado por  situaciones de tipo viral, se indican cuando el cuadro clínico comprueba la infección a través de diversos exámenes, pero sobre todo en pacientes con diagnóstico de virus varicela-zoster, que prohíben los síntomas de parálisis facial, vesículas auriculares, hipoacusia y acúfeno.

Otros medicamentos

Los especialistas al observar el cuadro están dispuestos a contrarrestarlos de manera rápida y eficiente, pueden sugerir antes de establecer la causa real del vértigo o mareo el uso de fármacos como la meclizina, y sedantes como el Valium, así mismo es contraproducente  tomar mucha agua, ya que puede empeorar el cuadro, debido a que el oído interno puede aumentar la presión de líquidos y promover acentuadamente el vértigo.

Su proveedor de atención médica puede recetar medicamentos para las náuseas y los vómitos. La sensación de aturdimiento y el vértigo pueden mejorar con algunos medicamentos. Los medicamentos comúnmente usados incluyen:

Riesgos en el consumo

Estos medicamentos deben ser administrados únicamente por especialistas en neurología o Medicina Interna, por ningún motivo se deben administrar de manera voluntaria, puede ser un riesgo de salud mortal.

Los riesgos sobre su consumo dependen de la información suministrada al especialista, es importante notificar al médico si el paciente se encuentra tomando algún otro medicamento que pueda generar algún tipo de reacción secundaria.

Otos factores de riesgo a considerar que el medico debe tener muy en cuenta son los pacientes adultos mayores, quienes son los mas propensos a tener síntomas relacionados con de vértigos y pérdida de equilibrio.

Sin embargo este tipo de paciente puede presentar mareos no considerados vértigos, causado primordialmente por el consumo de algún tipo de medicamento recetado para otro tipo de cuadro clínico o trastorno.

También se debe tomar en cuenta el riesgo que representa haber tenido vértigos y mareos durante su vida, esto es un síntoma que directamente afectara al paciente en el futuro de manera que se intenta buscar una prevención adecuada para limitar su ocurrencia.

Algunas complicaciones

Puede suceder que durante el tratamiento  el paciente no reaccione de manera positiva a las acciones de los medicamentos y pueden de hecho causar   aumento del vértigo e incluso provocar náuseas y vómitos, lo más recomendable es al momento de sentir la presencia de síntoma no administrar agua.

Como dijimos anteriormente la idea es ampliar el canal del odio de manera que no mantenga presión de ningún tipo de líquido, en este caso lo más recomendable  según los médicos es. Administrar diuréticos con el objeto de liberar líquidos del organismo, y así bajar la compresión que puede generarse a nivel del oído medio y la región vestibular.

Siempre se debe llamar al especialista cuando se observe algún tipo de complicación durante el tratamiento, notificar inmediatamente si el medicamento está causando alguna reacción o los síntomas no están dando un buen pronóstico.

Otras causas

Pudiera ser que se presenten situaciones de mareos y vértigos que generalmente no se relacionan con los más comunes, proviene de trastorno de tipo neurológico, causada por ejemplo por la enfermedad de Parkinson o la esclerosis múltiple, que promueven la pérdida del equilibrio y la verticalidad corporal.

En psicología existen casos de trastornos de conducta, donde la persona siente aturdimiento y sensación de inestabilidad, que lo relacionan con el vértigo, desencadena ataques de pánico y miedo, situaciones de temor a la soledad y pánico a lugares muy abiertos (Agorafobia).

La ausencia de componentes de hierro en el organismo desencadena la presencia de anemia, lo que produce la sensación de mareos y fatigas, con síntomas de palidez en el rostro y debilidad.

Así mismo los niveles bajos de azúcar en la sangre pueden manifestar síntomas en pacientes diabéticos, que estén bajo tratamiento con insulinas, se desencadenan fácilmente cuando el paciente sufre ataques de aturdimiento, ansiedad y estrés.

Deshidratación y calor excesivo, permite la eliminación de sales y ausencia de agua en el cuerpo, lo que lleva a disminuir la fuerza y se consigue debilidad y mareos, generalmente se relacionan con medicamentos en pacientes que tienen problemas cardiacos

Como se aplica el tratamiento

Si el problema se agudiza, es recomendable administrar tratamientos sintomáticos directos, la  prioridad es la supresión en la sensación de movimiento que genera el vértigo, disminuir los síntomas de tipo vegetativo.

El tratamiento se puede aplicar de varias formas según prescripción médica, donde se aplican dosis intramuscular de antihistamínico, también la colocación directa y parches, que inmediatamente pueden alterar y disminuir los síntomas del vértigo.

El tratamiento sintomático, es aplicado con el objeto de limitar la acción del sistema vestibular. En el caso de la presencia de náuseas y vómitos que acompañan a los mareos es importante que se administre medicamentos antieméticos por vía parenteral, tales como domperidona o metoclopramida.

La prevención de las deshidrataciones en caso de utilizar diuréticos, se debe hacer a través de colocación de soluciones de suero de baja densidad, para evitar problemas de fluidez y liquidez pesada en la sangre.

La mejora del cuadro clínico depende de la forma como se proceda durante la crisis del vértigo,sobre todo en los casos de indicaciones de medicamentos para el vértigo cervical,  la duración del tratamiento puede ser de hasta 3 días, con la finalidad de evitar recaídas, entre los fármacos más usados están la sulpirida,el dimenhidrinato, la tietilperazina y el diazepam, todas ya descritas en párrafos anteriores.

Estudios clínicos antes de la administración

Si la situación sintomática no llega a estados críticos,  el médico puede solicitar algunos estudios de tipo neurológico o de tipo auditivo, como RMN, TAC y estudios radiológicos del cráneo, donde se pueda determinar la raíz del problema y si la presencia del vértigo es ocasionada por algún diagnóstico patológico o de tipo fisiológico.

Forma de vida y remedios caseros

Después de administrar el tratamiento, los medicamentos pueden modificar algunos comportamientos y el paciente puede llegar a sentir una diferencia en su forma de pensar, observar y palpar la realidad por eso las recomendaciones más importante son:

  • Realizar actividades con calma y paciencia evite movimientos bruscos o cambios de posición de manera rápida, tómese su tiempo para realizar sus actividades.
  • Cuando observe que los síntomas de mareo y vértigo aparecen intente quedarse tranquilo y solo acuéstate en el mueble o la cama.
  • Evite ver la televisión y la lectura durante el proceso de tratamiento, y más aún si observa algún síntoma relacionado con el vértigo.
  • Cuando se sienta más estable aumente de nuevo sus procesos de actividad, pero sí advierte que se siente mareado o con otro síntoma relativo, deténgase y llame a un familiar más cercano o al propio médico.
  • Duerma profundamente no piense en los problemas diarios para ir a la cama.
  • Consuma alimentos bajos en carbohidratos y azúcar, consuma el líquido necesario, y sólo si siente deshidratación, no come en exceso.
  • Si se siente estable, haga ejercicios leves y aumente los niveles aeróbicos para oxigenar todo el organismo.
  • Intente practicar actividades de relajación como el yoga, y las técnicas de meditación budista, que no necesita ser un practicante para poder realizarlas.
  • Prepare su casa para que sea lo más segura que pueda por si llegara a perder el equilibrio. 

Qué se espera

Generalmente con los medicamentos para el vértigo se espera una mejoría total de los síntomas, es importante que el paciente administre bien su tiempo y dedique suficiente espacio para tomar en cuenta el motivo de los mareos, si observa anormalidad en alguna actividad puede ser causa muy pequeña para motivar la presencia del vértigo.

Los medicamentos solo ayudan a eliminar ciertos síntomas que colateralmente aparecen con el vértigo, como mareos, sensaciones de inestabilidad, pero la causa generalmente proviene por situaciones de tipo mental que la persona no está dosificando y administrando.

Pudiera esperarse una mejoría si a presentar los síntomas intenta eliminar preocupaciones y molestias de tipo emocional , que aunque no son  directamente las causante son variables que refuerzan la presencia del algún trastorno interno que puede desencadenar si no se trabajan de forma equilibrada las situaciones.

De los medicamentos se puede esperar mucho con respecto a la eliminación de los vértigos y mareos,  sin embargo el llamado síndrome vertiginosos puede permanecer por algún tiempo, y sus causas están basadas en principios de diabetes, tensión alta y obesidad, de manera que la persona con estos problemas, debe intentar controlar sus ansiedades y administrar mejor su ritmo de vida.

Tipos de cuidados personales

Es importante preguntar al médico qué tipo de actividad debes realizar y qué debes comer para no obtener resultados contrarios, o ingiera otros medicamentos sin la autorización de su médico tratante.

Intente realizar las indicaciones propias dadas por el médico, anote todo el tratamiento hora y dosis de aplicación, así como otras actividades a realizar, ya que el vértigo e incluso los medicamentos pueden traer algo de confusión y desnivel el orden de los pensamientos.

Junto a los síntomas propios del vértigo también pueden seguir apareciendo de manera más leve y por reacción a los medicamentos algunos síntomas como:

  • Pérdida de la condición auditiva.
  • Zumbido en los odios, llamado también tinnitus
  • Problemas de visión
  • Sensación de observar las cosas de una manera dinámica, que se mueven y saltan alrededor.
  • Aturdimiento y ansiedad.

La determinación del tratamiento está anclada a los síntomas y signos que el médico pueda conseguir durante la consulta, la idea es hacer un despiste de algún tipo de enfermedad  crónica o prolongada, que pueda poner en riesgo su salud de la persona.

Los medicamentos son coadyuvantes que pueden minimizar los síntomas, pero si el problema es referente a una enfermedad diagnóstica patológica, los efectos del medicamento no actuarán con efectos curativos del problema clínico de raíz, solamente crearán acciones inhibidoras en los síntomas.

Clasificación del vértigo y cuáles medicamentos se indican

Llamados también síndromes vertiginosos se encuentran clasificados en dos grandes grupos llamados los periféricos y centrales, los medicamentos generalmente van dirigidos a manipular los neurotransmisores que forman parte de la transmisión directa en la zona vestibular y los llamados núcleos oculomotores.

Anteriormente detallamos los componentes que sirven para minimizar los síntomas del vértigo, el mareo, las náuseas, los vómitos y otros malestares derivados del trastorno principal, de manera que los medicamentos están dirigidos hacia las zonas generadoras de los síntomas de forma específica.

Sin embargo los medicamentos para el vértigo periférico tienen una connotación diferente a los indicados para el vértigo central, ya que los primeros están dirigidos a eliminar los síntomas directos del vértigo y los segundos al tratamiento y cura del diagnostico principal.

Se utiliza la activación y estimulación colinergicos, monoaminérgicos y glutamatérgicos, Los receptores colinérgicos de tipo muscarínico se encuentran en los núcleos vestibulares y a través de ciertos medicamentos se buscan de activar veamos:

  • El  ácido gamma aminobutírico actúa como inhibidor de neurotransmisores  que limitan las conexiones vestibulares y las neuronas oculomotoras.
  • Los componentes de histamina de tipo H1 y H2  se encuentran distribuidos en todas las áreas de las células vestibulares, de manera que la dopamina y la noradrenalina interviene en la modulación directa vestibular.
  • El vértigo periférico puede ser atacado con anticolinérgicos, los cuales ayudan a disminuir las transmisiones espontáneas de los núcleos vestibulares reduciendo la reacción de la propia estación vestibular.
  • El síndrome de Meniere es una enfermedad que se encuentra dentro del  tipo de vértigo periférico que se busca de atacar con medicamentos basados en vasodilatadores y diuréticos, así como una dieta baja en sodio, limitando de manera total el uso de café y tabaco.
  • Neuritis vestibular es otro tipo de trastorno de vértigo periférico, que se trata con medicamentos supresores vestibulares como antieméticos y suficiente hidratación si existe la existencia de vómitos, si mismo la administración de corticoides para reducir los síntomas y los probables orígenes de tipo viral.
  • El vértigo central está determinado por diagnóstico patológicos como esclerosis múltiple, ACV (Accidente cerebro vascular), neuropatías que lesionan las células cerebrales, epilepsias, tumores de tipo cerebral y algunos tipos e isquemia, por lo que el tratamiento está dirigido básicamente al diagnóstico principal y no hacia los síntomas.

Como comentario final agregamos que los especialistas en la materia diariamente están recibiendo casos de pacientes con el síntoma vertiginoso, aunque resulta complicado para ellos establecer de primera mano un diagnóstico, se debe sugerir medianamente antes aplicar un medicamento.

la sugerencia principal en estos casos es solicitar al paciente evitar la automedicación, puede ser más peligroso la aplicación de medicamentos  no relacionados con el diagnóstico que no recetar o dar al paciente una dosis de cualquier fármaco, evite la automedicación de manera consciente, y considerarlo una medida de seguridad clínica.

El siguiente vídeo puede ayudar a reforzar el conocimiento adquirido durante la lectura del presente articulo

Encuentra mas información haciendo clic en lo siguientes enlaces

Relajantes musculares

Cefalea tensional

Enfermedades del oído