Dermatitis atópica (eccema) – Síntomas y causas

Asimismo, famosa como eccema atópico, la dermatitis atópica es una enfermedad crónica que causa inflamación de la piel, siendo uno de los modelos más frecuentes de dermatitis.

La dermatitis atópica asimismo puede venir acompañada de asma o bien rinitis alérgica, más con manifestaciones clínicas variables.

Dermatitis Atópica: todo lo que debes saber

La característica primordial de la enfermedad es una piel muy seca con prurito esencial que provoca lesiones, aparte de otros síntomas, como: zonas desolladas ocasionadas por la cocción, cambios en el color, enrojecimiento o bien inflamación de la piel cerca de las burbujas, zonas gruesas o bien similares a cuero, que pueden aparecer tras una larga irritación.

¿Cómo tratar?

El surgimiento es más frecuente en los pliegues de los brazos y tras las rodillas. Los síntomas, ocasionan al paciente un estado de incomodidad y sufrimiento para quien tiene esa enfermedad.

Si bien es una enfermedad más habitual en pequeños, ciertos pueden medrar y seguir con la enfermedad hasta la edad adulta. La dermatitis atópica no es infecciosa.

En consecuencia, la gente con dermatitis atópica de manera frecuente tiene la piel seca en todo el cuerpo, y tiene máculas rojas levantadas y escamosas en los pliegues de los brazos o bien piernas, en la cara y en el cuello.

Estas manchas pueden desarrollarse en lesiones, llenando la piel de cortes, pues la persona con esta enfermedad siente tanto la necesidad de rasguñar la piel, que en ocasiones ni tan siquiera se percata de que está ocasionando lesiones en sí.

La dermatitis atópica no es solo pediátrica. Naturalmente, generalmente empieza la niñez, como, frecuentemente, ya antes de un par de años. Tras todo, no todos y cada uno de los casos acaban antes de la adolescencia y la edad adulta.

Por otro lado, se calcula que alrededor del diez por ciento de los pacientes prosiguen padeciendo esta enfermedad en la edad adulta. Del mismo modo, en ciertos casos, este eccema prosigue siendo alarmante y puede causar problemas bastante difíciles.

Pueden aparecer manchas rojas, gruesas y liquidificadas. Sobre este fondo de eccema crónico aparecen ataques agudos, vesiculosos o bien exudativos.

El prurito es siempre y en todo momento intenso y afecta a la vida rutinaria.

Psoriasis

La psoriasis es una enfermedad de la piel común que no tiene cura y que no es infecciosa. Causa síntomas en la piel como manchas rojas, escamas secas, piel reseca y rajada, picazón, quemazón y dolor.

En casos más graves, esta enfermedad puede aún afectar a las articulaciones, dando sitio a rigidez, dolor y complejidad para desplazar las articulaciones.

Leave a Reply