Normalmente se reza el Santo Rosario para pedir la intercesión de la Santísima Virgen María, sin embargo, el que se reza para una persona fallecida no es muy diferente al que se reza comúnmente, solo cambian las jaculatorias para difuntos y algunas letanías.

jaculatorias-para-difuntos

Jaculatorias para difuntos

¿Qué son las Jaculatorias para Difuntos y cómo se utilizan?

Jaculatoria proviene de la palabra en latín “Jaculari” con un significado particular y especial. Las Jaculatorias para Difuntos son oraciones breves que se rezan en una sola emisión de aire, son frases muy cortas que se dicen en una exhalación y se utiliza para alabar, pedir ayuda o dar gracias por algún favor concedido.

Te enseñamos algunos ejemplos a continuación, que se encuentran en algunos salmos:

  • “Dios mío ven en mi auxilio” Salmo 69
  • “Lava del todo mi delito y limpia mi pecado” Salmo 50
  • “Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te amo” Juan 21,17
  • “Señor, si quieres, puedes limpiarme” Mateo 8,2

Lo más resaltante de rezar las jaculatorias para difuntos que se encuentran en el Santo Rosario al igual que las letanías, es que se deben hacer con mucha fe y hacerlas de verdad, con la seguridad de que serán escuchadas nuestras súplicas.

Las oraciones de las jaculatorias del rosario son oraciones cortas que se realizan para invocar a la Virgen María, con el fin de que medie por nosotros ante nuestro Señor Dios Todopoderoso.

La idea no es repetirla por repetirlas, deben sentirse al ser nombradas con la firme convicción de que se nos cumplirán nuestras peticiones. Además si las jaculatorias para difuntos no se expresan con sentimiento, desde el amor hacia Dios y estando convencidos de lo que estamos recitando, se pueden tornar aburridas y sin sentido.

Para que puedas entender mejor dónde se rezan las jaculatorias, te invitamos a que visites el siguiente artículo donde podrás saber cómo se reza el rosario para difuntos.

¿Qué sentido tiene rezar las jaculatorias para difuntos?

Las jaculatorias independientemente de para qué sean utilizadas, deben formar parte de una pequeña rutina diaria en la vida de todo cristiano, así como te tomas tiempo para ir a Misa, rezar el Rosario, leer la Biblia, puedes también tomarte un tiempo para rezar las jaculatorias y como son frases pequeñas puedes hacerlo en cualquier momento del día para expresar amor y confianza en la voluntad de Dios, los Santos y de nuestro Ángel de la guarda.

Las jaculatorias normalmente son pequeños extractos de los textos bíblicos, donde puedes utilizar las que ya existen o crear unas que sean significativas para ti, con estas posibilidades, tienes infinidad jaculatorias para escoger y crear.

¿Cómo recitar las Jaculatorias del Rosario?

Como ya te hemos indicado anteriormente, las Jaculatorias del Santo Rosario, son un tipo de rezo corto que se realiza para invocar a la Virgen María para que interceda por nosotros ante Dios, el vocablo “Jaculatoria” se refiere a un determinado tipo de oración que ya te hemos explicado. Estas invocaciones se pueden llevar a cabo en los funerales y son algo diferentes a las Letanías del Rosario.

Como están referidas a invocaciones, oraciones, rogativas o plegarias de una manera corta, la manera de recitarlas es repitiéndolas y exclamándolas de manera continua, de esta manera es como los Cristianos Católicos se expresan y elevan todas las súplicas hacia Dios Todopoderoso.

Las Jaculatorias son oraciones para invocación, se pueden recitar en los funerales, como es el caso de las Jaculatorias para Difuntos. Para que puedas entenderlo un poco mejor, en algunos sitios las jaculatorias son conocidas como súplicas que se elevan al cielo.

Para recitar las jaculatorias es importante que se digan con el corazón, donde estén presentes la fe y la convicción de que serán escuchadas nuestras súplicas y como son un llamado a la Virgen María una de las plegarias sería “María llena eres de gracia” o “Ave María Purísima” donde son utilizadas tanto para rogar como para orar o alabar.

Otro aspecto que identifica a una jaculatoria es que va seguida de otra invocación a modo de respuesta, como: “ruega por nosotros” . A continuación te daremos unos ejemplos de las jaculatorias del Rosario para la invocación de la Virgen María:

  • “María, Madre de gracia, madre de misericordia, defiéndenos de nuestros enemigos y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.”
  • “Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, lleva todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas. Amén.”

jaculatorias-para-difuntos

Historia de las jaculatorias

Hace muchos años atrás, existían una gran variedad de oraciones, letanías y jaculatorias para el Santo Rosario, sin embargo, el Papa, llegó y las eliminó debido a que él consideraba que se habían creado por cada grupo de fieles o parroquias.

En muchos sitios se rezaban en formas distintas la oración jaculatoria, pero para promover la equidad y organizar un poco los rezos, el Papa Clemente vetó todas con excepción de aquellas que se pronunciaban en Lauretano, las que estaban en el Breviario y en el Misal.

El Rosario comúnmente tiene once encíclicas que se recitan durante el mes de octubre y que se encuentran acompañadas de las letanías Lauretanas.

Jaculatorias para Difuntos

Estas jaculatorias no se diferencias mucho de las otras, salvo que son oraciones cortas enviadas a Dios para el perdón de los pecados y la vida eterna del recién difunto, con ellas oramos a dios y le honramos, para que reciba en su seno al alma que hoy deja la tierra.

De las jaculatorias para difuntos podemos destacar el responsorio, es un libro pequeño donde se encuentran los cantos o versículos leídos por oradores y respondidos por los asistentes. En el rezo se distingue lo siguiente: La “V” significa (Versiculum) o Versículo y la “R” significa (Responsum) o respuesta.

Al morir una persona, siempre es recomendable realizarle un novenario, donde se reza el Santo Rosario que corresponda a ese día, junto a las jaculatorias para difuntos y las demás oraciones que correspondan.

El novenario tiene como finalidad, entregarle el alma del fallecido a nuestro Señor Dios, para que sea recibido en su Gloria eterna.

Igualmente, como en todas las jaculatorias, en las de los difuntos también la Virgen María sirve como intercesora del alma de ese difunto ante nuestro Señor.