Los pueblos originarios de América Latina antes de la conquista prehispanica desarrollaron sus propias teorias, creencias, costumbres mitos,  y tradiciones milenarias sobre todo tipo de temas algunos de esos elementos son comunes con otras civilizaciones y otros resultan muy interesantes como el postulado sobre el Origen del Universo según los mayas.

Image result for creacion del universo los mayas

La Cultura Maya

La antigua civilización maya poseía un complejo  modelo de escritura antes de la conquista española. Los textos o escrituras sagradas de estos pueblos incluían una sucesión de imágenes que los que podían leerlos podían introducirse en una narración histórica. Los mayas también registraron fechas y eventos importantes en sus esculturas y esculturas de piedra.

Para la época de la colonización española  se podían hallar miles de textos sagrados  mayas pero sus autoridades religiosas por miedo a la influencia  de sus demonios, destruyeron la mayoría de estos documentos y solo restan una minoría actualmente. Los pueblos mayas, tal como otras civilizaciones locales fueron obligadas a aceptar el castellano y adoptar su sistema de  escritura y alfabeto

En el área de Quiché de la actual Guatemala, alrededor de 1550, un escriba maya anónimo escribió los mitos de creación de su cultura. Escribió en el idioma quiché usando el alfabeto español moderno. El libro fue atesorado por la gente de la ciudad de Chichicastenango y estaba oculto para los españoles. Para el año 1701 un  sacerdote religioso proveniente de España  que respondía al nombre de Francisco Ximénez por fin pudo contar con el apoyo de la población local

Los indígenas al final lo dejaron leer el texto  y el usando sus conocimientos lo transcribió conociendo  los sucesos desde 1715, copio el  texto y lo tradujo al castellano lo mejor que pudo. El original se ha perdido (o posiblemente esté oculto por el Quiché hasta el día de hoy) pero la transcripción del Padre Ximénez ha sobrevivido: está en custodia en la Biblioteca Newberry en Estados Unidos.

El Popol Vuh

Es un texto sagrado con el mito del origen del universo según los mayas de la región conocida hoy como Guatemala. Traducido como ‘El Libro del Concilio’, El Libro del Pueblo ‘o, literalmente,’ El Libro de la Estera ‘, el trabajo se ha denominado “La Biblia Maya” aunque esta comparación es imprecisa. El Popol Vuh no es considerado por los mayas como ‘la palabra de Dios’ ni como escritura sagrada, sino más bien como un relato de “la palabra antigua” y la comprensión que el Quiché tenía de la cosmología y la creación antes de la llegada de los españoles.

El denominado Quiché se refería al libro como un Ilb’al, un instrumento de la vista, y era conocido como “El Libro de la Estera” debido a las esteras tejidas en las que la gente se sentaba para escuchar el trabajo recitado en la casa del consejo. Uno de esos edificios, en Copán, presenta dinteles de piedra ‘tejidos’ para que tengan formas de esteras.

mitos-mayas-1

La primera sección del llamado Popol Vuh trata de la creación de Quiché Maya. Tepeu, dios de los cielos y Gucamatz, dios de los mares, se reunieron para discutir cómo surgió la Tierra: mientras hablaban, acordaron y crearon montañas, ríos, valles y el resto de la Tierra. Crearon animales que no podían alabar a los dioses porque no podían pronunciar sus nombres.

Luego intentaron crear al hombre. Hicieron hombres de barro: esto no funcionó ya que el barro estaba enfermo. Los hombres de madera también fallaron: los hombres de madera se convirtieron en monos. En ese momento, la narración se traslada a los héroes gemelos, Hunahpú y Xbalanqué, quienes derrotan en batalla a Vucub Caquix (Seven Macaw), y sus descendientes.

La segunda historia del Popol Vuh comienza con Hun-Hunahpú, padre de los gemelos héroes, y su hermano, Vucub Hunahpú. Enojan a los señores de Xibalba, el inframundo maya, con su ruidoso juego del juego de pelota ceremonial. Son engañados para que entren en Xibalba y los matan. La cabeza de Hun Hunahpú, colocada en un árbol por sus asesinos, escupe en la mano de la doncella Xquic, que queda embarazada de los héroes gemelos, que luego nacen en la Tierra.

Hunahpú y Xbalanqué se convierten en jóvenes inteligentes y astutos y un día encuentran equipo de pelota en la casa de su padre. Juegan, nuevamente enojando a los Dioses de abajo. Al igual que su padre y su tío, van a Xibalba pero logran sobrevivir debido a una serie de ingeniosos trucos. Matan a dos señores de Xibalba antes de ascender al cielo con forma de sol o la luna.

el-origen-del-universo-segun-los-mayas-1

La tercera porción del Popol Vuh retoma la narrativa de los primeros dioses que crearon el Cosmos y el hombre. Habiendo fracasado en hacer al hombre de arcilla y madera, intentaron hacer al hombre de maíz. Esta vez funcionó y se crearon cuatro hombres: Balam-Quitzé (Jaguar Quitze), Balam-Acab (Noche de Jaguar), Mahucutah (Nada) e Iqui-Balam (Jaguar de viento).

Además se le dio un mujer a cada uno de estos primeros individuos, estos tuvieron descendencia y establecieron las primeras organizaciones gobernantes entre los mayas del grupo Quiché.. Los cuatro primeros hombres también tienen algunas aventuras propias, incluido el fuego de Tohil otra deidad maya.

La porción final  del Popol Vuh concluye las aventuras de Jaguar Quitze, Jaguar Night, Naught y Wind Jaguar. Cuando mueren, tres de sus hijos continúan estableciendo las raíces de la vida maya. Viajan a una tierra donde un rey les da conocimiento del Popol Vuh, así como los títulos.

La parte final del Popol Vuh describe el establecimiento de las primeras dinastías por figuras míticas como Plumed Serpent, un chamán con poderes divinos: podría tomar forma animal, así como viajar al cielo y al inframundo. Otras figuras ampliaron el dominio quiché mediante la guerra. El Popol Vuh termina con una lista de miembros anteriores de las llamadas grandes casas de Quiché.

El texto es documento invaluable en muchos sentidos ya que contiene muchas  teorias del origen del universo segun los mayas. Los quiché mayas, una próspera cultura ubicada en el centro-norte de Guatemala, consideran que el Popol Vuh es un libro sagrado, una especie de biblia maya.

Para los historiadores y etnógrafos, el Popol Vuh ofrece una visión única de la antigua cultura maya, arrojando luz sobre muchos aspectos de la cultura maya, incluida la astronomía maya, el juego de pelota, el concepto de sacrificio, la religión y mucho más. El Popol Vuh también se ha utilizado para descifrar tallas de piedra maya en varios sitios yacimientos importantes

La creación según los mayas

La cultura maya floreció en América del Sur aproximadamente en 2000 AC. Desarrollaron un estilo único de artes y arquitectura, astronomía, incluso un lenguaje escrito. Aunque sus escritos, e incluso el famoso calendario maya, no fueron de su propia invención (sino de los olmecas), los desarrollaron todavia en  mayor proporción.

El llamado Libro del Pueblo, muestra creencias del origen del universo segun los mayas es una colección de narraciones que contienen los mitos y hechos históricos de los mayas, y se basa en el manuscrito del sacerdote dominico Francisco Ximénez. Desafortunadamente, la mayor parte de su literatura y escritos fueron destruidos durante la invasión de los españoles en el siglo XVIII, haciendo de Popol Vuh una obra valiosa. Es importante aclarar aquí que la palabra “mito” no existe en maya. Popol Vuh, según los mayas, contiene la verdad de lo que paso.

Este texto, el mito de la creación juega un papel destacado. Los dioses primero crearon la tierra y el cielo, luego continuaron con los animales y las criaturas vivientes, así como con las aves y otras formas de vida voladoras. Los dioses querían ser invocados, adorados y recordados, pero los animales no podían hablar. Así los dioses fallaron en su intento inicial.

el-origen-del-universo-segun-los-mayas-2

Como consecuencia de esto, desarrollaron el experimento humano. Trabajaron con tierra y barro para hacer un cuerpo. Nuevamente, sus primeros esfuerzos fracasaron ya que el cuerpo simplemente se disolvería y desintegraría. Su siguiente esfuerzo incorporó madera, y aunque los dos esfuerzos anteriores fallaron, éste tuvo éxito. Así fue creado el primer individuo humano.

Las deidades todavía estaban descontentos porque querían ser adorados, por lo que destruyeron a la humanidad con una gran inundación. Una descripción muy vívida de la destrucción se presenta en Popol Vuh. Otro punto interesante mencionado en el libro es que los monos son los únicos descendientes de este tercer esfuerzo para crear hombres. El cuarto y último esfuerzo se vuelve aún más interesante. El maíz mezclado con agua se registró como los ingredientes utilizados para crear la carne humana. Las primeras cuatro personas son los primeros cuatro hombres de esta cuarta era del inicio de todo.

Esta maravilla alarmó a los dioses. Es evidente a partir de los escritos en Popol Vuh que los dioses no querían que estas creaciones tuvieran la capacidad de convertirse en dioses, sino que simplemente deseaban limitar la capacidad de los humanos a la mera adoración. Según Popol Vuh, eso es lo que lograron en ese cuarto y último experimento de creación de la humanidad.

Dioses notables

El grupo de dioses y diosas mayas es una serie de deidades antropomórficas y personificadas que a menudo se asociaron con fuerzas espirituales animistas. Como grupo, las ciudades-estado libremente aliadas conocidas como políticas mayas compartían todos los dioses, pero ciertas deidades fueron identificadas con centros mayas específicos o las familias dinásticas de los gobernantes de esas localidades.

Los tres primeros dioses creadores

La deidad llamada Huracan, también deletreado Hurakan, es conocido como U K’ux Kaj (“Corazón del cielo”) en el Popol Vuh; K’awiil en el período clásico; el “dios con la nariz adornada” y el dios K para los estudiosos. Él es el dios creador e ídolo de una sola pierna y el dios del rayo maya.

Las ilustraciones de Huracan lo muestran con una nariz larga y serpentina con escudos en el vientre (placas córneas como las que se ven en un caparazón de tortuga que se extiende desde su abdomen) y una sola pierna y pie, a menudo en forma de serpiente. A veces lleva un hacha, una antorcha encendida o un cigarro, y a menudo tiene un espejo circular incrustado en lacara.

En el Popol Vuh, Huracán se describe como tres dioses, seres que juntos iniciaron el momento de la creación: Ka Kulaha Huracan, Ch’ipi Ka Kulaha, Raxa Ka Kulaha, Huracan es considerado la deidad del maíz fértil, pero también está asociado con los rayos y la lluvia. Algunos reyes mayas, como Waxaklahun-Ubah-K’awil en Tikal, dtomaron su nombre y se vistieron como K’awiil para expresar su propio poderio.

Los siete segundos dioses creadores

Incluye a Alom, Bitol,  Kukulkán, Hurakán, Qaholom Tepeu y Tzacol  entre ellos destaca Kukulkan  La serpiente emplumada también conocida como la Serpiente Emplumada (Quetzalcóatl en la mitología azteca), los orígenes de Kukulkán se remontan al Período Preclásico Tardío, como lo demuestra la representación del dios serpiente encontrado en el sitio olmeca de La Venta.

La estela, que data de algún tiempo entre 1200 y 400 aC, retrata a una serpiente que alza la cabeza detrás de una persona (posiblemente un sacerdote). En la pirámide maya de seis niveles construida en honor del dios en Teotihuacan, que data de alrededor del siglo III d. C., se encuentran representaciones más elaboradas de la versión de serpiente  con plumas.

De forma increible dada la diversidad de culturas en Mesoamérica y la naturaleza en constante evolución de los mitos y tradiciones, Kukulkan también fue retratado en formas que iban más allá de la morfología de las serpientes. Por ejemplo, que data de alrededor de 700-900 dC, hay algunas representaciones de Kukulkán, especialmente del sitio de Xochicalco (un sitio precolombino que fue colonizado por comerciantes mayas) que tienen una forma claramente humana. Algunos de ellos posiblemente incluso se inspiraron en gobernantes humanos que fueron tallados en su legado por influencia y dominio de otros pueblos.

De todas formas el culto a la Serpiente Emplumada, que fue llamada Kukulkán por los mayas yucatecos (posiblemente teniendo sus orígenes en Waxaklahun Ubah Kan, la Serpiente de Guerra o la Serpiente Visión aún más antigua) y Gucumatz (o Qʼuqʼumatz) por el Quiché de Guatemala perduró en la esfera mesoamericana durante unos 2.000 años.

Su centro de culto probablemente pertenecía a Teotihuacan, la ciudad más grande de las Américas precolombinas, hacia el siglo I d. C. Y después de la caída de Teotihuacán a principios del siglo VII d. C., la reverencia de la ‘Serpiente Emplumada’ no se detuvo sino que se extendió a otros centros urbanos mesoamericanos, incluidos Xochicalco, Cholula e incluso a Chichén Itzá del pueblo maya, como pudo ser discernido de la iconografía de esa etapa histórica.

De acuerdo a algunos estudiosos, la serpiente en su forma más básica en la cultura mesoamericana podría haber representado la tierra y la vegetación. El arqueólogo Karl Taube planteó la hipótesis de que la serpiente emplumada, en virtud de su morfología “evolucionada”, puede haber estado asociada con la fertilidad, así como con las intrincadas clases políticas de los mayas.

Los últimos dioses creadores

Incluye a Xlitan, Ajtzak, Akaime, Bitol, Chirakata-Ixminasune, Kukulkán, Hun-Hunahpú, Ixmukané Destaca Bitol Uno de los trece dioses que participaron en la creación de los seres humanos. Después del exitoso tercer intento, se hizo conocido como Ixmacane (es la versión inicial de Ixmacane, una deidad posterior).

Los Señores de Xibalbá

Se refiere al nombre y mito maya de los seres que rigen en el inframundo en la mitología maya, generalmente relacionados con la maldad. La via hacia Xibalbá estaba llena de peligros; se trata de un camino difícil y confuso que  no suelen recorrer los extraños.

Otros dioses maya importantes

Algunos expertos afirman que los mayas probablemente adoraban a más de 150 a 250 deidades, y algunos tenían orígenes mesoamericanos más antiguos, mientras que otros “concibieron” durante el período posclásico tardío (es decir, después de alrededor del año 900 DC hasta principios del siglo dieciocho).

Muchas deidades permanecen sin identificar, mientras que la procedencia de otros no está clara o se ha combinado con otras deidades o con conceptos cristianos. Los eruditos apenas están de acuerdo sobre la edad y el prestigio del “rey” de los dioses, Hunab Ku, por ejemplo, para quienes algunos reclaman un linaje antiguo, mientras que otros mantienen un estado posterior a la conquista posterior.

A continuación algunos enlaces de artículos que podrían interesarle:

Conoce la historia de una diosa egipcia llamada Hathor

Historia, vida y leyendas de morfeo ¡Interesante!