Dieta Equilibrada

Cuando se habla de una dieta equilibrada, nos referimos a una alimentación balanceada, la cual debe incluir variedad y cantidad adecuada de alimentos a la hora de ingerirlos, siempre manejando las características de cada persona, determinando peso, edad, sexo, masa corporal, actividad física, entre otros, con ello se podrá fijar cuál es el régimen necesario que requiere cada individuo para continuar con buena energía y estado de salud.

Esta dieta es indicada para cada paciente de acuerdo a sus requerimientos y necesidades, puesto que cada quien presentara características diferentes, lo que quiere decir que no todas las dietas equilibradas son iguales, porque cada persona requiere niveles de nutrientes diferentes. Para que pueda existir una alimentación equilibrada o balanceada es necesario que estén presente ciertos grupos de alimentos.

Grupos de alimentos en una Dieta Equilibrada

  • Grasas y aceites, siempre y cuando se usen con moderación.
  • Leches y productos lácteos (leche, yogurt, queso) solo dos o tres raciones al día.
  • Carnes, pescados y huevos, dos o tres raciones al día.
  • Cereales derivados como galletas, pan y cereales 5 raciones.
  • Legumbres, como arroz y pastas, dos raciones por día.
  • Frutas, zumos, verduras y hortalizas, se pueden consumir de 2 a 4 raciones por día.
  • Dulces y azúcar solo en pequeñas porciones con mucha moderación.

Se pueden generar cambios en los alimentos siempre y cuando se realicen bajo el mismo grupo, por ejemplo se puede cambiar pasta por arroz, otro caso sería pan por galleta, pero debe efectuarse el cambio bajo las mismas propiedades nutritivas, estos canjes organizados, permiten que tengas variedad y calidad a la hora de comer, además de que logras alimentarte sanamente, puedes disfrutar de una dieta equilibrada en la que no existe mayor restricción.

Consejos para una Dieta Equilibrada

Al momento de servir las comidas es necesario trabajar en base a calorías y nutrientes esenciales de acuerdo a cada persona para lograr un ideal funcionamiento en su organismo. Se dice que una alimentación que sea realmente saludable tiene que aportar hidrato de carbonos, proteínas y grasas, además de un conjunto de vitaminas y minerales, lo que ayudaría a la prevención de enfermedades crónicas.

Para que la dieta sea equilibrada, es necesario establecer porciones diarias, por ejemplo, las grasas deben consumirse máximo 35 por ciento y es preferible usar aceite de oliva, incluyendo a su vez el consumo de grasos omega 6 y omega 3, esto permitiría la prevención de diferentes enfermedades como las cardiovasculares. Por su parte, las proteínas (carnes, pescados, huevos), deben ser consumidas en un 15 por ciento, estableciendo equilibrios entre la proteína animal y vegetal. Y finalmente los hidratos de carbonos se consumen en un 55 por ciento máximo, siempre y cuando sean cereales integrales, legumbres, frutas, verduras, quínoa, entre otros. En esta dieta equilibrada se deben manejar 3 comidas principales y 2 meriendas al día.

En tal sentido, es importante mencionar, que cuando se trabaja en una dieta equilibrada existen ciertos beneficios para quien la realice como la prevención de problemas de salud, entre ellos, la hipertensión, diabetes y cardiovasculares, además este tipo de régimen alimenticio previene la obesidad. A pesar de ser una dieta tan ventajosa, igualmente se recomienda consultar con un nutricionista antes de iniciarla.

Dieta Equilibrada Semanal

Siempre que decidimos iniciar una dieta, hay un sin fin de peros, porque simplemente no sabemos que menú preparar para un día o para el otro y a la final desistimos de la dieta por falta de planificación y organización. Para poder llevar una Dieta Equilibrada Semanal, es necesario planear las comidas antes de comenzar con el régimen alimenticio y no mientras la hacemos porque no sería nada beneficiosa.

Para poder desarrollar una dieta equilibrada semanal, lo primero que debemos conocer es como hacer dietas saludables para poder perder peso y mantener un excelente estado de salud. A continuación se presentan pasos a seguir para realizar una Dieta Equilibrada Semanal.

Confeccionar dietas saludables para perder kilos de más

  • Construir una planilla general que permita facilitar el trabajo a la hora de realizar los menús semanales.
  • Tener ingredientes a la mano.

Una vez que se establecen pasos o parámetros para llevar una dieta equilibrada semanal, se pueden gozar de diferentes beneficios que te permitirán mantener tu régimen alimenticio hasta el final. Ayuda a no caer en tentaciones, porque ya tienes un plan de alimentación elaborado y no tienes que andar pensado que cocinar para cada comida y cada día. Además puedes planear a su vez, una organización para el momento que corresponda realizar las compras. Finalmente es mucho más fácil y práctico llevar una alimentación sana y equilibrada si planificas tus comidas diarias, lo que te permitirá ahorrar tiempo puesto que debes elegir entre que plato hacer y no adivinar que cocinar.

En un menú para dieta equilibrada semanal, deben estar incluidos los lácteos, proteínas, los carbohidratos, verduras, frutas y grasas omega 3, son nutrientes, vitaminas y minerales para mantener el organismo en perfecto estado y funcionamiento. Las divisiones alimenticias deben hacerse de la siguiente manera, 15% proteínas y lácteos, 55% hidratos de carbono, frutas y verduras, mientras que un 30% se consumirán en grasas favorables para la salud.

En la dieta equilibrada semanal, las personas que la realicen deben comer seis veces al día, en diferentes porciones y adecuando los alimentos a las horas que corresponden.

Menú: Dieta Equilibrada Semanal

Para los desayunos de toda la semana puede manejarse lo mismo, lácteos, carbohidratos y frutas, exceptuando los fines de semana que se puede incluir un pequeño porcentaje de grasa en esta comida de la mañana.

Para las meriendas que se hacen en la mañana y la tarde se puede comer lácteos o frutas acompañado de un carbohidrato.

Lunes:

  • Almuerzo. Pasta con verduras, ternera roja, fruta.
  • Cena. Pescado blanco, verduras con arroz, lácteo.

Martes:

  • Almuerzo. Legumbres verduras, pollo, fruta
  • Cena. Ensalada, tortilla de patata.

Miércoles:

  • Almuerzo. Arroz con verduras, lomo de cerdo y fruta.
  • Cena. Ensalada de pasa, pavo y láctea.

Jueves:

  • Almuerzo. Verduras, pescado y frutas.
  • Cena. pure de verduras, lácteo y pollo.

Viernes:

  • Almuerzo. Arroz, pescado o marisco y dulce
  • Cena. Ensalada de pasta, pescado y lácteo.

Sábado:

  • Almuerzo. Legumbres, ternera y fruta
  • Cena. Sopa de fideo, tortilla y lácteo.

Domingo:

  • Almuerzo. Patata, pescado y fruta
  • Cena. Ensalada, pesado y dulce