El orgullo y la prepotencia siempre dejan rencor en el corazón. Así, la codicia por tener lo que otros tienen también pueden dejar huellas imborrables en nuestro ser. La leyenda del murciélago es una narración que trata sobre esto. A través de este artículo te diremos todo lo relacionado con la leyenda del murciélago para niños, de qué estado es, con plumas más, no te la pierdas.

Leyenda-del-murciélago

La leyenda del murciélago para niños

Desde el estado de Oaxaca nos cuentan la leyenda del murciélago para niños que por mucho, mucho tiempo hubo un murciélago que se encontraba muy triste por su aspecto. Su apariencia negra y tímida lo avergonzaba. Esa inconformidad consigo mismo, lo deprimía mucho.

Al saber de qué estado es la leyenda del murciélago, podemos saber que en Oaxaca el colorido es muy importante.

El deseo y la codicia

Un buen día, hacía demasiado frío. Su inconformidad, el frío y su timidez fueron el impulso para subir al cielo. Se encontró con su Creador para pedirle que le cambiará su imagen. Al estar en su presencia, le pidió plumas para poder cubrirse y abrigarse del frío. Tal como las otras aves, deseaba ser. Pues, aquellos pájaros tenías hermosos plumajes. Eran muy coloridos y les protegían sus cuerpos.

Según esta leyenda del murciélago para niños narra que el Creador no tenía ya plumas. Por ello, el Todopoderoso le dijo que no podía hacer eso por él. Le explicó que debería ir a cada una de las aves que le mostraría y pedirle una pluma y vestirse con ellas.

Emprendieron unos viajes juntos. Entonces Dios decidió llevarlo, de cielos en cielos, para recorrer y ver a cada una de las diferentes aves. Luego, el Señor le sugirió,  descender de nuevo a la Tierra y pedirle a cada ave una pluma.

Narra la leyenda del murciélago para niños que seguidamente, así lo hizo el murciélago. Pero a diferencia de lo que le recomendó Dios, solamente les pidió las plumas a las aves más vistosas, elegante y coloridas. Las diversas aves, al percatarse de esa apariencia tan repugnante del murciélago,  aceptaron alegre poder ayudarlo. De manera que pudiera ocultar un poco el cuerpo de aquella horrible ave.

Una tras una de las aves coloridas le fueron regalando plumas. Al recopilar suficientes plumas pudo  diseñar un traje hecho de plumas de todos los colores del arcoiris. Era un plumaje de innumerable plumas y muy colorido. Tan hermoso que se dio cuenta de su nueva apariencia.

Su comportamiento

Según esta leyenda del murciélago para niños, estando consciente de la gran belleza de plumaje, sobrevolaba y volaba. Enseñando con gran orgullo su colorido plumaje a todos las aves, que detenían su vuelo para extasiarse de la gran belleza del murciélago.

Sacudía sus alas ahora hermosamente emplumadas, revoloteando feliz y con cierto aire de superioridad y de prepotencia. Un día, revoloteaba y como una resonancia de su vuelo, creó el arco iris. Era realmente una belleza.

Esto significa que cambió totalmente su conducta. Nos cuenta la leyenda del murciélago para niños que dejó de ser un ave tímida. No se escondía en las noches. Ahora se regocijaba , presumía y hasta burlaba de todas las aves a las que, tiempo atrás, él había pedido plumas para el traje que lucía diariamente.

Leyenda-del-murciélago

La soberbia

Pero se llenó de tanto orgullo, que la altivez lo convirtió en una ave cada vez más injuriosa y humillante para con los otros pájaros.

Con su constante vanagloria y jactancia, hacía sentirse inferior a todos lo que le rodeaban. Describe la leyenda del murciélago para niños que no le importaba las cualidades, ni características que ellos tuvieran. Hasta al colibrí, llegó a amonestar de no llegar a ser hermoso ni siquiera en una décima parte de su gran belleza.

Leyenda-del-murciélago

El castigo

Pasaron muchos días, tantas semanas y hasta demasiados meses mientras el murciélago se regocijaba por su nueva apariencia. Hasta que un día, el Todopoderoso y Creador de todo el Universo se percató de lo que el murciélago estaba haciendo. Muy molesto le pidió que subiera para poder hablar con él.

El murciélago orgullosamente lo hizo, pero no dejó de regocijarse y burlarse de otras aves menos atractivas que él. Pensó que Dios lo llamaba porque le agradaba ver como quedó su aspecto.Al estar en la presencia del Creador, lo instó a dejar ese comportamiento tan bochornoso.

Pero el murciélago, en su soberbia, ni siquiera se dispuso a escuchar al Creador. Todo lo contrario,  continuaba saltando y deleitándose vanidosamente con sus plumas. Revoloteo y revolotea mientras su plumaje se deshacía una a una, desnudándose de nuevo como al principio.

Tras ver como iba perdiendo sus plumas, el murciélago dejó su orgullo, prepotencia y sus risotadas. Se deprimió y lloraba desconsoladamente. El murciélago lloró por mucho, mucho tiempo. Decidió dejar de llorar y descansar colgando sus patas de una rama.  Recordó que, en algún momento, su mundo había sido completamente distinto a lo que ahora era.

Desde entonces el murciélago ha subsistido desnudo. Su vergüenza lo ha llevado a retirarse a vivir en cueva escondido y olvidado. Ha ido perdiendo el sentido de la vista para no tener que traer a su memoria todos los colores que una vez logró tener y por orgullo y soberbia los perdió. La leyenda del murciélago con plumas nos muestra que la apariencia no es más que un cuerpo que se desgasta, pero lo que somos son nuestros sentimientos.

 Comentario sobre la Leyenda del Murciélago

Esta leyenda del murciélago con plumas deja algunas reflexiones interesantes.  Todo lo que podemos considerar hermoso lo podemos perder en un instante.  De la soberbia y el orgullo pueden sólo quedarnos la soledad y la tristeza. Pueden separarnos de nuestros semejantes, quedando desprovistos del afecto de los que más queremos. Tal cual le pasó al murciélago, que tuvo que esconderse por vergüenza.

Presumir de lo que somos o de lo que tenemos no nos hace ser mejores personas. Al analizar la leyenda del murciélago con plumas, lo que debemos hacer es centrarnos en ser mejores personas. Ser sencillos y honestos. Eso no tiene valor. El murciélago presumía de su lindo plumaje y se los restregaba a los demás, esa actitud hería a sus semejantes.

Pues, muchos seres humanos presumen de títulos académicos. Carros, viviendas y posesiones, olvidándose de los más importante, lo que somos y nuestros valores. Aprendiendo de esta leyenda del murciélago con plumas, quizás no perdamos nuestras propiedades, pero si pondríamos en riesgo a nuestros seres más queridos.

Es por ello, que la lección del Creador al murciélago, es incuestionable. Sin decirle, le enseñó que debemos aceptar quienes somos. Aprendemos de la leyenda del murciélago con plumas a aceptar lo que tenemos con humildad. Si bien es cierto, que debemos estudiar, progresar, también es cierto que eso no nos representa.

Asimismo, esta leyenda del murciélago con plumas le da importancia a los valores intangible de la amistad sincera, la humildad, aceptarse tal cual somos, nos hace sentir mejor con nosotros mismos.

A continuación te dejamos el siguiente enlace otra de las leyendas más resaltantes de México.

La Popular Leyenda Mexicana del Charro Negro

Te dejamos el siguiente vídeo que te permitirá hacer las reflexiones de la leyenda