Los pulmones son parte de los órganos vitales de nuestro cuerpo, ellos pueden sufrir diferentes afecciones y en el siguiente artículo te hablaremos específicamente de la eosinofilia pulmonar, sus causas, síntomas, tratamientos y todos los datos que debes saber sobre esta enfermedad.

eosinofilia pulmonar

¿Qué es la eosinofilia pulmonar?

La sangre contiene glóbulos rojos, llamados eritrocitos y de glóbulos blancos llamados leucocitos los cuales tienen origen en la medula ósea y se subdividen en monocitos, linfocitos, basófilos, neutrófilos y eosinófilos, estos últimos mencionas se encargan básicamente de contrarrestar a las bacterias, las infecciones causadas por parásitos y es proinflamatorio durante los procesos alérgicos.

La eosinofilia pulmonar es una enfermedad en la que las cantidades excesivas de eosinófilos causan una inflamación en los pulmones. Esta enfermedad puede originarse sin razón o a raíz de ciertos factores como reacciones alérgicas a algún medicamento o antibiótico, a causa de una infección bien sea bacteriana, parasitaria o micótica, es decir a causa de hongos.

Esta enfermedad también puede ser conocida como infiltración pulmonar con eosinofilia, neumonía eosinofílica o Síndrome de Löeffler. La causa especifica de la excesiva cantidad de eosinófilos en ese síndrome es por infecciones causadas por parásitos como la Ancylostoma duodenale, Necator americanus, Ascaris lumbricoides y Strongyloides stercoralis.

Clasificación

Esta enfermedad fue clasificada por primera vez en 1952 por Crofton la cual se dividía en 5:

  • Eosinofilia pulmonar simple o síndrome de Löeffler
  • Eosinofilia pulmonar con asma
  • Eosinofilia tropical
  • Periarteritis nodosa
  • Eosinofilia pulmonar prolongada que luego se comenzó a llamar neumonía eosinofílica crónica

Posteriormente surgió la clasificación de Ollen dividida en 2:

  • El primero incluye 10 enfermedades en las que los eosinófilos son parte principal para la inflamación pulmonar
  • El segundo en el que la eosinofilia en conjunto no es muy frecuente ni variable

Síntomas

Los síntomas la eosinofilia pulmonar pueden ser inexistentes como también se presenta el caso de síntomas con un nivel de gravedad alta y algunos de ellos incluso pueden desvanecerse sin la necesidad de aplicar tratamientos.

Entre los síntomas que se presentan durante esta enfermedad se pueden ver:

  • Tos seca
  • Dolor en el área torácica
  • Malestar general
  • Disnea o ahogo
  • Contracción o estrechamiento de los bronquios de forma temporal
  • Aceleramiento en la frecuencia respiratoria
  • Fiebre
  • Erupción en el cuerpo
  • Sibilancia, el cual es uno de los llamados ruidos pulmonares

La eosinofilia pulmonar también se puede relacionar con los cuadros de compromiso a nivel de sistema nerviosos central, periarteritis nudosa, neuropatías periféricas, infiltrados pulmonares y asma.

Diagnóstico

Para confirmar la presencia de la eosinofilia pulmonar se hacen una serie de exámenes que son:

Broncoscopia: este examen se realiza con un instrumento que permite evaluar el interior de los bronquios, usualmente con la realización de este procedimiento se puede evidenciar una cantidad elevada de eosinófilos.

En este video podrás ver más detalles sobre esta evaluación 

Auscultación de tórax: es básicamente la acción de escuchar con un estetoscopio los sonidos provenientes del área torácica, en el caso de la eosinofilia pulmonar se pueden escuchar estertores, que son unos sonidos crujientes que evidencian la inflamación de los pulmones.

Examen de Conteo Sanguíneo Completo (CSC): también llamado hemograma es un examen utilizado para medir la cantidad de glóbulos tanto rojos como blancos, así como su tamaño, el nivel de hemoglobina, el porcentaje que ocupan los glóbulos rojos en la sangre, cuanta hemoglobina existe por glóbulo rojo y su concentración, y finalmente se mide la cantidad de plaquetas existentes. En cuanto a la eosinofilia pulmonar este examen se utiliza específicamente para evaluar si existe un aumento en la cantidad de glóbulos blancos, específicamente en cuanto a los eosinófilos.

Radiografía torácica: en este examen se utilizan los rayos X para examinar el área torácica, en la eosinofilia pulmonar se pueden encontrar infiltrados, es decir, sombras que no son normales las cuales pueden o no desvanecerse al pasar el tiempo y aparecer nuevamente pero esta vez en un área distinta del pulmón.

Lavado gástrico: en la enfermedad se realiza este procedimiento para verificar la presencia de parásitos.

Tratamiento

La eosinofilia pulmonar se trata de una manera muy básica pues se ataca principalmente los causantes de la infección con antibióticos o fármacos antiparasitarios, para contrarrestar la inflamación se suministran corticosteroides orales o inhalación de broncodilatadores y antiinflamatorios. En el caso extremo de que exista una complicación respiratoria grave se lleva a cabo el uso de esteroides o maquinas que brinden ayuda respiratoria.

Usualmente la eosinofilia pulmonar suele eliminarse y los pulmones responden bien a los tratamientos suministrados, sin embargo, y aunque es muy poca la probabilidad de que esto suceda, puede que la enfermedad aparezca nuevamente, esto usualmente se presenta cuando la eosinofilia pulmonar no tiene una factor especifico que la provoque o cuando la afección es tratada por medio de corticosteroides.

Explicación un poco mas detallada de qué son los eosinófilos.