Hay una gran cantidad de enfermedades de la nariz que pueden afectar el sentido del olfato, entre las cuales se puede encontrar la hiposmia. En el siguiente artículo se dará a conocer todo lo relacionado con esta enfermedad.

la hiposmia

¿Qué es hiposmia?

Para ofrecer sobre la hiposmia definición específica podemos decir que se refiere a la enfermedad nasal en la cual el individuo que la padece pierde de manera parcial la capacidad de percibir los olores que se encuentran a su alrededor.

Esto quiere decir que la persona puede continuar percibiendo los olores que le rodean pero de manera mucho más disminuida, y debido a esto le puede costar diferenciar algunos tipos de olores o inclusive identificar cuál es el olor que está percibiendo en ese momento.

Si bien la hiposmia es una enfermedad grave debido a la manera tan directa en la que afecta al sentido del olfato, se puede decir que es la afección más leve que puede perjudicar a este sentido, debido a que también se encuentra la anosmia, la cual es una enfermedad donde la persona pierde el olfato de manera completa, es decir, el enfermo se vuelve incapaz de percibir ningún tipo de olor a su alrededor, por más que lo intente.

[su_box title=”Enfermedades que afectan al olfato” radius=”6″][su_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=ZkgSmoU_xE0″][/su_box]

Esta es una enfermedad sumamente común en todas las personas, sin distinguir sexo, color, edad ni nacionalidad, por lo que casi todos los individuos humanos del planeta, por no mencionar todos, han tenido que sufrir esta afección en algún momento de sus vidas.

Es por esto que la enfermedad no constituye mayor riesgo para la persona que la experimenta, y lo que debe realizar es colocar el tratamiento de la hiposmia inmediatamente luego de sentir que su capacidad del olfato disminuyó, para curarse lo más rápido posible.

Es importante destacar también que en algunos casos esta enfermedad aparece por sí sola, es decir, constituye una afección en toda regla, mientras en otros casos pasa a ser parte de otra enfermedad, de manera que puede constituir un síntoma de otra, por lo que no se encuentra apareciendo de manera individual.

[su_note]Esto es importante porque a la hora de colocar tratamiento no se debe atacar una sola enfermedad, sino que deben ser tratadas ambas para obtener una curación completa.[/su_note]

poliposis nasal-42

El olfato y los receptores olfativos

En primera instancia, es importante definir y tener totalmente en cuenta el significado del olfato y la manera en que este funciona, debido a que es el órgano que se ve afectado en el desarrollo de esta enfermedad.

De esta manera el olfato es uno de los cinco sentidos, el cual cumple como principales funciones captar e identificar los diferentes olores del medio ambiente que rodea a las personas, por lo que es un sentido que trabaja con sustancias químicas, categoría en la cual se incluyen los olores.

Esta función del olfato es netamente superficial, ya que tras de ella es que se encuentra el verdadero trabajo del olfato, el cual consistiría en captar la calidad de los alimentos que van a ser consumidos por el individuo, reconocer algún tipo de peligro medioambiental que se encuentre cerca, relacionar algún olor con un recuerdo previo o delimitar que cosas son desagradables en base al olor.

De este modo, queda evidenciado como el olfato tiene múltiples funciones, las cuales son todas importantes para el organismo.

olfato, sentido de la hiposmia

Cuando una persona sufre de hiposmia, esto se debe a que los receptores olfativos o receptores olfatorios presentan algún tipo de falla, debido a distintos motivos.

Estos receptores son pequeñas glándulas que se encuentran ubicadas de manera estratégica a lo largo de todas las fosas nasales, y se acumulan en pequeños grupos a lo largo de sus ubicaciones, de manera que realizan parte de las funciones ya mencionadas, para ayudar al cerebro en sus labores.

De esta manera, a pesar de que los receptores aún envían todos los olores mediante el nervio olfativo hacia el cerebro para que los mismos sean interpretados, ellos cumplen una parte fundamental en este proceso, por lo que se podría decir que son como pequeños cerebros en el área de la nariz, ya que no solo reciben y envían información sino que además se encargan en una pequeña porción de procesarla.

receptores olfatorios de la hiposmia

Existen alrededor de 400 receptores olfatorios alrededor de toda la nariz, y los mismos se encuentran ubicados de manera consciente, es decir, sus posiciones no fueron distribuidas al azar.

Los receptores que se encuentran más cerca del epitelio son aquellos que se encargan de percibir todos los olores agradables para la persona, mientras que los que se encuentran en el lado opuesto son aquellos que trabajan con los olores desagradables. Así, cuando una persona percibe un olor agradable o desagradable, se activan distintas partes de la nariz.

Tomando en cuenta estos conceptos planteados, existe la posibilidad de decir que el hecho de que un olor sea agradable o desagradable para una persona no depende de su psicología ni de sus gustos, sino que depende enteramente de la fisiología de la persona.

No obstante, hay autores que han señalado que el contexto y la cultura de una persona pueden influir en esas clasificaciones de los olores, por lo cual los receptores olfatorios pueden desplazarse y ubicarse en lugares distintos a lo largo de sus vidas.

[su_box title=”Funcionamiento del Olfato” radius=”6″][su_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=xQqq-9u6QqI”][/su_box]

Características

La hiposmia es una enfermedad nasal que presenta una serie de características que permiten diferenciar a esta enfermedad de cualquier otra que perjudique al área de la nariz o a sus estructuras adyacentes. De este modo, algunas de las características que se puede decir que identifican a esta enfermedad son las siguientes:

[su_list icon=”icon: asterisk” icon_color=”#15ab16″]
  • Es un trastorno olfatorio de nivel leve pero que puede afectar de manera significativa la vida de la persona.
  • Cuando una persona padece de esta enfermedad aún es capaz de oler pero la intensidad de los olores queda significativamente disminuida.
  • No suele producir dolores de ningún tipo, a menos que la causa de origen de la enfermedad produzca alguna dolencia.
  • Es bastante fácil de curar, si la misma es diagnosticada correctamente y a tiempo.
  • Los nervios olfativos que se puedan ver alterados vuelven a su posición original una vez que la persona está totalmente curada.
  • En algunos casos es una enfermedad, mientras en otros casos es un síntoma.
  • Si la hiposmia no es tratada a tiempo puede desembocar en anosmia, lo cual conlleva a la pérdida total de la capacidad del olfato.
  • Es una enfermedad bastante común, y por lo tanto puede ser causada por múltiples agentes o situaciones, sin necesidad de alarmarse debido a la aparición de la misma (ver artículo: rinorrea)
  • Esta afección es adquirida, lo cual significa que no existen casos en los cuales las personas hereden la enfermedad; no es una enfermedad o afección congénita ni hereditaria.
  • Se puede repetir muchas veces en la misma persona, es decir, haber sufrido ya una vez de esta enfermedad no garantiza que la persona no la vaya a volver a sufrir; por el contrario, esto significa que ahora el individuo es más propenso a volver a padecer de hiposmia.
  • No hay un rango específico que permita identificar en qué momento o a qué tipo de personas les pueda acontecer esta enfermedad, por lo que se debe tener cuidado con ella a lo largo de toda la vida, sin importar las características que presente la persona o el lugar en el que haya nacido. [/su_list]
[su_box title=”Pérdida del olfato” radius=”6″][su_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=v_jlki_53jE”][/su_box]

Causas

Existen para la hiposmia causas de diversa índole por las cuales puede desarrollarse esta enfermedad, por lo que es recomendable que las personas estén atentas ante cualquier síntoma o eventualidad con el área de la nariz, de manera que puedan ser tratadas a tiempo y los problemas no pasen a mayores.

En la siguiente lista se describen para la hiposmia causas que pueden ocasionarla:

[su_list icon=”icon: asterisk” icon_color=”#15ab16″]
  • Haber sufrido alguna enfermedad o lesión nasal de manera muy reciente, tales como pueden ser los traumatismos encefalocraneanos, alguna infección de las vías respiratorias superiores, trastornos hormonales, infecciones en el área específica de los senos paranasales, e incluso en algunos casos problemas dentales. (ver artículo: fracturas orbitarias)
  • La presencia de poliposis nasal, es decir, varios pólipos nasales a lo largo de la nariz. (ver artículo: síntomas de la poliposis nasal).
  • La exposición prolongada o durante un largo período de tiempo a químicos como insecticidas y solventes, o a medicamentos excesivamente fuertes y dañinos, que afecten o tengan algún efecto específicamente en el área de la nariz, ya que perjudican directamente al nervio olfativo.
  • La realización de cirugías conocidas como craneotomía, las cuales consisten en cortar una porción o más de una parte del cráneo, y para esto el cirujano requiere modificar o trabajar con el nervio olfativo, de manera que lo puede manipular y perjudicar, generando esta enfermedad.
  • La radioterapia, consecuencia de una persona que sufre de cáncer en las áreas del cuello y la cabeza, debido a que en estos casos los rayos se encuentran muy cerca de las estructuras olfativas y las pueden alterar de manera perjudicial.
  • La demencia de Parkinson, o comúnmente conocida como enfermedad de Parkinson, ya que uno de sus síntomas más tempranos suele ser la aparición de hiposmia, lo cual permite o ayuda a identificar que se va a desarrollar esta enfermedad.
  • La alergia es una de las causas de hiposmia más comunes, sin embargo esta aparece de manera bastante leve y cuando la alergia desaparece también lo hace la enfermedad.
  • La aparición de infecciones virales o de enfermedades comunes como gripe. Cuando esto sucede la hiposmia dura el mismo tiempo que la enfermedad de la persona, ya que en este caso es considerada como un síntoma y no como una enfermedad en toda regla. [/su_list]

causas de la hiposmia

Si la persona presenta alguna de las causas de hiposmia mencionadas anteriormente, es importante que acuda a un médico para diagnosticar si efectivamente posee o no esta patología, y de esta manera empezar con el tratamiento adecuado lo antes posible para evitar que la enfermedad se agrave y las consecuencias se vuelvan irreparables.

Síntomas de la Hiposmia

No existen para la hiposmia síntomas de gran variedad debido a la manera en la que la misma se desarrolla, lo cual la caracteriza. De este modo, se podría decir que el único síntoma real de la enfermedad es la sensación de la pérdida de la capacidad de olfatear o la disminución de esta capacidad de manera significativa.

Inclusive cuando la fuente de los olores se encuentra prácticamente debajo de la nariz, es muy difícil o imposible percibirlo, lo cual sería un claro indicio de que hay un problema a nivel olfativo, el cual en la mayoría de los casos se diagnostica como hiposmia.

caracteristicas de la hiposmia

[su_note]Otros síntomas de hiposmia incluyen la disminución de la capacidad para saborear, debido a que el sentido del olfato y del gusto se encuentran estrechamente conectados.[/su_note]

Sin embargo, esto no sucede en todos los casos, por lo que puede haber personas a las cuales les disminuya la capacidad de percibir olores pero puedan seguir saboreando los distintos alimentos que consumen de la misma manera, sin percibir ninguna diferencia digna de mencionar o identificar para ser tratada realmente como un síntoma o signo.

En algunos casos también es posible que la persona confunda olores, y esto viene directamente relacionado con la capacidad de identificar y distinguir los distintos olores del ambiente que rodea a la persona.

[su_box title=”Enfermedades que afectan el gusto y el olfato” radius=”6″][su_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=jkmhmKluHQY”][/su_box]

Al verse alterados los receptores olfativos, el olfato de la persona se altera de manera completa, por lo que sus funciones no se cumplen a cabalidad y la persona puede perder la capacidad de identificar a qué objeto o elemento pertenece cada uno de los olores que percibe, sin embargo, esto no representa el denominador común.

También es importante destacar que se pueden considerar en la hiposmia síntomas de otras enfermedades puesto que no siempre se manifiesta de forma independiente, sino que se encuentra acompañando la aparición de otras afecciones, por lo que ella misma puede constituir un síntoma.

Esto sucede mayormente en casos de la enfermedad de Parkinson, gripes, resfriados comunes o alergias, por lo que para estos casos la persona lo que debe hacer es tratar la enfermedad de origen tomando en cuenta que posee hiposmia, pero no tratar únicamente a la hiposmia porque de esta manera no logrará curarse nunca.

parkinson causa hiposmia

Diagnóstico

Cuando esta enfermedad se presenta como un síntoma de otra enfermedad subyacente, el diagnóstico radica en identificar la causa por la cual se produjo la otra enfermedad, de manera que se pueda tratar y así curar a la persona de manera definitiva.

En estos casos se pueden realizar muchos tipos distintos de diagnósticos, ya que las enfermedades que cuentan con la hiposmia como síntoma son bastante variadas y no se incluyen todas dentro de una categoría en específico.

Por otro lado, cuando la hiposmia se presenta como una enfermedad independiente y la única afección que padece la persona es esta, es necesario que se realicen una serie de pruebas para determinar en qué nivel se encuentra la enfermedad y si de verdad es hiposmia.

Todo esto con la finalidad de que el tratamiento que vaya a ser aplicado sea el más adecuado para ese caso concreto y la persona pueda recuperar su capacidad olfativa en su totalidad. Esto suele ser bastante fácil de identificar, por lo que no es común que el diagnóstico genere mayores inconvenientes.

De esta manera, a la hora de realizar el diagnóstico de esta enfermedad, lo más importante y a lo que se le debe dar prioridad por encima de cualquier otra cosa es a evaluar la capacidad olfativa de la persona, de manera que el médico especialista pueda determinar qué tan alterada se ha visto la misma.

Para esto puede utilizar distintos métodos, sin embargo hasta la actualidad no han logrado inventar una escala o un instrumento que permita realizar pruebas estandarizadas para detectar la aparición de trastornos a nivel del sentido del olfato.

Aún así existen pruebas que permiten diagnosticar esta enfermedad utilizando otros métodos, y una de ellas es la prueba de identificación de olores de la Universidad de Pensilvania, gracias a la cual es posible validar qué tan agudo se encuentra el sentido del olfato de la persona y si aún le es posible diferenciar entre un olor y otro.

hiposmia

Para la realización de esta prueba simplemente se coloca a la persona frente a un instrumento constituido por 40 muestras que se utilizan para raspar y oler, de las cuales el paciente debe identificar cuál es el olor que está generando cada muestra, de entre 4 opciones disponibles.

En base a los resultados arrojados por esta prueba el médico se puede hacer una idea bastante clara del progreso de la hiposmia en ese caso particular, para asegurar la realización de un diagnóstico completamente certero.

Otra de las pruebas que se suele utilizar es la de los viales diluidos, debido a que la utilización de estos tiene como objetivo identificar en qué nivel se encuentra el umbral olfativo de la persona, lo cual ayuda en gran medida a completar el diagnóstico y no dar cabida al error.

Sin embargo esto es una técnica que requiere un entrenamiento por parte del doctor ya que es mucho más cuidadosa y especializada, por lo que no suele ser utilizada en muchos casos, ya que un mal uso puede desviar todo el diagnóstico ya establecido.

pruebas viales para hiposmia

Tratamiento

Existe para la hiposmia tratamiento que deberá ser aplicado en cada caso y dependerá en gran medida del diagnóstico que fue realizado para esa persona.

Es por esto que se hace tanto énfasis en que la persona debe contar con un diagnóstico certero y preciso para poder utilizar el tratamiento para la hiposmia más adecuado a las características de su caso particular, y así curar efectivamente la enfermedad y no agravar las consecuencias de la misma, lo cual podría inclusive generar problemas permanentes a los cuales las personas deberán acostumbrarse.

De esta forma, en los casos más leves de hiposmia, no es necesaria la aplicación de ningún tipo de tratamiento, debido a que la enfermedad aparece de manera muy efímera y dura poco, por lo que desaparece de manera independiente.

[su_box title=”Prácticas favorecedoras para el olfato” radius=”6″][su_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=ngoq9wxPp-A”][/su_box]

Esto sucede muchas veces cuando la hiposmia es causada por alergias o por gripes y resfriados comunes, ya que estas son enfermedades bastante ligeras que pueden ser tratadas de manera rápida y desaparecer de este mismo modo, llevándose consigo la hiposmia en ese paciente.

No obstante, en todos los casos no se presenta esta situación, por lo que aquellos casos cuyo diagnóstico indique que la persona cuenta con una afectación un poco más severa, es necesario que el médico le recete de manera inmediata lo que considere para la hiposmia tratamiento pertinente, de manera que sea capaz de iniciarse lo más pronto posible y así evitar que la enfermedad se propague o se convierta en una situación mucho más grave.

Por lo general esto suele realizarse de manera efectiva y rápida, por lo que la persona no tiene que preocuparse de perder su capacidad del olfato debido a la hispomia, y si cumple con todo el tratamiento, en poco tiempo ya puede considerarse un paciente curado en su totalidad. (ver artículo: sinusitis crónica)

tratamiento de la hiposmia

Tratamiento farmacológico

Este tipo de tratamiento suele aplicarse cuando la hiposmia de la persona es producida por alguna enfermedad o algún déficit interno del cuerpo humano, como lo pueden ser las alergias, la gripe, la falta de vitaminas, entre muchas otras situaciones.

Cuando esto sucede, lo primero que se le receta es la utilización de anitihistamínicos, los cuales resultan ser sumamente efectivos para tratar este problema de manera rápida y eficiente, y curar a la persona en pocos días.

Es importante también que a la persona se le prohíba el uso de descongestionantes nasales sin importar el motivo por el cual los necesite, debido a que estos pueden causar efectos colaterales en conjunto con la toma de antihistamínicos, generando así problemas más graves que una simple hiposmia.

[su_note]Además, los descongestionantes nasales de por sí causan problemas debido a que irritan las estructuras que se encuentran en la parte interna de la nariz, por lo que de cualquier manera no son recomendados bajo ningún concepto.[/su_note]

gotas para la nariz en caso de Rinitis alérgica

Por lo general con los antihistamínicos suele ser suficiente para poder observar mejorías significativas en la persona. Sin embargo, si esto no ocurre, es necesario que la persona vuelva a acudir al médico para que el diagnóstico vuelva a ser realizado, de manera que sea posible determinar si necesita algún medicamento extra.

Tratamiento quirúrgico

Cuando la causa por la cual se produjo la hiposmia es debido a una obstrucción nasal, a una lesión en las fosas nasales, a un traumatismo encefalocraneano o cualquier otra causas física parecida, lo más probable es que sea necesario acudir a una intervención quirúgica para corregir el defecto causado por la lesión física, de manera que sea posible corregir el problema olfatorio que se presentó en la persona y que la misma pueda volver a oler de manera normal.

Si la persona va a ser sometida a cirugía, es necesario que la misma la realice un médico experto en el área, ya que la estructura nasal es una zona muy delicada y no debe ser manipulada por cualquiera, debido a que esto puede generar como consecuencia problemas mucho más graves no solo a nivel olfatorio sino también respiratorio, lo cual es posible que cause daños que en muchas ocasiones son irreparables.

tratamiento quirurgico para hiposmia

También es importante que todas las opciones sean evaluadas antes de realizar la operación, de manera que esta quede en última instancia, ya que a pesar de ser un tratamiento bastante efectivo, también es bastante riesgoso, por lo que no se recomienda utilizarlo a menos que se hayan agotado todas las demás opciones y la única manera de solucionar el problema sea mediante la realización de esta intervención.

En muchos casos las personas prefieren realizarle la intervención quirúrgica desde el principio debido a que pueden completar la operación con una rinoplastia y modelar su nariz a su conveniencia, sin embargo no se recomienda utilizar esta opción ya que son muchas las consecuencias que se pueden generar, llegando a ser inclusive más un problema que una solución.

rinoplastia e hiposmia

Pronóstico

Por lo general la enfermedad es tratable y curable de manera bastante rápida e indolora, siempre y cuando la misma sea diagnosticada a tiempo y el diagnóstico realizado sea preciso y efectivo.

No son muchos los casos que generan complicaciones luego de padecer esta enfermedad, ya que es bastante sencilla y tratable y los médicos tienen mucha experiencia e investigaciones que tratan sobre el manejo de la misma y la mejor manera de tratarla según sean los distintos casos.

Sin embargo, durante el desarrollo de la enfermedad la misma puede conllevar una serie de problemas, tales como trastornos alimenticios, debido a que el sentido del olfato de la persona se ve totalmente alterado y puede que un olor que antes le parecía agradable ahora le parezca totalmente repugnante.

gusto e hiposmia

[su_box title=”Precauciones” radius=”6″] [su_list icon=”icon: check” icon_color=”#15ab16″]
  • En vista de que el olfato se encuentra directa y estrechamente relacionado con el gusto, suele ser bastante común que durante la duración de la hiposmia la persona adquiera malos hábitos de alimentación.
  • Es importante corregir este tipo de problemas una vez superada la enfermedad, ya que puede generar trastornos de alimentación más severos o en etapas más avanzadas, los cuales representan problemas gravísimos para la salud de cualquier individuo.[/su_list][/su_box]