¿Qué es el halloumi? Nutrición, beneficios y desventajas

Halloumi es un queso semiduro típicamente hecho de la leche de cabras, ovejas o vacas. Aunque se ha disfrutado durante cientos de años en Chipre, recientemente ha aumentado su popularidad y ahora se puede encontrar en supermercados y restaurantes de todo el mundo. Debido a que tiene un punto de fusión más alto que muchos otros tipos de queso, se puede asar a la parrilla o freír sin perder su forma.

Por esta razón, generalmente se sirve cocinado, lo que mejora su sabor salado característico y lo hace ligeramente crujiente por fuera. Este artículo revisa la nutrición, los beneficios y las desventajas del halloumi, así como algunas formas simples de incorporarlo a su dieta.

Nutrición

Si bien el perfil nutricional del halloumi puede variar ligeramente en función de cómo lo prepare, cada porción proporciona una buena cantidad de proteínas y calcio. Una porción de 1 onza (28 gramos) de halloumi contiene los siguientes nutrientes:

  • Calorías: 110.
  • Carbohidratos: 0 gramos.
  • Proteína: 7 gramos.
  • Grasa: 9 gramos.
  • Calcio: 25 % del valor diario (DV).
  • Sodio: 15 % del DV.

El calcio, en particular, juega un papel clave en la función muscular, la transmisión nerviosa, la salud ósea y la secreción hormonal. Además, la proteína es importante para promover el crecimiento y desarrollo adecuados. Así como para apoyar el crecimiento muscular, la función inmune y el control de peso. Tenga en cuenta que el contenido de grasa y calorías de cada porción puede aumentar si fríe el halloumi o lo cocina en aceite.

Beneficios del halloumi

Halloumi puede estar asociado con varios beneficios potenciales para la salud.

Rico en proteínas

Halloumi es una gran fuente de proteínas, ya que contiene 7 gramos en una porción de 1 onza (28 gramos). La proteína es esencial para muchos aspectos de la salud, incluida la producción de hormonas, la función inmune y la reparación de tejidos.

Cuando obtienes suficientes proteínas en tu dieta, hacer ejercicio puede aumentar el crecimiento muscular y la fuerza mientras te ayuda a retener la masa corporal magra durante la pérdida de peso. Además, consumir proteínas después de hacer ejercicio puede promover la recuperación muscular para ayudar a reducir el tiempo de recuperación y mejorar el progreso.

Mejora la salud ósea

Al igual que otros productos lácteos, el halloumi es rico en calcio, un micronutriente que es importante cuando se trata de la salud ósea. El calcio es responsable de proporcionar a los huesos su fuerza y ​​estructura. Aproximadamente el 99 % del calcio del cuerpo se almacena en los huesos y dientes. Los estudios muestran que el mayor consumo de calcio podría estar relacionado con una mayor densidad ósea y un menor riesgo de fracturas.

De hecho, una revisión señaló que el consumo regular de productos lácteos puede aumentar la densidad mineral ósea hasta en un 1,8% durante 2 años en las mujeres y estar relacionado con un menor riesgo de fracturas óseas.

Puede proteger contra la diabetes

Algunos estudios han encontrado que el consumo de productos lácteos con toda la grasa como el halloumi podría proteger contra la diabetes tipo 2. Según un estudio realizado en 3,736 personas, el consumo regular de lácteos con toda la grasa se relacionó con un menor riesgo de diabetes tipo 2 y resistencia a la insulina, una condición que afecta la capacidad del cuerpo para regular los niveles de azúcar en la sangre.

Otro estudio en más de 37,000 mujeres observó hallazgos similares, informando que las mujeres que consumieron la mayor cantidad de lácteos tenían un riesgo 38 % menor de diabetes tipo 2, en comparación con las que consumieron menos. La proteína y la grasa en halloumi también pueden ayudar a retrasar el vaciado del estómago, lo que puede ayudar a estabilizar sus niveles de azúcar en la sangre después de las comidas.

Posibles inconvenientes del halloumi

Halloumi es relativamente alto en sodio y contiene la friolera de 350 mg en cada porción. A menudo se recomienda disminuir la ingesta de sal para ayudar a mantener niveles saludables de presión arterial en personas con presión arterial alta. Además, algunas personas pueden ser más sensibles a los efectos de la sal. Para estas personas, una ingesta alta podría causar problemas como retención de agua e hinchazón.

Además, aunque el halloumi crudo contiene una cantidad moderada de calorías, a menudo se consume frito o cubierto de aceite. Esto puede aumentar significativamente el contenido calórico del producto final, contribuyendo potencialmente al aumento de peso. También es rico en grasas saturadas, un tipo de grasa que puede contribuir a aumentar los niveles de colesterol LDL (malo) cuando se consume en grandes cantidades.

Por lo tanto, es importante disfrutar el halloumi con moderación junto con una variedad de otras grasas saludables, como el aceite de oliva, el aguacate, las nueces y las semillas. Finalmente, tenga en cuenta que halloumi no es adecuado para aquellos que siguen una dieta sin lácteos o vegana. Los vegetarianos también deben revisar cuidadosamente la etiqueta del ingrediente, ya que algunas variedades se producen con cuajo derivado de animales, un ingrediente hecho del estómago de animales rumiantes, como vacas, ovejas y cabras.

¿Cómo disfrutar del halloumi?

Halloumi tiene un sabor profundo y salado y se puede preparar y disfrutar de varias maneras. Freír el queso en un poco de aceite de oliva puede ayudar a mejorar su textura y sabor salado. También se puede asar a la parrilla durante 2-3 minutos por lado, lo que le da un color agradable y un exterior nítido.

Alternativamente, intente rociar un poco de aceite sobre el queso en una sartén, espolvorear algunas hierbas y hornearlo durante 10-15 minutos a 350 ° F (175 ° C) para un sabroso aperitivo o acompañamiento de su comida. Además, el halloumi funciona bien en una variedad de otros platos, como brochetas, ensaladas, sándwiches, curry, paninis y pizzas.

Originario de Chipre, el halloumi es un producto lácteo popular cuya textura firme y sabor salado único ahora se disfruta en todo el mundo. Dado que halloumi proporciona una buena cantidad de proteína y calcio en cada porción, agregarlo a su dieta puede mejorar su salud ósea y protegerlo contra la diabetes tipo 2. También es muy versátil y se puede freír, hornear o asar e incorporar a una amplia gama de platos.

Responder

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar