Los Santos son seres canonizados por la Iglesia Católica, debido a su vida ejemplar. En todo el mundo es bien conocido San judas Tadeo por su historia y los milagros que ha concedido. Si deseas orar y pedirle a San Judas Tadeo que interceda por ti, en nuestra plataforma te mostramos las letanías a San Judas Tadeo.

letanías-a-san-judas-tadeo-1

Letanías a San Judas Tadeo, para pedir su intervención

San Judas Tadeo es uno de los Santos más icónicos del catolicismo. En ocasiones, no estamos del todo bien y la situación es muy compleja. Es en esos momentos que requerimos la ayuda de Dios, para seguir adelante. Si deseas la intercesión de San Judas Tadeo para recibir un milagro, aquí tendrás unas letanías para orar y pedir su ayuda:

Nota: Luego de cada oración, hay una respuesta que debes pronunciar, la cual se encuentra debajo de cada una y en letra cursiva. Es decir, debes pronunciar todo lo que se encuentre en cursiva durante las letanías.

Señor ten piedad de nosotros.
   Señor ten piedad de nosotros.

Cristo ten piedad de nosotros.
Cristo ten piedad de nosotros.

Señor ten piedad de nosotros
   Señor ten piedad de nosotros.

Cristo, óyenos.
   Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos.
   Cristo, escúchanos.

Dios Padre celestial,
   ten piedad de nosotros.

Dios Hijo Redentor del mundo,
   ten piedad de nosotros.

Dios Espíritu Santo,
   ten piedad de nosotros.

Santa Trinidad, un solo Dios,
   ten piedad de nosotros.

Santa María, Madre de Dios,
   Ruega por nosotros.

Santa María, Refugio de los pecadores,
   Ruega por nosotros.

Santa María, Reina concebida sin pecado,
   Ruega por nosotros.

San Judas, pariente de Jesús y María,
   Ruega por nosotros.

San Judas, elevado a la dignidad de un apóstol,
   Ruega por nosotros.

San Judas, que tuvo el honor de contemplar a tu Divino Maestro, humillarse para lavarte los pies,
   Ruega por nosotros.

San Judas, quien en la última cena recibió la Sagrada Eucaristía de las manos de Jesús,
   Ruega por nosotros.

San Judas, quien después de la profunda pena que te causó la muerte de tu amado Maestro, tuvo el consuelo de contemplarlo resucitado de entre los muertos y de asistir a Su gloriosa Ascensión,
   Ruega por nosotros.

San Judas, quien fue lleno del Espíritu Santo en el día de Pentecostés,
   Ruega por nosotros.

San Judas, quien predicó el evangelio en Persia,
   Ruega por nosotros.

San Judas, que convirtió a mucha gente a la Fe,
   Ruega por nosotros.

San Judas, que hizo milagros maravillosos en el poder del Espíritu Santo,
   Ruega por nosotros.

San Judas, que devolvió a un rey idólatra la salud del cuerpo y del alma,
   Ruega por nosotros.

San Judas, que impuso silencio a los demonios y confundió sus oraceles,
   Ruega por nosotros.

San Judas, quien predijo a un príncipe débil, una paz honorable con su poderoso enemigo,
   Ruega por nosotros.

San Judas, quien quitó de las serpientes mortales el poder de herir al hombre,
   Ruega por nosotros.

San Judas, que ignorando las amenazas de los impíos, predicó valientemente la doctrina de Cristo,
   Ruega por nosotros.

San Judas, quien sufrió gloriosamente el martirio por el amor de tu Divino Maestro,
   Ruega por nosotros.

¡Bendito apóstol, con confianza, te invocamos!
¡Bendito apóstol, con confianza, te invocamos!
¡Bendito apóstol, con confianza, te invocamos!

¡San Judas, ayuda de los desesperados, ayúdame en mi angustia!
¡San Judas, ayuda de los desesperados, ayúdame en mi angustia!
¡San Judas, ayuda de los desesperados, ayúdame en mi angustia!

Que por tu intercesión, tanto los sacerdotes como la gente de la Iglesia puedan obtener un ardiente celo por la fe de Jesucristo,
   Te suplicamos, escúchanos!

Que defenderás a nuestro Soberano Pontífice y obtendrás paz y unidad para la Santa Iglesia,
   Te suplicamos, escúchanos!

Que todos los paganos e incrédulos puedan convertirse a la verdadera Fe,
   Te suplicamos, escúchanos!

Que la fe, la esperanza y la caridad aumenten en nuestros corazones,
   Te suplicamos, escúchanos!

Para que seamos librados de todos los malos pensamientos, y de todas las trampas del diablo,
   Te suplicamos, escúchanos!

Que respondas a la seguridad y ayuda a todos los que te honran,
   Te suplicamos, escúchanos!

Para que nos guardes de todo pecado y de toda ocasión de pecado,
   Te suplicamos, escúchanos!

Que nos defenderás a la hora de la muerte, contra la furia del diablo y sus espíritus malignos,
   Te suplicamos, escúchanos!

Cordero de Dios, Quien quita los pecados del mundo,
   Sálvanos, oh Señor.

Cordero de Dios, Quien quita los pecados del mundo,
   Benignamente escúchanos, oh Señor.

Cordero de Dios, Quien quita los pecados del mundo,
   Ten piedad de nosotros, Señor.»

letanías-a-san-judas-tadeo-2

¿Para qué son las letanías?

Seguramente, cuando rezas el Santo Rosario te habrás percatado de que pronuncias invocaciones similares a las anteriormente expuestas. Estas invocaciones reciben el nombre de letanías. Reciben este nombre del vocablo griego letanéia, que significa súplica, oración o rogativa. También se le pueden llamar invocaciones.

Entonces, las letanías son una serie de oraciones y súplicas que se encuentran ordenadas. Con ellas, se le ruega a Dios y, en el caso del Santo Rosario, a la Virgen María.

Si deseas rogar a un Santo, hay unas letanías para él en específico. Sabiendo esto, orar se reduce a tener fe y decir las letanías correspondientes a quien queremos pedir.

¿Por qué las letanías a San Judas Tadeo?

Las letanías dedicadas a San Judas Tadeo tienen como utilidad rogar a este Santo por su intercesión. Gracias a su ayuda, nuestras súplicas llegarán a Dios y con ello la solución a nuestros problemas. Además, San Judas Tadeo es mundialmente conocido como el Patrón de las causas imposibles, debido al gran número de milagros que, gracias a él, muchos han podido apreciar en sus vidas.

Esto explica, en gran medida, la devoción que muchos católicos tienen por él. Si tienes problemas económicos severos o algún familiar enfermo cuyas esperanzas de vida son mínimas, recuerda que hay un Santo esperando por tu llamado de auxilio. Ora con fe y de corazón, pues San Judas Tadeo intercederá por ti y te brindará el favor de Dios que tanto necesitas.

Si tienes problemas con alguien y quieres mantener distancia, te puede interesar la oración a San Alejo.