¿Cuándo dar agua a un bebé?

El agua ideal para dar a los bebés y a los pequeños es un tema que plantea muchas dudas a los progenitores. La OMS aconseja solamente la lactancia materna hasta los seis meses y hasta los dos años con la introducción de comestibles complementarios, como leche infantil, papas, jugos y sopas.

¿Cuándo y cómo dar agua al bebé?

En esta primera fase de la vida en la que se está desarrollando el bebé, es esencial estimar todos y cada uno de los aspectos que influyen en la nutrición y el agua no es una salvedad.

Darle agua al bebé: ¿en qué momento y de qué forma seleccionar?

¿En qué momento puedo comenzar a darle agua al bebé?

La contestación a esta pregunta dista mucho de ser consensual y lo cierto es que existen muchas peculiaridades y situaciones que pueden influir en la recomendación.

Normalmente, a lo largo de la lactancia materna se cree que la cantidad de agua que precisa el bebé es suministrada por la leche y no es preciso dar agua extra. Por tanto, este hábito solo va a ser esencial desde el comienzo de su diversificación alimenticia.

No obstante, hay situaciones que pueden hacer que el bebé necesite verdaderamente agua amén de la que da la leche. Charlamos, por poner un ejemplo, de fiebre (con sudoración), vómitos (incremento del peligro de deshidratación) o bien aun de condiciones climáticas extremas (mucho calor).

Por tanto, el consejo primordial es valorar el estado de salud de su bebé, las condiciones del sitio en el que se halla y aconsejar siempre y en todo momento la opinión de su pediatra.

¿El agua es la mejor bebida para el bebé o bien el té tiene más ventajas?

Con la salvedad de la leche materna, el agua es la mejor bebida para los bebés y debería de ser la única que se les ofrece a lo largo del primer año de vida.

El té, si bien no presente cafeína y se haga con infusión de yerbas, tiene compuestos que pueden interferir con el funcionamiento gastrointestinal y la absorción de nutrientes. Asimismo, están prohibidas las bebidas azucaradas.

¿Es cierto que el agua tiene minerales? ¿Pueden causar algún daño al bebé?

Sí, el agua tiene minerales y su concentración cambia entre localidades. Esta es una de las razones por las cuales de forma frecuente afirmamos que el agua tiene un «sabor» diferente (cuando el agua no debe tener sabor alguno) si la tomamos en tierras diferentes.

Hay agua que tiene mayor cantidad de hierro, otras que tienen mayor cantidad de calcio y, desde el comienzo, las aguas de la red pública canalizada no son perjudiciales para el bebé (y pueden ser ventajosas).

Al contrario, existen aguas embotelladas que poseen un contenido excesivo de sales minerales para el bebé (la capacidad de filtración de sus riñones prosigue siendo baja), con lo que deben evitarse, en especial si el bebé ingiere mucha agua. Debes asesorarte con tu pediatra antes de tomar las resoluciones adecuadas.

¿Agua embotellada o bien agua del grifo?

Esta es una pregunta muy usual de los progenitores. En las zonas con red pública de agua canalizada, tratada y controlada, es a la perfección seguro que los bebés tomen el agua del grifo como cualquier miembro de la familia.

Por contra, en zonas en las que el agua del grifo procede de pozos, sea más salobre y no exista ningún control, no sería tan prudente ofrecérsela al bebé. En estos casos, el agua embotellada puede ser una solución.

Leave a Reply