La copa vaginal o menstrual está empezando a ser la mayor sustituta de los tampones y de las compresas. Hay muchas razones para pasarse a la copa vaginal, pero antes de dar el paso hay que informarse y conocer tanto las ventajas como los inconvenientes.

En Europa, España lleva la cabeza en cuanto a mujeres utilizando la copa. Y es que el boca a boca ha sido la mayor estrategia de publicidad que podría haber tenido. Porque cierto es que, nos fiamos mucho más de lo que nos dice una amiga, nuestra madre o nuestra ginecóloga, que de lo que vemos en la televisión.

10 COSAS QUE DEBES SABER DE LA COPA VAGINAL

1.Se fabrican de silicona médica. Es un material biosaludable que no tiene riesgos para la salud. No causa irritaciones ni alergias. Tiene una textura suave y flexible, por eso no araña las paredes vaginales

2.Al principio es difícil de colocar y de extraer. Hay que conseguir que la copa vaginal haga el vacío en el interior de la vagina. Aunque, algunas lo consiguen a la primera, no se desespere si este no es su caso.

Se inserta en la vagina doblada en forma de flor o de C, y dentro debe recuperar su forma adaptándose a la anatomía de cada una. Se recomienda utilizar lubricante para introducirla. El lubricante no daña la copa, por lo que podrás utilizarlo siempre que lo necesites.

Para colocársela, será mejor de cuclillas o sentada. Cada una encontrará su postura ideal. Para retirarla, habrá que romper el vacío que se ha creado. Aprieta la base o empújala hacia un lado. A veces la copa se deslizará hacia arriba y nos costará alcanzarla. En estos casos, lo primero que hay que hacer es respirar y relajar los músculos. Después, haz fuerza con los músculos abdominales para empujarla hasta que llegues con el dedo para pellizcarla.

3. Si no se compra la talla correcta, puede haber pérdidas de flujo. Normalmente, encontrarás dos tallas: la S y la M. La S será para las mujeres menores de 30 que no hayan parido, mientras que la M será para mujeres que sí hayan parido. Este tallaje es relativo, ya que cada vagina es un mundo.

Como es casi imposible hacer una comparativa casera del interior de una vagina con otras, lo mejor es seguir esta métrica y comprarte la que te corresponde. Si no te queda bien, tendrás que comprarte otra. Y, si la limpias y la hierves, podrás regalarle esta copa a alguien de confianza.

4.Una copa vaginal conlleva una pequeña inversión inicial de unos 20-30 euros. Pero, una misma copa puede durar hasta 10 años. Lo que, si cada dos meses hay que comprar un paquete de tampones, que son aproximadamente 12 euros entre los dos, en cuatro ciclos menstruales ya habríamos recuperado esa inversión.

Después, no habrá que gastarse más dinero hasta que decidas comprarte otra. O, en el caso de que te hayas comprado una talla que no es la correcta.

5.Se puede usar durante 12 horas seguidas, según la cantidad de menstruación de cada mujer. De media, una mujer pierde, de media, hasta 90ml de sangre a lo largo de estos días. La copa vaginal tiene una capacidad de 30ml, por esto puede estar hasta 12 horas sin ser vaciada.

6.Cada vez que se cambia, hay que lavarla bajo el grifo. A algunas mujeres les dará vergüenza hacerlo en baños públicos, pero cada vez está más socialmente aceptado. Al final, todas somos mujeres y todas tenemos la menstruación. También existen unos sprays que puedes llevar en el bolso, y que te permiten lavar la copa allá donde estés.

Antes de utilizarla el primer día, y después del último día de regla hay que esterilizarla. Esto se hará hirviéndola en agua durante 3-5 minutos para eliminar las bacterias que queden en ella. Y, cuando la hayas hervido, guárdala en una bolsita de algodón. La gran mayoría de empresas la venden junto a la copa vaginal. No la guardes en envases de cristal o herméticos.

7.La copa vaginal es más ecológica que las compresas y los tampones porque no generan residuos. No hay que tirar nada a la papelera. El único gasto que hace es el gasto de agua al lavarla. Y el gasto que se tiene al fabricar la copa. Además, no utiliza plástico, mientras que el principal componente del aplicador es el plástico

8.No alteran la flora bacteriana natural de la zona vaginal ni tampoco resecan el área al recoger la sangre y no absorberla. Un tampón absorbe tanto la sangre como la mucosa vaginal provocando esta sequedad.

9.No se conocen casos de síndrome de Shock Tóxico en mujeres que usan la copa vaginal, pero sí en mujeres que utilizan tampones. Este síndrome es una infección muy grave. La mitad de los casos están ligados con la menstruación y con dispositivos de control de la natalidad (la esponja anticonceptiva y el diafragma). Esta infección es poco frecuente.

10.Permite el movimiento total, por lo que es cómoda y segura para realizar cualquier tipo de deporte, incluso los acuáticos.

Las dudas frecuentes de las usuarias suelen ser si la copa vaginal duele o causa molestias. Si no estás acostumbrada a utilizar tampón, puede que al principio sea algo molesta. Pero no debe de doler. Otras dudas, son sobre la virginidad y las relaciones sexuales.  Y, si eres virgen, puedes usar la copa. El himen puede romperse, así como se rompe haciendo deporte, pero esto no quiere decir que se pierda la virginidad. Y, no es recomendable tener relaciones sexuales con penetración si en ese momento se lleva puesta la copa.

Hasta aquí el post de hoy de 10 datos sobre la copa vaginal. Uses el método que uses, hay que estar informadas, conocerse bien y saber cuáles son los pros y contras.