El legrado es una intervención sencilla que se realiza en dos etapas o pasos es relativamente corto en tiempo y aunque no deja de tener sus riesgos, aquí te diremos todo lo que necesitas saber sobre ello.

legrado

¿Qué es?

Es lo que se conoce como una limpieza o curetaje, que se realiza empleando una cureta o una legra, que no es otra cosa sino un instrumento alargado con una especie de cucharilla en la punta que sirve para extraer los restos de tejido que se pudiera encontrar dentro del útero.

Esta extracción se realiza a través de un raspado o también se puede utilizar para extraer una muestra del útero con la finalidad de realizarle una biopsia a una paciente, para determinar con mayor exactitud si existe algún tipo de tumor intrauterino.

Este tipo de tumores pueden ser tipo granulomas que son una especie de esferas mas o menos densas que se hacen inmunes, y que se forman cuando el sistema inmune pretende aislar sustancias que no se han podido eliminar, como por ejemplo bacterias y hongos. Los granulomas son también una inflamación que puede ser leve o crónica.

El otro tipo de tumor muy común en el útero son los neoplasia que son una masa atípica de tejido, este tipo de tumor aparecen ya que las células se reproducen a un ritmo anormal. Pueden ser benignas o malignas, en el primer caso es cuando se reproducen de manera local pero las segunda es cuando su reproducción es muy agresiva logrando expandirse a otras zonas.

El legrado también es empleado para eliminar o reducir masas formadas dentro del organismo. Pero el uso más común actualmente es luego de un procedimiento de aborto quirúrgico o un aborto espontaneo para eliminar cualquier rastro de materia fetal que haya quedado dentro del organismo.

Es un equivalente a la intervención denominada dilatación y curetaje, se debe realizar en un centro asistencial u hospitalario, ya que por sus características requiere de anestesia local o a veces general según sea el caso.

Ginecológicamente hablando de la dilatación y el legrado es un procedimiento que muchas veces se realiza a ciegas ya que luego de la dilatación del canal cervical uterino con el especulo se realiza el procedimiento para su posterior estudio, lo que determinará si existen o no restos de materia fetal dentro del organismo de la paciente.

El legrado es un procedimiento indicado a pacientes que han sido diagnosticadas con cáncer de cuello uterino, para tratar problemas de sangrados menstruales excesivos, como un método de investigación en casos de infertilidad, en caso de sangrados profusos o irregulares.

Por dispositivos intrauterinos incrustados, para determinar los sangrados post menospausicos, sangrados irregulares con tratamientos de reemplazo hormonal, es indicado en pacientes con molas hidatiformes o un embarazo irregular con un embrión no viable implantado en el útero.

Para tratar la poliposis endometrial, el engrosamiento del útero y generalmente para la extracción de tejido fetal luego de haber tenido un aborto espontaneo, lo que requiere extraer toda materia orgánica que pudiera comprometer la vida de la paciente.

¿Cómo se realiza?

Existen dos tipos de legrado por aspiración y por raspado a pesar de que ambos son  procedimientos sencillos se suele realizar después de haber tenido un aborto espontaneo aunque su uso está asociado también a otros procedimientos.

Procedimiento

En primer lugar explicaremos el legrado por raspado que consiste en la primera etapa que es la dilatación, esta se realiza mediante la ampliación de la cavidad uterina, es decir, el ginecólogo introduce a través del útero pequeños cilindros que cada vez son más amplios en su grosor, para así de esta manera obtener una cavidad extensa, amplia y dilatada, que es lo ideal para comenzar con el procedimiento para realizar el raspado y la limpieza del área.

En el caso del curetaje el ginecólogo puede manipular el instrumento fácilmente, ya que con la cavidad uterina ya bastante dilatada se puede proceder al raspado y limpieza del área.

Actualmente estos instrumentos posee una pequeña cámara que ayuda a guiar mejor el procedimiento y minimizar así los riesgos de esta intervención, que aunque no deja de ser delicada ya es importante visualizar con mayor claridad el detalle de lo que se está realizando.

Otro aspecto positivo es que en la punta del instrumento posee un sensor térmico que se va calentando en la medida que se va realizando el procedimiento, de manera que cada vez que se logra raspar el área, ese calor logra coagular las heridas evitando con ello un sangrado y posibles hemorragias no deseadas.

El tiempo estimado de esta pequeña intervención es de aproximadamente 15 minutos, por lo que la paciente luego de este periodo y de una breve recuperación por los efectos de la anestesia podría regresar a casa sin mayor complicación.

Ahora bien el legrado por aspiración consiste en introducir un tubo metálico o de plástico por la cavidad del útero de la mujer, este tubo está conectado a una maquina de aspirado, succionando el endiometrio.

legrado 3

Esta técnica medica y quirúrgica se emplea para las interrupciones voluntarias de los embarazos que por alguna complicación o mal formación desde su inicio no se va a poder llevar a feliz término y que de continuar podría poner en riesgo la vida de la madre.

En ambos casos el legrado requiere de la introducción de un instrumento por el útero de la mujer lo que se requiere de una dilatación de no más de 8 o 10 milímetros de diámetro en la mayoría de los casos. Actualmente esta dilatación se puede realizar de dos formas una mecánica y otra farmacológica. (Ver artículo sobre Familia Extensa)

Por ser un procedimiento relativamente sencillo no se requiere de una preparación previa, lo que si se va a requerir es de un examen de sangre para verificar valores normales del organismo. Verificar que no se esté padeciendo de anemia  y lo niveles de coagulación en la sangre, entre otros aspectos fundamentales.

Practicarse una ecografía transvaginal que permite verificar el flujo sanguíneo dentro del organismo de la mujer, y así determinar si se puede realizar el legrado sin ningún tipo de problemas.

legrado 4

Se recomienda o es lo más recomendable no comer ni beber nada al menos ocho horas antes de realizar el procedimiento y sobre todo si se va a administrar anestesia  general.

Se prohíbe la ingesta de cualquier medicamento una semana antes de realizarse el procedimiento así sea prescrito por el médico, ya que esto podría alterar la coagulación de la sangre, ocasionando complicaciones en el procedimiento.

Una vez en el centro de salud el médico tratante le indicara que tipo de anestesia le será administrada, bien sea local o general partiendo de lo que es ideal para cada caso, ya que no todos los organismo son iguales o reaccionan igual a los distintos procedimientos y medicamentos.

Se realiza en cualquiera de las dos modalidades de legrado la dilatación del útero no más de 10 milímetros como mencionamos anteriormente y se procede con la aspiración o el raspado.

legrado 5

Posteriormente ese tejido es llevado a un patólogo para que realice un estudio anatomopatológico de esa muestra, en la que en el lapso de una semana se obtendrían los resultados.

Luego viene un proceso de descanso, reposo y recuperación de los efectos de la anestesia en una sala de recuperación por espacio de una hora máximo para luego continuar con el reposo en casa.

Cuidados

Es muy importante el cuidado que se debe tener después de haberse practicado un legrado, a pesar de ser un procedimiento sencillo y los efectos no duran mucho se debe tener mucho cuidado en no realizar tareas que podrían poner en riesgo su salud.

Luego de haberse practicado un legrado la mujer puede volver a sus actividades y vida normal, siempre y cuando no presente malestares en su rutina, pero si se siente bien el mismo día si así lo quiere se puede incorporar a sus funciones diarias.

Es total y absolutamente normal que presente dolores abdominales, en la espalda y en la pelvis, las duchas calientes o almohadas térmicas son ideales para este tipo de dolencias, lo que se recomienda también en estos casos es la ingesta de analgésicos previa consulta con el especialista o medico tratante.

Otro de los síntomas normales de esta intervención son los sangrados, es probable y normal que durante las siguientes dos semanas se presenten sangrados vaginales, pero después de esto no debería de continuar con este tipo de sintomatología.

Ahora bien si el legrado se practico producto de un aborto es posible que esta persona tenga que recurrir algún especialista para tratarse, ya que podría acarrear problemas de carácter psicológico que si no se tratan a tiempo podrían empeorar y poner en riesgo la salud física y mental de la paciente. (Ver artículo sobre Funciones de la Familia)

El ciclo menstrual es otro de los factores que se ve afectado, o mejor dicho alterado con este tipo de procedimientos, aunque  se presentan sangrados en las dos primeras semanas luego del el legrado, la ovulación puede presentarse antes y es muy importante estar atento a esto para utilizar el método anticonceptivo que así se desee.

Ahora bien la menstruación vuelve a su ciclo normal a las dos o seis semanas luego de haberse practicado un legrado. No es para nada recomendable tener relaciones sexuales entre los primero 10 o 14 días posteriores a la intervención.

legrado 6

Tampoco se recomienda utilizar tampones, realizarse duchas vaginales o bañarse intensamente, en este último caso se recomienda una ducha, pero nada de bañeras o piscinas ya que esto incrementaría el riesgo de infecciones. Se debe evitar realizar ejercicios físicos intensos ya que eso provocaría hemorragias y dolores innecesarios.

Existen otros síntomas asociados a la práctica del legrado que son fiebres y calambres, también se pueden llegar a sentir cólicos intensos, la mujer puede presentar también mareos, un flujo vaginal con mal olor y un sangrado abundante con la presencia de algunos coágulos, si esto es así se recomienda asistir al médico a la brevedad posible.

Estadísticamente hablando la mayoría de las mujeres se recuperan satisfactoriamente luego después de realizarse un legrado, sólo el 1% puede presentar algún tipo de complicación.

Riesgos

Toda intervención tiene sus riesgos y el legrado como una de sus extensiones no está exento de producirlas es por ello que aquí te indicamos alguno de los riesgos de este procedimiento.

Mucho de los riesgos asociados al legrado están vinculados a la no extracción por completo de todo el contenido en la cavidad uterina, otro de los riesgos es la perforación del útero de la paciente.

Otro de los daños que se pudieran causar es el daño al endiometro que no es otra cosa sino la mucosa que recubre el útero por su interior, es muy conjuntivo y está extremadamente vascularizado.

Este órgano es de vital importancia ya que allí se alojara el cigoto después de la fecundación, es allí donde se desarrolla la placenta, las alteraciones naturales que allí ocurren en lo vasos sanguíneos durante los ciclos menstruales es lo que va a permitir la implantación del embrión humano.

Otro riesgo que se corre es el padecimiento del síndrome de Asherman que es en pocas palabras la adherencia intrauterina, llamada así por el médico de nacionalidad israelita que lo descubrió. Es una condición que se presenta por las adherencias o fibrosis dentro del útero producto de algunas cicatrices que allí existan.

Pueden ocurrir también daños en la cérvix es un componente anatómico exclusivo de las mujeres, es una porción fibromuscular de la parte inferior del útero que se encuentra y se proyecta dentro de la vagina. Esta cavidad es la que permite la salida de la menstruación pero también permite la entrada de los espermatozoides a la cavidad uterina y con ella a las trompas de Falopio.

Se pueden presentar también infecciones en el útero, en la zona pélvica desencadenando hemorragias que podrían ser graves para la paciente si no se logra detener a tiempo.

Consecuencias

El legrado es una intervención sencilla, que aunque es raro que se presenten complicaciones tiene sus riesgos para la salud de la mujer bien sea por impericia inexperiencia o simplemente no estar en manos de un verdadero especialista.

Una mujer que se practique un legrado puede traerle como consecuencia la punción del útero, aunque en la actualidad las cámaras que se insertan en las legras hacen poco probable que se pueda realizar la punción del útero no se está exenta de esta práctica.

El desgarre del cuello uterino, es rara y poco frecuente que ocurra, y se presenta más que todo al momento de la dilatación de la cavidad uterina, pero de ocurrir se podría restaurar de inmediato al realizar una sutura al momento, aunque si el desprendimiento es mayor sería necesario una cirugía a nivel de quirófano.

Otra de las consecuencias de un legrado son la oclusión del útero por la cicatrización o lo que se conoce comúnmente como el síndrome de Asherman, del cual líneas arribas mencionamos, pero que no es otra cosa sino la adherencia de material cicatricial a las paredes del útero.

Provocando que esta cavidad sea algo más estrecha y el tejido endometrial de muy mala calidad para su estudio, lo que también dificultaría un próximo embarazo, siendo la cirugía la única cura ante este mal.

Las hemorragias son un riesgo latente en toda intervención y a pesar de que en el legrado son poco frecuente no se está exento de sufrirlas,  pero repetimos que es poco probable ya que en el útero no circulan venas de gran envergadura.

Existen microbios dentro de la vagina de la mujer que podrían depositarse en el útero que podrían aflorar durante la intervención y producir algún tipo de infección pero nada grave que no pueda tratarse con antibióticos administrados vía intravenosa para paliar los efectos de la infección. (Ver artículo sobre Familia Disfuncional)

Una de las funciones o prácticas quirúrgicas del legrado es limpiar la cavidad uterina luego de haber sufrido un aborto espontaneo, el legrado lo que busca es limpiar la zona de restos de embrión o de placenta para propiciar un nuevo embarazo y que la paciente esté libre de infecciones.

legrado 10

Ahora sin embargo errores médicos en la práctica de esta técnica podrían generar infecciones a los pocos días en la paciente o complicaciones posteriores. Los posibles beneficios de un legrado son más que las consecuencias negativas asociadas a esta práctica.

Se dice que resulta mucho más fácil volver a concebir un nuevo bebe luego de haberse practicado un legrado ya que el útero queda totalmente limpio sin rastros de ninguna partícula o interferencia alguna.

Legrado uterino

El legrado uterino es un procedimiento de expansión o dilatación del útero y posterior raspado o limpieza del área con la intención de recolectar tejido. Es muy sencillo y no revierten grandes riesgos para la salud.

Instrumentado

El legrado instrumentado, por instrumento o con instrumentos es introducido en la medicina por el cirujano y ginecólogo de origen francés Joseph Claude hacia 1846, cuando emplea por primera vez la cureta.

20 años más tarde son inventados y utilizados los dilatadores vaginales elaborados originalmente en metal. Ya entrado el siglo XX, más específicamente en el año de 1924 Howard Atwood Kelly comienza a practicar intervenciones utilizando la técnica del legrado, en un principio era sin ningún tipo de anestésico.

Ya mas adentrado en el siglo XX Emil Novak diseña una cureta para la extracción de biopsias, algo de menor calibre pero con una punta de sierra que serviría para hacer pequeños cortes y tomar las muestra de tejido.

Según la especialidad es la indicación para la práctica de esta técnica por ejemplo los ginecólogos la emplean para determinar hemorragias uterinas anormales, hiperplasia endometrial, pólipos endometriales y DIU traslocado. (Ver Artículo sobre Familia Reconstruida)

Ahora en el caso de los obstetras lo recomiendan cuando existe un aborto incompleto, un aborto provocado, algún tipo de enfermedad trofoblastica o retención de restos de placenta.

Los materiales más comunes para realizar este tipo de procedimientos son las legras de Sims, los dilatadores Hegal, pinzas Possi y Foesters, histeristómetro y alguna solución antiséptica.

legrado 11

Luego de tener claro los instrumentos y sus usos se procede a realizar la limpieza de la zona, se realiza luego un tacto manual para verificar el tamaño del útero y la posición de la pelvis.

Luego de ello se introduce el especulo, lo que ayudara a expandir la cavidad uterina, para proceder a introducir el histriómetro lo que dará con mayor precisión y exactitud el tamaño y la posición del útero.

Ahora bien la dilatación del útero se puede realizar de dos maneras bien sea de manera mecánica o manual o ya sea por vía farmacológica, es allí donde el médico determinara cual de las dos maneras usará  dependiendo de la condición de la paciente.

Una vez dilatada la cavidad uterina se introduce la legra o cureta, la cual se emplea de adentro hacia afuera y con movimiento que simulan las agujas del reloj por todo el útero asegurándose el médico de limpiar bien la zona, haciendo énfasis en las caras anteriores y posteriores del útero.

Se debe asegurar que la zona este limpia antes de terminar con el procedimiento para evitar las posibles sinequias.

Como ya hemos dicho alguna de las complicaciones más comunes podrían ser la perforación uterina o del recto, lo que ocasionaría infecciones, también entre las consecuencias tardías estaría la endometritis, dolor pélvico, amenorrea, trastorno en la fertilidad, desgarro del útero, entre otras complicaciones.

Recuperación

El proceso de recuperación puede ser rápido así como es el procedimiento en sí, ya que no requiere de un proceso de reposo prolongado sino los tiempo los dará la paciente en función de cómo vaya reaccionando a la intervención.

Que se recomienda no realizarse baños en bañeras o baños de inmersión, con el propósito de evitar infecciones, no se recomiendan las relaciones sexuales y de no poder abstenerse de hacer es recomendable en lo posible utilizar preservativos.

legrado 13

En caso de haber algún tipo de dolor asociado a la intervención se recomiendan analgésicos o la colocación de compresas calientes o almohadas térmicas, por lo general estos dolores o malestares son en la zona pélvica o de la espalda.

En el término de 10 a 15 días se realiza una nueva revisión o chequeo para ver la evolución y mejoría de la paciente y si todo está en orden se le podría dar de alta absoluta reinsertándose en la vida normal y en sus actividades.

Luego de transcurridas 24 horas es recomendable caminar para ir de a poco volviendo a la normalidad, pero sin realizar mayores esfuerzos o trabajos muy pesados que podrían ocasionar otras complicaciones.

Tipos

Existen dos tipos de legrado en función del especialista que así lo indique, cada uno posee criterios médicos por los cuales practicarse cada uno de ellos, aquí explicaremos las razones de cada uno.

Endocervical

Este es un procedimiento en el que consiste en la extracción de un tejido algo anormal de cuello del útero con un instrumento denominado cureta, esta muestra es examinada por un patólogo bajo un microscopio para verificar si existen síntomas o signos de cáncer o indicios de el en el cuello uterino.

Esta prueba es realizada luego de que en test de Papanicolaou arroja un resultado anormal, siendo este el primer paso para determinar si existe o no la presencia de algún tipo de cáncer en las paredes del útero.

De ser necesario y requerir un procedimiento más fuerte o mas invasivo el ginecólogo en este caso tendrá que referir a la paciente a un ginecólogo oncólogo, y será este el especialista en los tipos de cáncer del aparato reproductor femenino.

Evaluar los antecedentes y realizar un examen físico son los primeros pasos que se deben realizar para descartar la presencia de cáncer en el útero. Además de una revisión exhaustiva de los ganglios linfáticos que es donde se presentan los síntomas de metástasis con mayor frecuencia. (Ver artículo sobre Familia Ensamblada)

El resultado alterado de la prueba de Papanicolaou, no es certeza de la aparición de este tipo de cáncer o precáncer solo es un indicio, pero que se debe complementar con otros exámenes tales como biopsias, raspado endocervical y conizacion o biopsia de cono.

legrado 14

La colposcopia es un examen que se realiza mediante la exploración a través de la observación del cuello uterino, no es un examen molesto ni revierte dolor para la paciente, ya que el médico se coloca unos lentes con un aumento considerable lo que le permite ver al detalle toda la cavidad uterina y determinar si existen anomalías en la zona para realizar posteriormente otros estudios.

Para las biopsias cervicales se pueden realizar varios tipos existen las colposcopica  es la detección de áreas anormales con el colposcopio y con unas pinzas de biopsias se extirpa una pequeña sección del útero, esta puede causar malestares a la paciente y algo de sangrado, por lo que generalmente se coloca anestesia local para alivianar estas molestias.

Curetaje endocervical no es otra cosa sino que raspar las paredes del útero utilizando una cureta para determinar si existen lesiones que podrían resultar en cáncer o pre cáncer o áreas con riesgos de infección con VPH. Luego de ese raspado esa muestra es enviada a un laboratorio para su estudio.

La biopsia de cono o conizacion es un procedimiento que se realiza extrayendo un trozo de tejido del cuello uterino en forma de cono entre la exocervis y la endocervis que son los lugares por excelencia donde se desarrollan mas este tipo de cáncer. Este procedimiento es utilizado también para la extirpación de varios tipos de pre cáncer o tumores cancerígenos en fases iniciales.

legrado 15

Este tipo de procedimientos no impedirá que las mujeres queden embarazadas, lo que si puede producir es aumentar el riesgo de presentar embarazos prematuros.  Ahora si una biopsia arroja síntomas de pre cáncer, el médico tratante es quien evitara la aparición de un verdadero cáncer.

Por aspiración

Este procedimiento se realiza con la intención de extraer y remover toda la acción fetal que se encuentra en el útero de la madre y se debe realizar antes de las primeras tres semanas de gestación ya que aun es un embrión con la formación de la placenta lo que se está aun formando.

De este procedimiento se desprenden dos que son, la regulación menstrual que es la introducción de de una cánula de plástico por el útero de la paciente de al menos 6 milímetros de diámetro pegadas a una jeringa de al menos 50 cc de capacidad.

Para realizar este procedimiento no es necesario el uso de anestesia y resultaría ideal hacerlo al momento de la quinta o sexta semana de gestación, lo que en este tiempo es infalible sólo presentando entre un mínimo de 2% y un máximo de 4% de falla.

legrado 16.1

Ahora el segundo método es el legrado por succión este procedimiento es muy común y es aceptado realizarlo entre la séptima y duodécima semana de gestación pero la potencia de la succión debe ser mayor y la cánula debe ser obviamente de mayor tamaño.

En este procedimiento si es necesario utilizar anestesia, ya que la cavidad uterina debe ser dilatada para poder introducir con mayor facilidad el instrumento que será mas grande y más grueso, ahora el resultado de este procedimiento es calificado como excelente.

Legrado diagnóstico

El legrado diagnostico se diferencia del legrado tradicional ya que el primero lo que busca es extraer tejido para el estudio de ciertas patologías mientras que el segundo solo es la extracción del embrión interrumpiendo así el embarazo.

Esta es una intervención quirúrgica en la que se extrae una muestra endometrial y endocervical para realizar un estudio anatomo patológico, se realiza en los casos en que la paciente haya presentado metrorragia o hemorragia uterina atípica, este tipo de procedimiento tiene un valor terapéutico que contribuye con el cese del sangrado.

Este tipo de procedimiento requiere de anestesia y única y exclusivamente se puede y se tiene que realizar por vía vaginal, ahora todo el material obtenido de esta exploración debe y tiene que ser enviado para ser estudiado por un patólogo en un análisis anatomo patológico.

legrado 17

Es un estudio que ayuda a determinar el sangrado uterino anormal y la extirpación de tumores benignos en la región uterina, este procedimiento a diferencia de otros no pone en riesgo la fertilidad de la mujer.

Evacuador

Es la expulsión de los restos de óvulos que pudieran estar presente en la cavidad uterina luego de haber finalizado el embarazo, bien sean por efectos post abortico o efectos post parto.

Es una intervención sencilla que requiere de anestesia ya que solo se puede realizar por vía vaginal, y consiste en la dilatación del útero y la introducción de un instrumento metálico o una aspiradora para extraer el contenido no deseado dentro del útero.

Este vaciado persigue evitar infecciones producidas por este tipo de restos dentro del útero, así como también evitar trastornos hematológicos, incluso este procedimiento es empleado en mujeres que recién acaban de dar a luz y en su tracto uterino tienen restos de placenta u otro elemento.

legrado 18.1

Como una alternativa a este procedimiento, esta la administración vaginal de un medicamento denominado misoprostol, pero si es bajo la estricta vigilancia médica para que este procedimiento pueda llegar a feliz término.

Ahora este material extraído de la paciente y recolectado es enviado a un laboratorio para su estudio anatomo patológico para así poder completar el ciclo del diagnóstico, estos resultados conclusivos se podrían complementar con otros tratamientos como las quimioterapias y las hormonoterapias.

El no realizar este procedimiento podría acarrear severas consecuencias para la paciente, lo que la llevaría a padecer de hemorragias uterinas y trastornos en la coagulación de la sangre, en un caso extremo de una complicación producto de la ausencia de este procedimiento se podría incluso a extirpar el útero, solamente con la intención de salvar la vida de la paciente.

Los riesgos intrínsecos de practicar este procedimiento a las pacientes son infecciones, hemorragias y perforaciones de la cavidad uterina, aunque insistimos con las cámaras colocadas en la parte superior de la cánula ya se tiene una mayor visión y panorama de lo que se está realizando, minimizando así los riesgos de perforación u otras complicaciones.

legrado 19

Puerperal

Esta intervención no es otra cosa sino la extracción de los restos de óvulos o de la placenta o parte de ella de la cavidad uterina, para esto se requiere de un material adecuado de características quirúrgicas, pero en ocasiones se hace necesario extraer la placenta con la mano.

Que es lo que se quiere, se persigue o se busca con el legrado puerperal, limpiar la cavidad endometrial de restos de ovarios luego del parto, para evitar con ello sangrados o infecciones que pudieran complicar la salud de la paciente, a veces se necesita realizar un segundo procedimiento para terminar de limpiar bien la zona afectada.

Este procedimiento sólo puede ser realizado de manera vaginal y como toda intervención quirúrgica tiene sus riesgos estas son: infecciones y fiebres, hemorragias que en algunos casos se hace necesario la utilización de las transfusiones, una indeseable perforación del útero, la presencia de mas restos con la obligación de volver a limpiar la zona.

Todos los restos extraídos son llevados a un laboratorio, para los respectivos análisis anatomo patológicos con la intención de obtener un diagnostico definitivo informándole a los familiares de la paciente o el representante legal así sea el caso.

legrado 20

Legrado y menstruación

Luego de un legrado es muy común preguntarse como es el periodo menstrual, como debería de aparecer, como son sus síntomas, como no confundir una menstruación con un sangrado profuso y como atacarlo.

Los legrados son procedimientos quirúrgicos que se realizan para determinar diferentes patologías tanto ginecológicas como obstetras en una paciente, lo que sí es seguro es que esta intervención se realiza al raspar las paredes del útero para determinar el porqué de muchos síntomas.

Por ejemplo el legrado se realiza para determinar el porqué de una menstruación irregular o abundante, en el diagnostico de cáncer de cuello uterino, para limpiar la cavidad uterina luego de un parto o un aborto espontáneo.

Son cirugías sencillas que se pueden realizar bajo anestesia general o local y generalmente son ambulatorias, por lo que la mujer puede incorporarse a sus actividades normales relativamente pronto.

Las dolencias propias de una intervención también son normales, dolores y molestias son naturales que aparezcan luego de este tipo de procedimiento tan invasivo pero se recomienda la ingesta de analgésicos que ayudaran a mitigar los efectos de este procedimiento.

legrado 21

Es importante estar atento a los sangrados que son muy comunes a las semanas de realizado estos procedimientos, lo que lleva a las personas a confundirlos con el ciclo menstrual regular, y ante esto hay que tener cuidado, ya que existe una herida en el útero propensa a infecciones.

Así como la menstruación en cada mujer es distinta en situaciones normales en estos casos es muy similar, la menstruación puede variar según la paciente, así como el motivo que impulso a realizar la intervención.

Que es lo normal o lo habitual, que vuelva el ciclo menstrual entre las primeras 4 o 6 semanas luego de la intervención, si observan sangrados antes de ese tiempo es que se está en presencia de una sangrado propio del procedimiento que no debería de llamar la atención o encender las alarmas, a menos que sea un sangrado muy abundante que requiera una visita al médico para su evaluación.

En el caso de una mujer a la que se la haya practicado un legrado esa primera menstruación puede ser mucho más abundante y su duración más de lo habitual, estas anomalías se pueden prolongar por espacio de tres meses hasta que se logre normalizar el ciclo menstrual, sobre todo si ha sido un legrado post parto.

legrado 22

Se insiste mucho en no tener relaciones sexuales entre los primeros 10 a 15 días del procedimiento ya que los riesgos de un embarazo son muy altos, debido a la limpieza realizada en el trato vaginal y ese sangrado que se está presentando podría ser ya parte de la primera menstruación.

Legrado sin sangrado posterior

El legrado es un procedimiento quirúrgico que se realiza por diversos motivos médicos pero como ya hemos dicho anteriormente todos los organismos no funcionan igual es por ello que algunos experimentan sangrado y otros que no.

Es normal incluso que no exista sangrado posterior al legrado ya que el útero por si mismo se contrae, pero es cuestión de cada quien de cada cuerpo y de cada organismo, no todos los organismos reaccionan iguales es por ello que se ven las diferencias de las mujeres que sangran mucho y las que no sangran nada luego de practicarse un legrado sea cual sea su método utilizado.

La preocupación es lógica, normal y natural pero medicamente hablando no existe una explicación lógica y científica que lleve a determinar el porqué de este fenómeno, mas allá de establecer las diferencias corporales, hormonales y biológicas de cada persona.

No hay de que preocuparse si no existe sangrado luego del legrado, de lo que si hay que preocuparse es de la aparición de síntomas anormales como por ejemplo fiebre, ya que eso podría ser un indicativo de alguna infección en la cavidad uterina.

legrado 23

Legrado y nuevo embarazo

Como el legrado es un procedimiento invasivo pero se podría considerar menor y ambulatorio, lo primordial es que el legrado se realice en las primeras semanas del embarazo, aunque esto no revierte ningún tipo de riesgos ante un nuevo embarazo.

Sea cual sea la razón del legrado su objetivo es el de limpiar el útero y la mujer en un  tiempo relativamente corto puede volver a su vida normal incluso si la pareja se siente con el ánimo necesario puede intentar poder tener un nuevo bebe si así lo deciden.

Se recomienda al menos de 90 días para que el cuerpo y el ciclo menstrual se regularice y todo el ciclo se reacomode luego de las alteraciones hormonales, es recomendable para la mujer esperar dos ciclos menstruales para darse cuenta de que ya todo su organismo está totalmente restablecido y así intentar una nueva búsqueda.

Se puede escuchar exagerado el lapso de 90 días, el problema radica en que existen cicatrices que deber cerrar adecuadamente, además de la regularización hormonal, pero luego de esto la mujer que fue sometida a un legrado está en capacidad de volver a concebir como una mujer a la que nunca se le ha practicado este tipo de procedimientos.

En este caso existen dos tipos de heridas las físicas y las emocionales, las primeras seguramente son las primeras en sanar y se dice que las segundas tardan su tiempo en cicatrizar.

El entorno y la familia juegan un papel importante en este sentido, regularmente las mujeres después de un procedimiento de legrado pueden llegar a sentir una sensación de vacío, por lo que es necesario realizar un esfuerzo mayúsculo para que salga de esa sensación y de esa culpa que también se siente.

La sensación de fracaso es inevitable y sobre todo la de no sentirse capaz de volver a concebir o el temor de volver a fallar son fantasmas inherentes a una perdida, es por ello que si no se logra superar esta sensación con el apoyo de la familia es importante buscar ayuda profesional.

Las emociones afectan a veces a la razón y a pesar de que físicamente una mujer ya está preparada para poder concebir si no sale de su estado anímico perturbado, no podrá volver a sentir la sensación de dar vida y ser madre, así que no hay ninguna vinculación clínica o medica que impida a una mujer volver a concebir después de un legrado, más bien todo lo contrario el organismo se encuentra en mejores condiciones para ello.