Inseminación artificial

La inseminación artificial (IMF) es una técnica de Reproducción Asistida en la que el esperma se introduce en la cavidad uterina por medio de un catéter. Así, la fertilización ocurre en el cuerpo de la mujer, como ocurriría naturalmente tras una relación íntima.

Inseminación artificial: ¡conoce el tratamiento!

Si bien están muy confundidos, la técnica de inseminación artificial es diferente a la fertilización in vitro. En esta, la unión del óvulo al espermatozoide se efectúa en laboratorio, con la siguiente colocación del feto dentro del útero de la mujer.

La inseminación tiene por nombre análoga cuando se usa el semen del Asociado y heteróloga cuando se emplea un semen anónimo (banco de semen).

Cuando se indica la inseminación artificial análoga

La inseminación se considera una técnica de baja dificultad, indicada para ciertos casos de infertilidad, siendo los principales:

Cambio leve o bien moderado en el espermograma. Ciertos hombres tienen una concentración tenuemente inferior de esperma móvil. En estos casos, el embarazo natural puede ser más difícil, mas con la inseminación esta posibilidad aumenta, en tanto que hay una selección de los espermatozoides móviles y su colocación en la cavidad uterina, facilitando la llegada al sitio de fecundación.

Infertilidad no prolongada, sin causa aparente (todos y cada uno de los exámenes normales) en mujeres jóvenes.

Complejidad de la pareja para efectuar relaciones íntimas con penetración y eyaculación.

Inseminación artificial Intracervical y también Intrauterina.

Existen 2 estrategias diferentes de inseminación artificial: intracervical y también intrauterina:

Inseminación Artificial Intracervical

La inseminación artificial intracervical simula lo que pasa en la relación íntima normal, o sea, los espermatozoides se depositan de manera directa en el cuello uterino.

Solo se señala cuando no es posible la penetración vaginal por la parte de la pareja, como en casos de impotencia sexual o bien algún trastorno, así sea femenino o bien masculino, que impida esta etapa de la relación íntima.

Inseminación Artificial Intrauterina

En la inseminación intrauterina, los espermatozoides se inyectan en el útero, incrementando significativamente las posibilidades de que se hallen con el óvulo. Además de esto, no requiere la presencia de moco vaginal en cantidad y calidad convenientes para el embarazo, como es preciso con la estrategia intracervical o bien aun en la relación íntima normal.

¿Qué se precisa para realizar el procedimiento?

A fin de que la inseminación artificial se realice, es preciso que la mujer tenga por lo menos una trompa uterina normal (tuba). Como la fertilización ocurre en su interior, es preciso que deje libre el encuentro del óvulo con los espermatozoides.

En el caso de las mujeres que se han hecho laqueadura tubárica y desean quedarse embarazadas, el tratamiento indicado es la fertilización in vitro. O bien, en casos sellados, puede ser posible efectuar una operación de reversión de la ligadura.

El hombre debe tener un semen de por lo menos cinco millones de espermatozoides móviles progresivos por ml, evaluados anteriormente a través del espermograma.

Los hombres que se hayan sometido a una vasectomía no van a poder someterse a inseminación artificial; en semejantes casos, la gestación solo va a ser posible a través de una operación de reversión de la vasectomía o bien a través de un tratamiento de fertilización in vitro.

Inseminación Artificial punto por punto

Estimulación ovariana (dura entre diez y doce días)

La inseminación puede efectuarse a lo largo del ciclo natural de la mujer; no obstante, su eficiencia aumenta con el empleo de hormonas que inducen el desarrollo folicular múltiple. Asimismo se controla la estimulación para eludir la producción de muchos óvulos y eludir el peligro de embarazos múltiples.

A lo largo del periodo de estimulación se efectúan ecografías de tres a cuatro para revisar el desarrollo y la evolución de los folículos.

Maduración final de los óvulos

Si se verifica a través de ultrasonido que los folículos han alcanzado el tamaño conveniente, el procedimiento de inseminación se programará entre veinticuatro y treinta y seis horas tras la administración de una inyección de hormonas hCG que induce la maduración del óvulo.

Preparación del semen (tarda más o menos dos horas)

2 horas antes de la inseminación se efectúa la recogida del semen en la propia clínica a través de Masturbación. Tras recoger los espermatozoides se preparan en laboratorio, donde se escogen aquellos con mejor potencial de fecundación.

Inseminación

Los espermatozoides elegidos se introducen dentro de la cavidad uterina con la ayuda de un catéter, sin anestesia, en tanto que es indoloro y veloz.

Tras este procedimiento, el tratamiento ha finalizado y se empieza la espera para confirmar el embarazo.

La prueba de embarazo se hace catorce días después.

 

Leave a Reply