¿Cómo ser romántico con una mujer? En una relación de pareja, los detalles, gestos y todo lo que hacemos por la otra persona es muy importante, ya que demostramos el cariño y afecto que tenemos hacia ellos. El romanticismo debe perdurar durante toda la vida, para que el amor dure toda la vida.

      Para ser románticos con una mujer, primero debemos conocerla, y detallar esos pequeños detalles que nos den pistas sobre sus gustos, para poder hacer o realizar un gesto que a ella le guste, y que sea demostración de cariño.

No debemos apresurarnos a los detalles, lo mejor es conocer bien a la persona para ser románticos, si somos muy directos, lejos de ser un gesto romántico, puede incomodar a la persona.

Concepto de romanticismo

Cuando la persona escucha la frase “gesto romántico” muchos se imaginan lo de siempre, regalos, chocolates, rosas, peluches, etcétera. Si bien estos gestos no son malos, ni mucho menos, lo malo es que muchas personas lo relacionan directamente con el romanticismo, por lo que caemos en un espiral de repeticiones, y no somos auténticos con los detalles.

No debemos caer nunca en la repetición, ya que esto aburre la relación y termina convirtiéndose casi en una obligación, y no en lo que de verdad es, un gesto romántico.

Ser originales y románticos van de la mano

Si tenemos un talento, dominamos un arte o somos buenos en un oficio, esto lo podemos usar a nuestro favor y hacer detalles románticos con la pareja o persona que nos gusta. Por ejemplo, si somos buenos dibujando, hacer un dibujo personalizado de algo que a ella le guste es una buena opción.

Otro ejemplo es si somos cantantes, músicos o compositores, podemos hacer un detalle para esa persona especial con algo que dominamos o nos gusta completamente, por lo que será más fácil el gesto romántico

Un gesto romántico sorpresa aporta un extra

       Si tenemos gestos románticos inesperados, inusuales o que la otra persona ni se lo imagina, termina siendo más especial. Por eso, no solo debemos hacerlo en fechas importantes como el cumpleaños, aniversario o el día de los enamorados, cualquier otro día es ideal para sorprender a la otra persona.

      Para que estos gestos cumplan completamente con ese sentimiento único, debemos hacerlo no tan seguido, con varias fechas de antelación, para no caer en la rutina y convertirse en un gesto cotidiano.

Los pequeños gestos también suman como románticos

Además de los grandes detalles, de regalos bien planificados, de sorpresas grandes, un gesto romántico puede ser igual de especial. Desde abrir la puerta, ayudarla a cargar cuando esté llevando algo, entre otros gestos.

Para ser románticos no necesitamos grandes detalles, todo cuenta y la forma en que lo ejecutamos también, por eso es importante conocer la otra persona antes de comenzar con el juego de la seducción y romanticismo.

Y lo más importante, debemos ser siempre nosotros mismos, no convertirnos en otra persona, más allá del gesto o del regalo, nuestra personalidad es lo más importante.