¿Has oído hablar de la espirulina?

Esta es una cianobacteria, un tipo de microorganismo azul-verde capaz de la fotosíntesis y considerado un gran suplemento alimenticio.

Esto se debe a que la espirulina es una fuente de diferentes nutrientes como vitaminas, minerales, aminoácidos y antioxidantes. También se utiliza con frecuencia como fuente de proteína vegana, ya que tiene entre el 50% y el 70% de esta sustancia.

Beneficios de la espirulina

Generalmente consumida en cápsulas y en polvo, la espirulina puede proporcionar diferentes beneficios para la salud.

Uno de sus contenidos más importantes es la vitamina B12, responsable de ayudar al funcionamiento del cerebro y a la formación de los glóbulos rojos, fundamental para combatir la anemia.

Muy utilizada por veganos y vegetarianos

Como este nutriente sólo se encuentra en productos de origen animal, la espirulina resulta ser un recurso potente para los veganos y vegetarianos estrictos.

La espirulina también tiene varios componentes bioactivos, especialmente la ficocianobilina, que proporciona efectos antioxidantes y antiinflamatorios. Los estudios han encontrado evidencia de que puede tener un efecto positivo en la salud neurológica al proteger contra los radicales libres.

Ayuda a reducir los impactos del envejecimiento y previene problemas degenerativos como el Parkinson y el Alzheimer.

Todavía se necesitan más estudios sobre la sustancia, pero ya hay investigaciones que sugieren su poder para acelerar la descomposición de la grasa y la glucosa en la sangre, una acción que reduce los niveles de lípidos en el hígado y ofrece protección contra las enfermedades cardiovasculares.

La espirulina también se utiliza comúnmente en el proceso de adelgazamiento, especialmente debido a su alta concentración de proteínas. Esto ayuda a la sensación de saciedad, disminuyendo el consumo de calorías.

A pesar de ello los efectos de la sustancia en la pérdida de peso siguen siendo controvertidos: Faltan evidencias para su recomendación y hay que destacar que lo más importante es mantener hábitos de vida saludables, que combinen una dieta equilibrada con una actividad física regular y un sueño de buena calidad.

Cuidado al tomar la espirulina

La evidencia sugiere que la espirulina no representa un riesgo para la salud, aunque puede haber una contaminación potencial por metales pesados como el mercurio, el cadmio, el plomo y el arsénico.

Aunque no es dañina, la espirulina está contraindicada para las mujeres embarazadas y lactantes, los niños, las personas con hipertiroidismo y los alérgicos a los mariscos.

También es importante consultar siempre a un médico o nutricionista antes de tomar cualquier suplemento, incluyendo la espirulina. No hay una dosis establecida y se necesita más investigación para determinar si debe ser administrada una o varias veces al día.