El parto es una experiencia maravillosa que genera cambios físicos y emocionales en la mujer. ¿Sabes cómo enfrentarlos? Acá te brindamos importantes consejos al respecto de cuidados después del parto.Te invitamos a leerlo…

CUIDADOS DESPUÉS DEL PARTO

Descripción General

El tema que hoy nos ocupa son los cuidados que una madre debe tener después del parto, ofreceremos consejos y aclararemos dudas relacionadas con algunas leyendas que se han tejido alrededor de las cosas que una mujer puede hacer durante la cuarentena. Estos mitos que han pasado de boca en boca, de una generación a otra,  no tienen fundamentación médica, sin embargo muchos de ellos son verdades mientras que otros tienen que ver con la cultura de nuestros ancestros, con sus creencias, así como con su forma de pensar y percibir la vida.

El periodo postparto es conocido popularmente como cuarentena, pero también es llamado puerperio. Es una etapa posterior al alumbramiento que se caracteriza una completa transformación en la vida de la madre, quien ve como cambian sus hábitos diarios, su aspecto físico e incluso su estado anímico.  En ocasiones esto trae como consecuencia que se produzcan episodios depresivos en la mujer, sobretodo ante la dificultad y falta de herramientas para adaptarse satisfactoriamente a estos hechos.

A pesar de lo anterior, el hecho de ser madre es una de las experiencias más hermosas de la mujer, de ahí que es necesario que lea y se mantenga informada sobre lo que pasa después del parto. A continuación te invitamos a ver un vídeo donde puedes observar los cambios posteriores al parto.

¿Qué ocurre después del  parto?

Es necesario destacar que, posterior al parto ocurre la etapa de cuarentena,  la cual tiene una duración de aproximadamente seis semanas.  Durante este periodo de tiempo la mujer sufre  variaciones en el sistema hormonal que afectan su  aspecto anatómico y su condición psicológica.  Estos momentos son menos traumáticos si cuentas con la ayuda de personas que te ayuden a realizar los cuidados después del parto cuarentena.

Como bien se dijo anteriormente en la etapa postparto o cuarentena ocurren una serie de transformaciones en la mujer que tienen que ver con  su imagen física y su estado anímico, los mismos son explicados a continuación:

Cambios corporales

El cuerpo de la mujer cambia después del parto, algunas de ellas llegan a experimentar sensibilidad en los pechos, estreñimiento, episiotomía, problemas de hemorroides, sofocos y escalofríos, inconvenientes para evacuar y orinar,  contracciones acompañadas de dolores fuertes, flujo vaginal (loquios) y alteraciones en el peso corporal.

Sensibilidad en los pechos: por la gran cantidad de leche las mamas aumentan considerablemente su tamaño,  lo cual produce una sensación de molestia  y de dolor al tocarlos.  De igual manera, al amamantar al bebé   es posible que se desgarren un poco los pezones, lo que también causa dolencia.  El agrandamiento excesivo de las glándulas mamarias  frecuentemente causa episodios febriles.

Estreñimiento: Es una constipación  caracterizada por la presencia de heces duras. En el puerperio la mujer tiene menos evacuaciones en la semana, produciéndose dolores al hacerlo. Este padecimiento es producto de la sensibilidad en las hemorroides, las heridas y a los músculos adoloridos.

Episiotomía: es la incisión que se hace en el perineo de la mujer durante el parto, puede ser producido bien sea por un desgarramiento en la zona ubicada entre la vagina y el ano,  o por una cortadura realizada por el obstetra al momento del parto. Esta herida causa un dolor que se acentúa al realizar cualquier movimiento brusco, caminar, sentarse, toser o estornudar. Estos síntomas van desapareciendo a medida que se secan los puntos o cicatriza la herida.

Problemas de Hemorroides: Después del parto, una gran parte de mujeres sufren de trastorno de hemorroides, conocidas (también como  almorranas), lo cual consiste en una hinchazón de las venas ubicadas en el ano y en la segmento inferior de éste.

Sofocos y escalofríos:  durante el embarazo y posterior a éste, el cuerpo femenino padece cambios en las hormonas, encontrándose una mayor concentración de las mismas, También se eleva el flujo de la sangre. Ambos episodios traen como consecuencia la aparición de bochornos y estremecimientos en la mujer.

Inconvenientes para evacuar y orinar: en este aspecto el principal inconveniente a resaltar es la incontinencia, que consiste en no poder controlar la salida de la orina, sobre todo cuando la persona se ríe, tose o realiza alguna actividad  que requiere un gran esfuerzo. Asimismo, durante la cuarentena suelen presentarse dificultades para defecar.

Contracciones acompañadas de dolores fuertes: Es lo que generalmente se conoce con el nombre de entuerto, estas contracciones del útero serán más notables durante la lactancia. Además, si tiene sangramiento vaginal y el médico le prescribe algún medicamento, su uso también pueden ocasionarle estos espasmos.

Loquio: es una secreción en la vagina que tiene lugar durante la cuarentena, es decir después del alumbramiento (aunque en algunas mujeres se inicia en el embarazo). A menudo en este flujo se encuentran partículas de sangre, paulatinamente se va aclarando, adquiriendo una tonalidad blanquecina o amarillenta, posteriormente desaparece por completo.

Alteraciones en el peso corporal: en el momento de parir la mujer pierde una gran cantidad de peso en el cuerpo, debido a la expulsión del niño, la placenta y el líquido amniótico. Adicionalmente el peso en agua que poseía durante el embarazo hace que pierda más peso corporal.  Todo esto hace que la apariencia de la madre cambie denotándose un adelgazamiento abrupto que, en ocasiones, causa preocupación a  sus familiares.

Cambios Emocionales

Los cambios anatómicos que ocurren después del parto suelen estar acompañados  de  alteraciones `psicológicas como la tristeza, la depresión y  falta de apetencia sexual.

Tristeza postparto: Es un episodio recurrente en las mujeres que han dado a luz, los factores que la pueden desencadenar son los cambios hormonales, fatiga, nuevo rol de madre, cambios de hábitos en el sueño y adaptación al bebé. Como síntomas de la tristeza postparto la persona  se vuelve irritable, a menudo está triste, llora con facilidad y por cualquier acontecimiento y se muestra ansioso. Este fenómeno suele  desvanecerse siete o catorce días después del alumbramiento.

La depresión posparto: el episodio depresivo es más severo para la salud de la mujer, teniendo un periodo de duración mayor que la tristeza postparto, aunque acompañada de los mismos síntomas pero de manera más persistente. Para el diagnostico de este trastorno tiene que haber transcurrido un año del alumbramiento. Existen varios factores de riesgo que hacen que algunas mujeres sean más propensas  que otras a padecer DPP entre estas se pueden mencionar: haber sufrido anteriormente de depresión o tener algún miembro de la familia que lo haya hecho, falta de autoestima y  el no sentirse valorada.

Falta de apetencia sexual:   esta falta de interés por mantener relaciones sexuales con la pareja tiene que ver  con el hecho de  sentir que aún no está preparada ni física, ni emocionalmente para hacerlo.

El proceso de recuperación

Durante el puerperio es necesario seguir una serie de recomendaciones. Seguidamente encontraras sugerencias sobre los cuidados  después del  parto normal  y los cuidados después del parto por cesárea.

Cuidados  por parto normal

  • Cuando el parto es por vía vaginal y no presenta complicaciones es conveniente que la madre se ponga en movimiento lo más rápido posible para evitar el estreñimiento y sangrados excesivos.
  • Cuando se levante de la cama debe hacerlo lentamente  debido a que en ese momento puede sentir mareos. También se recomienda estar acompañada de otras personas.
  • Con respecto a la alimentación es necesario consumir una dieta balanceada evitando  el consumo de alimentos muy condimentados y de bebidas alcohólicas.
  • En relación al cuidado de la piel, es conveniente realizar una higiene adecuada de las partes íntimas, teniendo especial cuidado con los senos y la vagina.
  • Estar atento a cualquier anomalía en la salud, evitar la automedicación y acudir al médico si es necesario.

Cuidados después de un  parto por cesárea

  • Se recomienda no levantar a la madre tan rápido de la cama. Debe hacerlo 24 horas después del paro, aunque algunos médicos recomiendan un periodo de tiempo menos extenso.
  • Al principio los movimientos serán lentos hasta que logre hacerlo con normalidad.
  • Es aconsejable lavar la herida con una solución limpiadora, también puede hacerlo con agua y jabón. Secarla con gasa estéril o un paño suave.
  • Las duchas completas deben realizarse transcurridos cuatro o cinco días de haberse efectuado la intervención quirúrgica.
  • Después del parto por cesárea el  intestino y el sistema urinario se recuperan lentamente, es por ello que se debe seguir una dieta alimenticia que evite el estreñimiento.
  • Al igual que en el parto normal, después de la cesárea es importante el aseo diario de las zonas íntimas.
  • En caso de dolores fuertes debe consultar al médico sobre que analgésico tomar.
  • Evite subir escaleras o manejar automóviles, esta última acción implica la colocación del cinturón de seguridad, aparato que podría lastimar la herida de la cesárea.

Consejos para ayudarse a sí misma

Además de los cuidados después del parto, existen otras medidas que puedes tomar para hacer estos momentos menos traumáticos y poder disfrutar del nuevo rol de madre, cuidando del niño pero tomándose tiempo para la recuperación de sí misma. Intente realizar las siguientes actividades y verá que se siente mejor:

  • Organice el tiempo planificando lo que va a hacer durante el día.
  • El momento en el que el niño duerme, es ideal para que descanse. Tome una siesta.
  • Dedique parte de su tiempo a la lectura de un buen libro o a oír música relajante.
  • Báñese diariamente ya que una buena ducha favorece la relajación.
  • Practique ejercicios, si es posible al aire libre.
  • Aproveche el tiempo que tenga libre para compartir con su pareja, converse con el, expóngale sus dudas y, si es necesario pídale ayuda en las labores del hogar.
  • Establezca un horario flexible para realizar las labores del hogar, sin tanta exigencia.
  • Las visitas después del parto aumentan en forma cotidiana, si estas le causan estrés  converse con sus familiares para que la disminuyan por un tiempo.
  • Converse con  mujeres que estén en su misma condición.
  • Es importante que se adapte a esta nueva situación familiar.

Por último, durante el embarazo tu cuerpo  se transformó notablemente, haciendo que tu figura cambiara después del alumbramiento, todo esto influye en el estado anímico. Es por ello que te invitamos a observar el siguiente vídeo, en el que se te anima a recuperar tu figura..

Mitos y verdades de  la cuarentena

En el apartado anterior te dimos algunos consejos útiles de cómo ayudarte a ti misma después del parto, todo esto con la finalidad de que este periodo sea lo más placentero posible. Ahora queremos hablarte de los mitos y verdades sobre la cuarentena. Estos son  creencias y tradiciones que han pasado de una generación a otra y que, en la actualidad se transmiten a las madres, desvirtuando de esta manera la realidad del postparto.

Muchos autores consideran que  el término “cuarentena” ya es un mito debido a que la madre requiere de más de cuarenta días para lograr su recuperación corporal y psicológica. Algunos consideran que se necesita un período de tiempo de un año para que  logre adaptarse a todos los cambios que  suceden en su vida. Puedes recordar que este es es el lapso  que da el especialista para poder diagnosticar  si la mujer presenta un episodio de depresión postparto.

A esto hay que agregarle todas las preguntas que se hace con respecto al proceso de amamantar al bebé, la higiene corporal y sobre lo que puede y no puede hacer, sobre todo si es su primer hijo ya que no posee experiencia.

A continuación encontraras una serie de mitos y verdades que se relacionan con la lactancia materna, las relaciones sexuales y embarazo, el uso de la faja posparto, la talla de  brassier y con la higiene íntima.

Sobre la lactancia materna

“Tras un parto por cesárea está prohibido dar el pecho”

En este mito no se recomienda la lactancia después de una cesárea alegando que el tratamiento administrado es dañino para el recién nacido. Informes médicos contradicen esta leyenda, ya que en esta intervención quirúrgica se aplican analgésicos locales  que no causan daño al bebé. También es cierto que si los fármacos prescritos son más fuertes la dosis que se excreta  en la leche materna es mínima, afectando al niño a un nivel muy bajo  por lo que, generalmente,  no es contraproducente la lactancia.

Ahora bien, lo que si es verdad es que cuando se aplica anestesia general a la madre, el bebe  en el momento del nacimiento, puede quedar bajo los efectos del sedante durante unos breves minutos, que de prolongarse requieren los cuidados de un pediatra.

Por otra parte, en muchas maternidades  la madre es separada del hijo después de la operación y son ubicados en espacios acondicionados para brindarle tanto  los cuidados postquirúrgicos  como los neonatales.

“No te apliques cremas en los pechos”

En el mercado puedes encontrar cremas que si puedes aplicarte durante la lactancia sin que representen un riesgo para la mujer o el niño. Estas son indicadas en caso de grietas, dolores, endurecimiento de los senos porque alivian estos síntomas y ayudan al cuidado eficaz de las mamas. Muchos doctores recomiendan el uso de cremas con lanolina, porque además de hidratar la piel, favorecen la cicatrización de la aureola y el pezón, generalmente roto por la succión del bebé, además que pueden ser ingeridas sin que ocasione daño alguno para la salud del lactante.

“La subida de leche siempre produce fiebre”

No siempre es así, después del parto ocurre una baja de estrógeno y lactógeno , así como un aumento de prolactina, este proceso conduce a la subida de leche ,  produciéndose una sensación de calor que tiende a confundirse con fiebre. Este aumento de temperatura no debe exceder los  treinta y ocho grados, de ser así la paciente debe acudir a un especialista.

“Hay alimentos que aumentan la producción de leche materna”

No existen estudios clínicos que permitan afirmar esto, aunque muchos creen que ciertos alimentos como la leche, las infusiones, la cerveza y los frutos secos pueden hacerlo.  Sin embargo, es recomendable una dieta equilibrada y el consumo de suficiente líquido. En este sentido, es importante el consumo de leche porque ayuda a suplir las necesidades de vitamina D y calcio y también favorece la hidratación. Además se recomienda alimentarse con sardinas y frutos secos porque contienen un alto porcentaje de vitamina D.

Sobre las relaciones sexuales y embarazo

“Puede haber ovulación en la cuarentena aunque se dé el pecho”

Hay que explicar esta frase en dos aspectos: la primera es que si puede haber ovulación  cuando se da pecho y la segunda es que la lactancia es efectivamente un método anticonceptivo. Sin embargo, la mujer debe saber que es menos efectiva que otros métodos, por lo que es necesario conversar con el ginecólogo  respecto a este tema.

Muchas mujeres quedan embarazadas antes de presentar su primera menstruación después del parto,  es por ello que se recomienda consultar con el especialista las diferentes opciones para protegerse. Pídele que te hable  de:

  • Métodos anticonceptivos de barrera (condones o diafragmas).
  • El DIU (dispositivo intrauterino)
  • Los anovulatorios, sea en forma de comprimidos o de parches.
  • De dispositivos implantables o de inyecciones.
  • Método del ritmo.
  • Coito interrumpido.
  • Otros métodos naturales.

“No se deben tener relaciones sexuales durante la cuarentena”

Existen algunos factores que predisponen a la mujer a mantener relaciones después del parto, entre otros el sentirse agotada, cambios de humor, el olor que desprende el flujo vaginal, el sangrado, el dolor producido por el desgarro o por la cesárea, entre otros.  En este caso, se recomienda tener relaciones sexuales una vez que esté preparada anímicamente y físicamente.

Por otra parte,  de haber alguna herida se sugiere esperar que esta cicatrice lo cual suele ocurrir en  15 o veintiún días después del parto. A partir de allí la pareja puede planificar el momento adecuado para retomar su vida sexual.

Sobre la faja postparto, talla de sujetador e higiene íntima

“El uso de la faja disminuye la cintura” 

Esto es completamente falso, la disminución de la figura se logra realizando ejercicios físicos,  especialmente abdominales. Estos pueden iniciarse una vez logrado el fortalecimiento pélvico. Lo que si es cierto es que la faja postparto permite que en muchas mujeres disminuya el dolor al usarla o sientan mayor comodidad.

“Tras la lactancia materna disminuye la talla del sujetador”

Durante el embarazo las glándulas mamarias aumentan la cantidad de tejido que poseen, durante la lactancia también se incrementa debido a que almacenan mas leche en su interior. En este proceso es notorio el cambio que se producen en los senos de la mujer, sin embargo después de la lactancia vuelven a su estructura anterior, sin que haya daño en el tejido. Es por ello que puede decirse  que no hay reducción del tamaño por lo que tampoco disminuye la talla del sostén.

“Evita bañarte durante la cuarentena”

Esta creencia difundida en muchas mujeres es falsa, recuerden que en las recomendaciones dadas para el cuidado después del parto hablamos sobre la conveniencia de mantener una higiene personal adecuada. El baño diario es imprescindible en la cuarentena para  así prevenir la infección y  evitar los malos olores corporales.

Déjese ayudar

Aunque sienta que puede hacerlo todo usted sola, es fundamental que solicite ayuda a las personas más cercanas como su pareja, amigos y familiares. Recuerde que la llegada del bebé rompe con sus hábitos y rutina diaria, esto puede ser agotador. Así que aproveche cuando le ofrezcan ayudarla tanto con el niño como con los oficios del hogar.

Si es posible, elabore una lista donde incluya algunas actividades con las que pueden colaborarle, así cuando visiten su hogar podría pedirle que:

Vayan al mercado y adquieran los productos que usted necesita.

Le presten colaboración en el arreglo y limpieza de la casa, sobre todo al momento de limpiar el piso.

Traigan alimentos de sus hogares o la ayuden a prepararlos, así evita el tener que estar mucho tiempo en la cocina para brindarle comida a los visitantes.

Pídale que le cuiden al bebé mientras usted realiza su baño, hace una siesta, practica ejercicios y da un pequeño paseo.

También puede contratar a una persona de confianza para que le cuide al bebé o haga algunas tareas que en un principio la fatigan o le incomodan como: lavar y planchar la ropa, lavar los baños o limpiar la cocina.

En algunos países existen profesionales que son expertos en asesorar y brindar ayuda a las mujeres en el periodo de la cuarentena. Infórmese al respecto y no dude en contratar uno si lo considera necesario.

Normalmente el especialista planifica la cita con la paciente  una vez se hayan cumplido cuarenta días posteriores al parto, en esta consulta realiza una primera evaluación física de la madre para conocer su estado de salud. Sin embargo, la visita al médico debe realizarse si presenta alguna de las siguientes complicaciones:

  • Su temperatura corporal es igual o suprior a 4º Fahrenheit (38º Celsius)
  • Debe cambiarse la toalla sanitaria en menos de una hora.
  • Expulsa coágulos de sangre de gran tamaño.
  • Presenta sangrado abundante que le hace creer que es una hemorragia vaginal
  • Después de la cesárea o la  episiotomía y la herida presenta enrojecimiento, inflamación o pus en la herida, lo que le hace sospechar de una infección.
  • Siente mucho dolor en las extremidades inferiores, asi como inflamación o cualquier tipo de molestia inusual
  • Al tocarse los senos estos se siente muy calientes, se observan enrojecidas o experimenta mucho dolor.
  • Si tiene grietas o presenta sangrado en los pezones  o las areolas.
  • La secreción vaginal tiene un olor muy desagradable que puede considerar como fétido.
  • Tiene inconveniencias para orina, tales como: dolor al hacerlo, expulsión incontrolable de la orina y  necesidad súbita de orinar.
  • Experimenta dolores fuertes y persistentes en la zona vaginal.
  • Presenta un severo dolor en el bajo vientre  que tiende a empeorar con el paso de las horas.
  • Tiene episodios repentinos de tos, dolencia del tórax, ansias o arcadas
  • Presenta eventos relacionados con  alteraciones de la visión o dolores de cabeza fuertes.
  • Experimenta irritabilidad, confusión mental, pensamientos negativos acerca del suicidio o de dañar al bebé, es decir se siente deprimida.
  • Presenta sensación de tristeza durante un periodo prolongado de tiempo.
  • Tiene dudas acerca de los fármacos que debe ingerir.

Para recordar…

            No se sienta sola pero tampoco sea autosuficiente. Pida ayuda si la necesita. Recuerde que después del parto nos mejores aliados son sus familiares y el médico.  Disfrute la maravillosa experiencia de ser madre.

Si este artículo  fue de tu interés, no dudes recomendarlo a tus amistades. También te invitamos a visitar los siguientes enlaces para que amplíes la información…

El Trabajo de Parto

Sepsis Neonatal

Sangrado Durante el Embarazo