Ideas para el desayuno de los bebés de 1 año


Ideas para el desayuno de los bebés de 1 año.

Al cumplir un año, la mayoría de los niños se están acostumbrando a los alimentos sólidos en su dieta y dependen menos de la leche materna para sus necesidades nutricionales. El desayuno es una buena oportunidad para experimentar con alimentos que sean satisfactorios, sanos y que gusten a este grupo de edad. Es importante ofrecer una variedad de opciones y que los trozos sean lo suficientemente pequeños para que el niño pueda tragarlos fácilmente.

Harina de avena

Los copos de avena son una excelente opción para el desayuno de un niño de un año, pero es mejor prepararlos en lugar de utilizar esos paquetes instantáneos, que suelen tener sabores diversos y un alto contenido en azúcar. También es mejor preparar las gachas con leche en lugar de agua. Los niños de esta edad deben beber leche entera en lugar de desnatada, ya que crecen rápidamente y necesitan las calorías, según MedlinePlus, el sitio web de los Institutos Nacionales de la Salud. Para endulzar la avena, añade puré de manzana u otras frutas trituradas, como los plátanos. También puedes añadir pasas sultanas, pero es mejor remojarlas primero y machacarlas con un tenedor.

Huevos

Los huevos son muy nutritivos para los bebés de un año y una gran fuente de proteínas. Algunos niños son alérgicos a ellas, pero es la clara, no la yema, la que contiene los alérgenos. Es mejor servir las yemas hervidas, escalfadas o revueltas. Después de cocer el huevo, sólo tienes que separar la yema y exprimirla en un poco de leche, yogur o similar. Para el revuelto de yemas, rompe el huevo y separa la yema, luego bátelo ligeramente con leche y cocínalo en una sartén engrasada con aceite de oliva o mantequilla. Asegúrate de que la yema está totalmente cocida. Para una mayor nutrición, añade un puré de verduras.

Te puede interesar:  Cómo hacer texturas de tela en Photoshop

Yogur

El yogur es fácil de digerir para el bebé y es beneficioso para su crecimiento saludable, sobre todo si está hecho con leche entera. Utiliza yogur natural para evitar el azúcar y tener más flexibilidad a la hora de añadir sabores. Algunas buenas opciones son la salsa de manzana con canela o las rodajas de melocotón, los plátanos y las moras. También puedes añadir germen de trigo, que aporta una carga nutricional extra de proteínas, hierro, vitaminas B y E y ácido fólico al desayuno de tu hijo. Haz una vitamina con el yogur, con cualquiera de estos ingredientes o pruébalo con otros, como zumo de zanahoria o de calabaza.

Verduras

Puede que las verduras no sean una opción tradicional para el desayuno de un bebé, pero si se preparan y sazonan adecuadamente, pueden ser un sabroso complemento para la comida matinal de un niño. Los boniatos son ricos en vitamina A, betacaroteno y potasio, entre otras vitaminas y minerales. Los trozos de boniato y manzana hervidos, machacados y añadiendo un poco de agua si es necesario, son una buena combinación. Sorprendentemente, a muchos niños pequeños les gusta el aguacate, que contiene más potasio que muchas otras frutas. Corta los aguacates maduros en trozos pequeños o tritúralos con puré de manzana o salsa de pera.

Parada Creativa
IK4
Descubrir Online
Seguidores Online
Tramitalo Facil
Minimanual
Un Como Hacer
ForoPc
TipoRelax
LavaMagazine
Erraticario
Trucoteca
ZonaHeroes