Cuando el dolor ocular no es causado por una cirugía o algún trauma, puede ser indicativo de alguna enfermedad o dolencia subyacente, razón por la que no se debe subestimar.

dolor-ocular

En este artículo abordamos el dolor en los ojos sin causa aparente, no deje de leerlo y conocer algunos detalles interesantes referente a esta molestia.

Nota: Esta información no pretende sustituir la consulta con el especialista. Acuda a una cita con su médico.

¿Que es el dolor ocular?

El dolor ocular es una molestia que se percibe en la superficie del ojo o en sus estructuras profundas. En muchos casos este dolor es descrito por el paciente como ardor, comezón o punzadas, y en ocasiones dolor ocular y el dolor de cabeza.

En muchos casos este dolor se torna tan severo que reduce la visión y esto entre otros signos puede indicar la presencia de un trastorno médico grave.

dolor-ocular

Cuando este dolor se da solo en la superficie del globo ocular puede estar asociado a una sustancia o cuerpo extraño que moleste, irrite e inflame la membrana que lo recubre o a una infección ocular en desarrollo.

En algunas oportunidades el paciente describe el dolor como una palpitación o un dolor leve y constante que se percibe en el interior del ojo.

El dolor ocular puede estar acompañado de ojo rojo, sin embargo, este tipo de signos depende de la causa que lo origina, pudiendo estar acompañado de otros como visión borrosa, ojo saltón, etc.

En muchos casos molestias en la córnea que suele ser extremadamente sensible al dolor, generan dolor en la cámara anterior.

Otros nombres

El dolor ocular se conoce también como oftalmalgia, neuralgia ocular. dolor de ojo o dolor en el ojo.

dolor-ocular

Causas

Cuando se presenta dolor ocular, es porque pueden existir otros trastornos que producen esta molestia.

Generalmente estos trastornos se dividen en los que afectan la córnea, otras zonas o áreas del ojo y otras partes del cuerpo.

Los trastornos que afectan la córnea son la causa más común de los dolores en los ojos, generalmente ocurre por algún tipo de abrasión o arañazo corneal, la presencia de cuerpos extraños o por una afección de la conjuntiva o de la córnea.

En algunos casos el  están muy relacionados. Entre las causas o motivos más frecuentes del dolor ocular encontramos:

  • Complicaciones de una cirugía del ojo.
  • Cuadros alérgicos
  • Blefaritis  o inflamación de los párpados.
  • Quiste en el párpado que se conoce como chalazión
  • Cefalea en racimos, tipo de dolor de cabeza muy severo.
  • Lentes de contacto
  • Abrasión corneal
  • Herpes en la córnea
  • Ojos secos, es decir con poca producción de lágrimas.
  • Ectropión y entropión, afecciones que implican una malposición de los párpados, doblándose en un caso hacia afuera y en el otro, hacia adentro respectivamente.
  • Infecciones en el párpado
  • Presencia de un cuerpo extraño en el ojo.
  • Dolor ocular por glaucoma
  • Lesiones por traumatismos contundentes o quemaduras
  • Iritis o inflamación del iris del ojo (parte de color)
  • Queratitis o afección de la córnea
  • Nervio óptico inflamado o neuritis óptica.
  • Conjuntivitis
  • Escleritis, afección de la parte blanca del ojo.
  • Orzuelo, protuberancia dolorosa en el borde del párpado.
  • Uveítis o  inflamación de la capa media del globo ocular.

Valoración de la afección

El dolor ocular provocado por irritación ocular leve o la presencia de un cuerpo extraño es común y generalmente no es muy grave.

Pero cuando el dolor es muy severo e intenso, suele ser síntoma de alguna afección grave, que debe atenderse cuanto antes para evitar consecuencias permanentes, como pérdida de la visión.

La información que se presenta a continuación puede indicarle cuan urgente es la visita al médico especialista y saber qué resultados puede arrojar.

Si presenta algunos de estos síntomas, acuda al especialista cuanto antes ya que son motivo de preocupación y alarma:

  • Náuseas y vómitos
  • Halos o círculos luminosos que rodean las luces
  • Fiebre y escalofríos
  • Fatiga
  • Dolores musculares
  • Perdida de la agudeza visual
  • Proptosis o inflamación en uno o ambos ojos, provocando que estos sobresalgan considerablemente de la cavidad.
  • Problemas o incapacidad para mover los ojos en diferentes direcciones.

Contactar al médico

Cuando se presentan dolores intensos, enrojecimiento o cualquiera de los signos de alarma acuda al médico especialista cuanto antes.

Si el dolor es suave, no presenta enrojecimiento o ni signos que causen alarma, se puede esperar máximo dos días con la intención de que el dolor desaparezca solo.

Al presentar alguno de estos síntomas, busque atención médica de emergencia:

  • El dolor es muy intenso y/o lo acompaña cefalea, fiebre y extrema sensibilidad a la luz poco usual.
  • Cambios repentinos e inusuales en la visión.
  • Presenta náuseas y/o vómitos
  • La causa del dolor es un cuerpo extraño o una sustancia química, que entró al ojo.
  • Visualiza halos alrededor de las luces repentinamente.
  • Se inflaman considerablemente los ojos y sus alrededores.
  • No puede mantener el o los ojos abiertos.
  • Tiene dificultades para mover el ojo o definitivamente no puede hacerlo.
  • Presencia de sangre o pus en los ojos.

Consulta médica

La consulta médica inicia con las preguntas de rutina, el medico solicitará al paciente que indique todos los síntomas y el historial médico. Posteriormente se realizará una exploración y evaluación física.

Estos datos pueden dar indicios o sugerencias sobre la causa que desencadena el dolor ocular y las pruebas y exámenes que puedan ser necesarios para determinar la afección correctamente.

Los datos a indicar generalmente son:

  • Descripción y lugar del dolor
  • Fecha de inicio
  • Intensidad
  • Momentos en que siente el dolor (mirar en diferentes direcciones, parpadear)
  • Antecedentes de malestares oculares
  • Otros síntomas y signos (sensibilidad a la luz, visión borrosa, sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo)

Cuando el medico examina al paciente observará si hay fiebre, rinorrea o dolor en el rostro. Revisará el ojo, los parpados y toda la zona alrededor del ojo, para verificar:

  • Ojos enrojecidos.
  • Inflamación.
  • Existe nitidez en la visión, o por el contrario se ha perdido la agudeza visual.
  • Dificultad para ver en todas las zonas del campo visual, mediante una prueba del campo visual.
  • Respuesta de las pupilas a la luz.
  • Presencia de fotofobia verdadera, es decir dolor en el ojo afectado aun estando cerrado, cuando el sano percibe una luz brillante.
  • Detectar algún objeto extraño, revisando los párpados y otras áreas ocultas.

También se puede recurrir a una exploración con ciertos instrumentos y pruebas, tales como:

-La tonometría ocular que permite medir la presión intraocular y detectar otras anomalías. Para esta prueba se emplea una lámpara de hendidura, instrumento que permite verificar y revisar el ojo por completo, en una imagen aumentada.

El especialista colocara en la córnea una gota de tintura de fluoresceína, que permite verificar si hay rasguños, ciertas infecciones o úlceras.

-La oftalmotonometría, prueba realizada con un oftalmoscopio, instrumento que tiene luz y lentes de aumento, para iluminar la parte posterior del ojo.

Con este se revisa en detalle el cristalino, el humor vítreo, el nervio óptico y la retina y sus venas y arterias.

Estos resultados son útiles y necesarios para realizar un diagnóstico, ya que los datos arrojados o las combinaciones de los mismos suelen dar indicios de ciertas enfermedades y trastornos, descartando los menos probables.

Cuando el trastorno se relaciona con la córnea, hay presencia de lagrimeo, dolor y enrojecimiento, cuando estos signos no se aprecian, difícilmente es un trastorno asociado a la misma.

Generalmente el dolor en la superficie del ojo y al parpadear, aunado a la sensación de tener en el mismo un cuerpo extraño, indican que puede haber en efecto algo sólido ajeno al ojo que está perturbando.

Aquellos que utilizan lentes de contacto son propensos a un rasguño y úlcera corneal o queratitis, causadas por el mismo lente.

Si el especialista decide medir la presión ocular, previamente coloca gotas anestésicas en el ojo. Si en este caso el dolor desaparece, es muy probable que el causante del mismo sea una afección en la córnea.

En el caso de describir un dolor profundo y extendido ampliamente por el globo ocular, puede relacionarse con trastornos severos y graves, tales como:

Cuando el dolor se asocia con inflamación en el párpado, hinchazón y prominencia de los ojos e imposibilidad de mover los ojos en diferentes direcciones, indican afecciones y trastornos como:

  • Pseudotumor orbitario
  • Celulitis orbitaria
  • Endoftalmitis  grave.

Exploración complementaria

Dependiendo de los antecedentes clínicos del paciente y los datos recopilados mediante la exploración física, el medico evaluara la realización de pruebas complementarias.

Generalmente no es necesario llevar a cabo estas exploraciones, sin embargo, esto depende de los síntomas que se pueden ir presentando y la necesidad de confirmar o descartar un diagnóstico clínico.

Entre las pruebas complementarias más

-Gonioscopia: este examen indoloro se lleva a cabo con el fin de observar la zona frontal del ojo o cámara anterior, que se ubica entre la córnea y el iris. Permite verificar si el ángulo de drenaje está abierto o cerrado.

Se realiza con un gonioscopio, un lente especial para explorar los canales de drenaje, es decir la zona  de donde sale el líquido del ojo.

-Tomografía computarizada (TC) y resonancia magnética nuclear (RMN): empleadas para comprobar la existencia de celulitis orbitaria, un pseudotumor orbitario, sinusitis, neuritis óptica o cuando un diagnóstico no está muy claro o hay complicaciones de la afección.

-Exámenes de laboratorio: mediante el envío de muestras, tales como: humor vítreo o acuoso, cornea y ampollas, se pueden descartar enfermedades como la endoftalmitis, queratitis por herpes simple o herpes zóster oftálmico u otros tipos de infección.

Tratamiento

Es imprescindible para tratar un dolor ocular y aliviarlo en su totalidad en la medida de lo posible, descubrir y atender la causa que lo origina.

Esta representa la mejor manera de tratar el dolor de los ojos, pues aplicar correctivos a su causa es la mejor garantía de intentar sanar el dolor.

Sin embargo, no se descarta el uso de medicamentos para el dolor o analgésicos, que permitirán aliviar la molestia.

Frecuentemente se inicia empleando analgésicos de venta libre, tales como el paracetamol, acetaminofeno, ibuprofeno y otros anti-inflamatorios.

Cuando el dolor es muy intenso y persistente puede ser necesario un fármaco opiáceo, siendo el médico tratante quien lo indique y autorice la compra, ya que requieren receta médica.

Los pacientes que presentan dolores provocados por uveítis anterior o trastornos de la córnea, deben emplear un colirio, como el ciclopentolato, que previene espasmos del músculo ciliar, gracias a la dilatación de la pupila, reduciendo el dolor ocular que aparece o se intensifica con la exposición a la luz.

Cuidados para el hogar

Algunos cuidados que pueden tenerse en cuenta en casa y que permiten mantener controlado o evitar un dolor ocular son:

  • No emplee tan seguido lente de contacto, sobre todo cuando tenga dolor en los ojos. Procure usar gafas hasta que el mismo desaparezca.
  • Proteja sus ojos si realiza actividades donde exista riesgo de daños, ya sea por cuerpos extraños o sustancias químicas.
  • Cuida tus ojos de la luz excesiva, utilizando gafas para el sol  homologadas.
  • Tener presente la higiene ocular. No toque o frote los ojos con las manos u otros objetos, evite daños o infecciones.
  • Evitar la fatiga ocular, procurando descansar los ojos con cierta frecuencia.

Aspectos claves

Para resumir, ciertos aspectos que deben tenerse muy claros:

-El médico especialista generalmente puede determinar la afección causante del dolor, mediante una exhaustiva exploración física.

-Cuando el dolor es intenso y constante, presentando además ojos rojos y algunos signos de alarma como vómitos, círculos luminosos alrededor de los focos de luz, disminución de la capacidad y nitidez visual, protrusión anormal de los ojos, debe acudir a una consulta con el médico cuanto antes.

-Evite tomar calmantes sin ser prescritos por el medico, esto solo aliviara momentáneamente la molestia, sin atacar la causa del  dolor.

-Es importante acudir al cirujano ocular, si te han colocado alguna inyección o realizado alguna cirugía con anterioridad o recientemente en los ojos y presentas dolor ocular.

-Busca atención médica si:

  • Usas frecuentemente lentes de contacto blandos
  • Tiene el sistema inmunológico débil.
  • El dolor ocular no mejora luego de tres días de iniciado el tratamiento con medicinas.

Si desea conocer sobre otros temas, visite estos enlaces:

Enfermedades de la vista

Terigio

Angiografía ocular