El matrimonio judío, conocido como “Kidushin” es una ceremonia, que se realiza entre una pareja que se profesan el verdadero sentimiento del amor, y según sus creencias dentro de la cultura judía, se trata de dos personas que se reúnen,  cada uno con una mitad de su alma, y al contraer matrimonio se complementan en una sola. El matrimonio judío representa una ceremonia de orden sagrado y divino.

Matrimonio judío

Matrimonio Judío

El matrimonio judío, es una ceremonia que resulta ser mística dentro de las tradiciones del judaísmo, es un acontecimiento que en pleno conocimiento de los compromisos que conlleva a cada cónyuge. (Ver Artículo: Matrimonio arabe)

Una vez que los contrayentes firman la Ketubá, que se refiere al contrato matrimonial, esta conscientes del compromiso conociendo que el amor invita apoyarse el amor recíproco que siente el uno por el otro.

En la cultura judía, se tiene la creencia que la pareja está conformada por una misma alma, que cuando sucede el proceso de alumbramiento, es divida en dos partes, y que cuando llega el momento de contraer nupcias, se vuelven a encontrar.

Matrimonio judío

Esta teoría, lo que traduce que durante el crecimiento de la vida de una persona de origen judío, están incompletas, y una vez que se encuentran y contraen matrimonio vuelve a quedar en una unidad.

La realización de un matrimonio judío, es un acontecimiento donde dos partes de la misma alma, lograr unirse y fusionarse entre sí.

Entonces, se mantiene, para que un matrimonio judío sea ideal, deben respetarse las leyes que D-os, este término se usa para referirse al Señor, instruyó para unir personas conyugalmente.

El matrimonio judío, igual simboliza el sacramento entre Dios y su pueblo judío, cuando fue celebrado en el monte del Sinaí, a través de la entrega de la Torá.

Matrimonio judío

En la cultura judía, se tiene a la familia y al matrimonio como una exclusiva unión social, que es necesaria para la creación fìsica y espiritual de un ser humano.

Así como tiene aspectos de orden divino, por ser un Dios quien enlaza la unión de los novios, donde se observan distintos simbolismos. Es importante, que cuando se celebre una ceremonia de ìndole nupcial, debe coincidir con el ciclo de la luna se encuentre en creciente, lo que pronostica abundante felicidad y prosperidad para el matrimonio. (Ver Artículo: Matrimonio japonés)

Se debe tener en cuenta, que el matrimonio no se puede celebrar entre la puesta del sol de un día viernes y la puesta del sol del día sábado, tampoco en días de celebraciones religiosas o pascua hebrea.

Tradiciones del Matrimonio judío

Dentro de la cultura judía, una ceremonia de unión matrimonial, debe de efectuarse según lo dictaminen las leyes y tradiciones judías.

Para la celebración de un matrimonio judío deben estar presentes:

  • Un Ketubah, que se refiere al contrato de matrimonio, y éste debe estar plasmadas las rúbricas de dos testigos.
  • Un Chuppah, que es el toldo especial donde se realizan estos matrimonios.
  • Un anillo, o cualquier otro objeto de valor, que debe ser propiedad del novio, que se lo obsequió, bajo la presencia del toldo
  • El rompimiento de un vaso de cristal.

Matrimonio judío

Para la celebración de un matrimonio judío, se realiza cumpliendo dos maneras diferentes a saber: Se efectúa kiddushin, que quiere decir la consagración u homenaje, igual conocido con el nombre en hebreo erusin, que traduce compromiso, y nisuin se refiere al matrimonio, que de acuerdo a la tradición se refiere cuando las almas de los novios se reúnen y se transforma en una sola alma, y la pareja inicia una trayectoria de vida matrimonial.

El conocido kidushin, que traduce compromiso, pero el verdadero significado es cuando los novios se convierten en marido y mujer en pleno derecho que les confiere la religión. (Ver Artículo de: Matrimonio por poderes)

En la actualidad, tanto erusin como kidushin, sucede cuando el contrayente le obsequia a la novia el anillo u otro artículo con valor, manifestando el propósito de formar un matrimonio juntos.

Matrimonio judío

Previamente, a la celebración de la ceremonia del matrimonio judío, el chatan, que se refiere al novio, conviene en cumplir las responsabilidades en los términos que los establece ketubah, que es el contrato matrimonial, en presencia de los testigos, quienes firmaron previamente la ketubah.

En este contrato matrimonial conocido en su cultura judía, como ketubah, se especifican los compromisos del novio, contraídos con el kallah, que quiere decir, la novia.

En la ketubah se enumeran los deberes y obligaciones, que el novio debe cumplir con la novia, entre las que se encuentran, la alimentación, la vestimenta y otros asuntos relacionados con el matrimonio. Este contrato donde se plasman las obligaciones, tiene fuerza y vigor legal.

En la sombra de la jupá como testigo del majestuoso acontecimiento, es costumbre que se lean en voz alta, en idioma arameo, el contenido de la ketubá. Por tradición, este se realiza, para separar las dos partes elementales que intervienen en el matrimonio.

Matrimonio judío

Aquellas parejas de origen judías, no ortodoxas, pueden escoger una ketubah en el idioma inglés, o en su defecto leer una versión disminuida.

Celebración del Matrimonio judío

El  matrimonio judío, se realiza debajo del tradicional dosel, que se refiere al ornamento que se coloca, de manera de techo sobre un altar o cualquier otro lugar, que por lo general cuelgan hermosas cortinas. El dosel, representa el signo del nuevo hogar que edifican los contrayentes, una vez que son marido y mujer.

Previo a la celebración del matrimonio, los askenazíes nombre que reciben los judíos, tienen la práctica de resguardar el rostro de la novia, con un velo, y de inmediato la novia, relata una oración fundamentada en las palabras que pronunció Rebeca, esto se puede evidenciar en las sagradas escrituras en Génesis 24.60.

El rito que se realiza con el velo, se conoce en yiddish, que se refiere a la lengua que pronunciaban los judíos y era de origen alemán, como badeken que quiere decir manto.

matrimonio judio

Existen distintos motivos, para que el velo y la ceremonia, sea un hecho otorgado, porque rememora al pueblo judío como Labán, que según aparece en la biblia, era un patriarca hebreo de la familia del profeta Abraham, quien le mintió a Jacob para que contrajera matrimonio con Leah, previamente a Rachel, debido a que su cara estaba oculto por su velo.

También, cuenta la leyenda, que Rebeca oculto su rostro, cuando Isaac se le aproximó, quien más tarde fue su marido. (Ver Artículo: Matrimonio mormón)

Los judíos sefardíes, que son de origen alemán, no efectúan esta clase de ritos. Es importante señalar, que el uso del velo quiere significar que el contrayente, no está interesado solamente en lo hermosa y espectacular que físicamente tenga la novia, tienen consciente que la belleza exterior se disipa con el pasar de los años, mientras que su espíritu hermoso siempre permanecerá intacto.

La Jupa y los rituales

La cultura en el judaísmo, el matrimonio es contemplado como un acontecimiento  religioso, y una unión consagrada. Para que una unión, sea legítima, la ley judía ordena a los contrayentes, manifestar su propia voluntad en contraer matrimonio, además deben ser de origen judíos.

Actualmente, existen algunas sinagogas, donde se celebran matrimonios judíos, donde necesariamente el novio o la novia no profesen la religión.

En la tradicional jupá, que está edificada con cuatro varas y un manto o un trozo de hermoso lienzo, representa una vivienda abierta por los cuatro costados, que de acuerdo a las costumbres, se puede recibir a los visitantes que llegan por cualquiera de sus entradas.

Igualmente, la jupa representa la luz Divina que está alrededor de toda creación, y esa luz cubre absolutamente a todo aquello formado por Di-s, por lo que la pareja de contrayentes también goza de su esplendor. El ritual puede llevarse a cabo tanto en un templo como en un ambiente al aire libre.

Matrimonio judío

Dentro de su formación tienen presente compartir una sola vida, por lo que la cultura lo conjuga con el recibimiento de la Torá cuando estuvieron en el monte Sinaí, se observaban las nubes divinas, formando una jupa para cubrir y resguardar a su pueblo judío.

La celebración del matrimonio judío, se le da inicio justo cuando el novio avanza con dirección hacia la jupá, que va de los brazos de su madre o una madrina; y algunas veces, después entra el cortejo que acompaña la ceremonia.

A continuación, ingresa la novia acompañada de los brazos de su padre o el padrino. Actualmente, algunos contrayentes, escogen entrar con ambos, en este caso se refiere al padre y la madre.

Igualmente, dentro de la tradición judía, usualmente los padres de la novia no la entregan, debido a que no desean simbolizar que su hija es una mercancía, sino que es la unión de dos familias.

Matrimonio judío

Es de suma importancia, que el rabino que solemniza el acto del matrimonio, pronuncia dos bendiciones especiales encima de una copa con vino, que luego los novios beben de ella.

Luego, el contrayente le coloca un aro en el dedo índice de la mano derecha de la novia y recita unas frases, tales como: “eres consagra para mí con esta alianza, como lo establece la ley de Moisés y de Israel”.

De inmediato, con excepción de celebración de matrimonios ultra-ortodoxas, la novia también le coloca una alianza a su novio y le exclama: “yo soy de mi amado y mi amado me pertenece”

El contrato matrimonial, conocido como la ketubá, el rabino procede a leerlo, seguido por siete bendiciones matrimoniales conocidas como sheva brajot, este acto se realiza encima de una copia con vino, que luego los novios beben.

Matrimonio judío

El rabino, habitualmente, antes de pronunciar las bendiciones, se dirige a la pareja con un pequeño sermón. La ceremonia matrimonial, finaliza, cuando el novio quiebra una copa de cristal. Esta tradición, de acuerdo a la cultura judía, asemeja el rompimiento de las primeras Tabla de la Ley.

Es importante, que el rabino que oficie la celebración del matrimonio, debe conocer y dominar las leyes correspondientes, de lo contrario puede suceder que la unión sea nula y la pareja continúan sin estar casados.

Otros aspectos importantes

Para la celebración de un matrimonio judío, los novios, durante el día que se celebra su unión, deben guardar ayuno desde el amanecer hasta que finalice la ceremonia. Igualmente, los contrayentes, no deben verse durante una semana antes de la celebración del matrimonio.

Matrimonio judío

Razón, por la que los novios por separado, saludan a los invitados, ésto se conoce con el nombre de Kabalat Panim”. En esta cultura, es costumbre que las madres de los contrayentes, quiebran un plato, lo que demuestra seriedad del acontecimiento.

De inmediato, el novio quien se hace acompañar por familiares y amigos cercanos, se aproxima dónde está sentada la novia, y le bajará el velo sobre su cara. Esto simboliza, el verdadero amor que siente por la novia y no sus atributos físicos.

Una vez que se establecen los novios en el lugar de la ceremonia, la novia procede con el ritual de las siete vueltas, alrededor del novio y de la Jupá, lo que significa, la creación del mundo en siete días, las siete actitudes de orden divino, los siete portales de la misericordia, las siete profetisas  y los siete pastores de Israel.

Cuando se ha concluido con la firma del contrato, enseguida se comienza con el ritual de las siete bendiciones, donde los esposos son envueltos por un delicado manto, y se le remitirán las siete bendiciones, que le protegerán y resguardarán su vida matrimonial.

Matrimonio judío

Las bendiciones que se pronunciarán, estarán compuestas por palabras y oraciones hermosas y puras, que serán emitidas por el rabino, o en su defecto por cualquier otra persona que los novios deseen honrar.

Enseguida, una copa de cristal es colocada en el suelo, que el novio le dará con su pie para que se quiebre. Esta acción, rememora el congojo por la destrucción del Templo de Jerusalén, e insta a los recién casados a continuar con su camino espiritual y nacional del pueblo judío.

Por último, también como tradición, se procede con el ritual del Yijud, que quiere decir el encierro, en donde la pareja se dirige a una habitación privada, en este recinto estarán los dos solos por algunos minutos, comunicándose entre sí,  que ya son marido y mujer.

Acto seguido, comparten un consomé típico para romper con el ayuno, y una vez que han ingerido el alimento, continúan destino a la recepción para comenzar con el banquete, y la celebración.

Para concluir, debe quedar asentado que el matrimonio judío, no solamente significa una unión entre dos porciones de almas, que se reencuentran y se convierten en una sola unidad. Para la cultura judía, la ceremonia del matrimonio conocido Kidushin, es un acontecimiento sagrado y un mandato de orden divino, donde la pareja se dedicará a la vida con valores espirituales.