Las hierbas que conocemos como hojas de laurel pueden provenir de una variedad de árboles diferentes. Una de las fuentes más conocidas es el laurel (Laurus nobilis).

Cada variedad de laurel tiene un sabor ligeramente diferente. Las hojas de laurel pueden utilizarse frescas, secas, molidas o enteras. Hay una variedad de beneficios para la salud y usos de esta hierba, lo que la hace popular para cocinar.

Beneficios de las hojas de laurel

El condimento es famoso en toda Latino América por dar el toque final a la preparación de los frijoles. Pero las hojas de laurel dan el sabor a las sopas, guisos y otros platos salados. El principal beneficio es que pueden mejorar el sabor de sus comidas sin añadir sodio.

También han sido utilizados por algunos para tratar el cáncer, los gases, la caspa y el dolor o los forúnculos articulares. Sin embargo, no hay suficiente evidencia científica para apoyar el uso de la hoja de laurel para estos beneficios.

La hoja de laurel también es conocida popularmente por facilitar la digestión de las grasas. Y también ayuda a eliminar el exceso de grasa de la sangre. En un análisis publicado en la revista del Colegio Clínico de Nutrición, los participantes que ingirieron de 1 a 3 gramos de rubia diariamente durante un mes mostraron una disminución en los índices de colesterol malo y triglicéridos.

Información nutricional

Una sola hoja de laurel utilizada en la cocina probablemente no altera el valor nutritivo del plato que se está preparando. Por lo general, la hoja se retira del plato antes de comerlo. Aunque se deje en la sopa, el guiso o cualquier otro plato, no proporciona micronutrientes o macronutrientes significativos.

Si la hierba se pica y se come en un plato, usted puede obtener algunos beneficios nutricionales. Una porción de una cuchara de sopa proporciona alrededor de cinco calorías, la mayoría en forma de carbohidratos. Los micronutrientes de las hojas de laurel incluyen la vitamina A, la vitamina C, la vitamina B6, el manganeso, el hierro y el calcio.