Incontinencia urinaria en la menopausia: ¿por qué sucede?

La menopausia llega y, con ella, muchos cambios en el cuerpo de la mujer. Es una fase de adaptación, resignación y redescubrimiento. Entre los distintos cambios que se generan en el cuerpo, uno de ellos es hormonal y puede ocasionar ciertas dificultades. Aparte del calor o bien el insomnio, la incontinencia urinaria en la menopausia puede ser un enorme reto.

La presencia de prolapsos genitales y también incontinencia urinaria asimismo pueden ser situaciones incómodas, actuando sobre la sensualidad y la autoestima. Así, es esencial que cuides de lo físico, a fin de que asimismo se deje el aspecto mental al día. Puede suceder por múltiples razones, entre ellas “el debilitamiento del suelo pélvico“.

Ese suelo pélvico es esencial para su cuerpo, por más que bastante gente no sepa de qué se trata. Realmente, es un conjunto de músculos y tendones que sostienen los órganos pélvicos como vejiga, útero, recto, intestino. ¿Has visto lo esencial que es? No obstante, ciertos factores pueden hacer que pierda su tenacidad, como la gestación y la menopausia.

Incontinencia urinaria menopáusica

Responsable de mantener los órganos del abdomen, aparte de otras funciones, el suelo pélvico puede padecer cambios menopáusicos. Eso es por el cambio hormonal, que hace que pierda el tónico. De esa forma, la vejiga ya no tiene tanta sustentación y el control de la micción se reduce sensiblemente. Con lo que uno de los primeros síntomas de que algo no marcha bien es esa pequeña escapada de orina.

Es esencial que se atienda de forma inmediata al principio de la incontinencia urinaria en la menopausia, cuando no se hace preciso ningún género de cirugía y con frecuencia ni fármacos. Con acciones simples se puede solucionar el inconveniente robusteciendo la musculatura pélvica y eludiendo otros inconvenientes. El tratamiento ha de ser dirigido por un médico de confianza y un equipo cualificado.

Existen diferentes géneros de tratamiento para el inconveniente de forma extensa. Primero, se debe cuidar la parte física, con el suplemento hormonal, fármacos e inclusive cirugía. Seguidamente, es esencial cuidar asimismo del lado sensible, puesto que la tendencia es que la mujer se aísle. Es frecuente que tenga temor de que ocurra algún percance, lo que podría afectar a la parte psicoemocional y social de la mujer.

De qué forma prevenir

Mejor que recurrir a tratamientos distintos, es prevenir que el inconveniente ocurra. Para eso, hable con su médico de confianza y vea cuáles son las opciones mejores para dejar su cuerpo bien equilibrado. Además de esto, sostener una buena nutrición para la menopausia y también hidratación y no sostener el hábito de mantener el pis asisten mucho.

Mas hay un procedimiento que puede ser la solución para ese y otros muchos inconvenientes. El ejercicio de Kegel ayuda a robustecer el suelo pélvico impidiendo el escape de la orina. Además de esto, da más soporte para la vejiga y los órganos del abdomen, reduciendo las posibilidades de escape. Si deseas otra razón para hacerlo, asimismo mejora tu vida sexual.