¿Cómo sembrar un kiwi? En nuestro tutorial de hoy te enseñaremos de forma rápida y sencilla a cómo sembrar y cultivar un árbol de Kiwi, considerado como una de las frutas más exquisitas y deliciosas que existen en el mundo. No te muevas del lugar donde estás y disfruta del siguiente artículo.

El kiwi está considerado como una de las frutas más fáciles y sencillas de cultivar, tanto es así que no necesitas de grandes hectáreas de terrenos para comenzar a sembrar estas semillas. Sin más nada que decir, vamos con el paso a paso de cómo cultivar kiwi.

Pasos para sembrar un kiwi

El kiwi tiene su origen en Chuna, sin embargo fue introducido a comienzos de siglo pasado en Nueva Zelanda, país con el que está directamente identificada esta fruta deliciosa. Debes esperar entre tres y siete años para que alcance la madurez total.

Paso 1: Limpia el terreno

El cultivo de kiwi es bastante sencillo. Lo primero que vamos a hacer será preparar el terreno donde vamos a sembrar este árbol. Para eso se recomienda extraer malas hierbas y restos de cultivos anteriores. Así garantizarás que las platas de kiwi reciban los nutrientes necesarios para su crecimiento.

Paso 2: Prepara el terreno

Después de tener el terreno limpio vamos a proceder a prepararlo. En primer lugar tendrás que humedecer toda el área antes de sembrar. De esa manera estarás reduciendo el riesgo de que los brotes puedan moverse por la fuerza del agua.

También es importante fertilizar el suelo. Puedes esparcir una capa de 2,5 centímetros de composta sobre toda la tierra que vas a usar para la siembre de kiwi.

Paso 3: Selecciona e introduce las semillas

Este es uno de los pasos más importantes en cualquier cultivo. Tendrás que aprender a cómo seleccionar las semillas que vas a utilizar. Es necesario seleccionar las semillas adecuadas. Puedes sacarlas del fruto o comprarlas en un vivero.

Después de escoger todas las semillas a usar vamos a proceder a sembrarlas en el terreno. Coloca cada semilla a una profundidad de 2,5 centímetros y luego cúbrela con suficiente tierra.

Luego de cubrirlas con tierra tendrás que regarlas con un poco de agua para mantener toda la hierra húmeda. En caso de sembrar varias semillas, recuerda dejar una distancia considerable entre una y otra, por ejemplo unos tres metros de distancia.

Paso 4: El mantenimiento

El próximo a paso a seguir consiste en el mantenimiento del árbol para que pueda crecer sano y fuerte. Debes regarlos en cuanto observes que las capas superficiales de la tierra están a punto de secarse. Puedes poner una malla de tela metálica para proteger todas las plantas mientras están en el proceso de crecimiento.

Es recomendable usar abono orgánico para su mantenimiento. Así mismo mantener un riego frecuente para así asegurar que la tierra permanezca húmeda. Es clave proteger el árbol de los vientos fuertes.

Paso 5: Poda las plantas

Una de las particularidades que tiene este árbol es que necesita ser podado con frecuencia para garantizar que crezca con mayor fuerza. Trata de remover aquellas ramas viejas y las hojas podridas durante la época de la poda.