La atención prenatal ayuda a disminuir los riesgos durante el embarazo y aumenta las posibilidades de un parto seguro y saludable. Las visitas prenatales regulares pueden ayudar a su médico a controlar su embarazo e identificar cualquier problema o complicación antes de que se agraven.

Los bebés nacidos de madres que carecen de atención prenatal tienen el triple de posibilidades de nacer con bajo peso al nacer. Los recién nacidos con bajo peso al nacer tienen cinco veces más probabilidades de morir que aquellos cuyas madres recibieron atención prenatal.

La atención prenatal idealmente comienza al menos tres meses antes de que comience a intentar concebir. Algunos hábitos saludables a seguir durante este período incluyen:

  • Dejar de fumar y beber alcohol
  • Tomar suplementos de ácido fólico diariamente (400 a 800 microgramos)
  • Hablar con su médico acerca de sus afecciones médicas, suplementos dietéticos y cualquier medicamento de venta libre o recetado que tome
  • Evitar todo contacto con sustancias tóxicas y productos químicos en el hogar o el trabajo que puedan ser dañinos.

Durante el embarazo

Una vez que quede embarazada, deberá programar citas regulares de atención médica en cada etapa de su embarazo.

Un horario de visitas puede implicar ver a su médico:

  • Cada mes en los primeros seis meses que está embarazada
  • Cada dos semanas en el séptimo y octavo mes que está embarazada
  • Todas las semanas durante el noveno mes de embarazo

Durante estas visitas, su médico verificará su salud y la salud de su bebé.

Las visitas pueden incluir:

  • Tomar exámenes de rutina y exámenes de detección, como un análisis de sangre para detectar anemia, VIH y su tipo de sangre
  • Controlar su presión arterial.
  • Medir su aumento de peso.
  • Monitorear el crecimiento y la frecuencia cardíaca del bebé.
  • Hablando de dieta especial y ejercicio.

Las visitas posteriores también pueden incluir verificar la posición del bebé y observar cambios en su cuerpo mientras se prepara para el parto.

Su médico también puede ofrecer clases especiales en diferentes etapas de su embarazo.

Estas clases:

  • Discuta qué esperar cuando está embarazada
  • Prepararte para el nacimiento
  • Enseñarle habilidades básicas para cuidar a su bebé

Si su embarazo se considera de alto riesgo debido a su edad o condiciones de salud, es posible que necesite visitas más frecuentes y atención especial. También es posible que necesite ver a un médico que trabaje con embarazos de alto riesgo.

Cuidado posparto

Si bien la mayor atención a la atención del embarazo se centra en los nueve meses de embarazo, la atención posparto también es importante. El período posparto dura de seis a ocho semanas, comenzando justo después del nacimiento del bebé.

Durante este período, la madre pasa por muchos cambios físicos y emocionales mientras aprende a cuidar a su recién nacido. La atención posparto implica un descanso adecuado, nutrición y atención vaginal.

Descansando lo suficiente

El descanso es crucial para las nuevas madres que necesitan reconstruir sus fuerzas. Para evitar cansarse demasiado como madre nueva, es posible que deba:

  • Duerme cuando tu bebé duerme.
  • Mantenga su cama cerca de la cuna de su bebé para facilitar la alimentación nocturna.
  • Permita que otra persona alimente al bebé con un biberón mientras duerme.

Comiendo correctamente

Obtener una nutrición adecuada en el período posparto es crucial debido a los cambios que sufre su cuerpo durante el embarazo y el parto.

El peso que ganó durante el embarazo ayuda a asegurarse de que tenga suficiente nutrición para amamantar. Sin embargo, debe continuar comiendo una dieta saludable después del parto.

Los expertos recomiendan que las madres que amamantan coman cuando tienen hambre. Haga un esfuerzo especial para concentrarse en comer cuando realmente tiene hambre, no solo ocupado o cansado.

  • Evite los refrigerios ricos en grasas
  • Centrarse en comer alimentos bajos en grasa que equilibren proteínas, carbohidratos y frutas y verduras
  • Beber mucho líquido

Cuidado vaginal

Las nuevas madres deben hacer del cuidado vaginal una parte esencial de su cuidado posparto. Puedes experimentar:

  • Dolor vaginal si tuvo una rotura durante el parto
  • Problemas para orinar, como dolor o una necesidad frecuente de orinar
  • Secreción, incluidos pequeños coágulos de sangre
  • Contracciones durante los primeros días después del parto

Programe un chequeo con su médico aproximadamente seis semanas después del parto para analizar los síntomas y recibir el tratamiento adecuado. Debe abstenerse de tener relaciones sexuales durante cuatro a seis semanas después del parto para que su vagina tenga el tiempo adecuado para sanar.

Recomendaciones

Es importante mantenerse lo más saludable posible durante el embarazo y durante el período posparto. Manténgase al tanto de todas sus citas de atención médica y siga las instrucciones de su médico para la salud y seguridad de usted y su bebé.