¿Cómo se quita el hongo de los pies? Una de las molestias asociadas a los pies y más común es el pie de atleta. Esta es una alteración de la piel caracterizada por descamaciones y sarpullido producido por la tina del pie.

Es posible que en más de una ocasión hayas tenido que lidiar con esta molestia, ya que prácticamente 8 de cada 10 personas han sufrido en su vida en algún momento de está patología.

En el artículo que encontrarás a continuación conocerás un poco de las causas asociadas a esta enfermedad y que puedes hacer para controlarla y eliminarla.

Causas del pie de atleta

La tiña del pie es un hongo oportunista que suele aparecer en condiciones húmedas que se forman en el zapato. Su nombre se atribuye a que es una molestia muy típica de los atletas que suelen transpirar excesivamente, especialmente en los pies debido al ejercicio extenuante.

Los hongos demostrados que han sido los responsables de producir el pie de atleta pertenecen a la familia de los dermatofitos. Estos se aprovechan de la queratina de la piel como fuente de alimentos.

Entre los identificados en la enfermedad se encuentran el Trychophyton rubrum, Trychophyton interdigitales, Trychophyton mentagrophytes y el Epidermophyton floccosum.

Esta enfermedad es sumamente contagiosa; puedes adquirirla por contacto directo con los calcetines o zapatos en piscinas o por compartir una toalla.

¿Cómo se identifica el pie de atleta?

Hay varias señales que permiten identificar la enfermedad como la que se mencionó anteriormente. Es posible que te hayas contagiado con el pie de atleta si encuentras laceraciones o descamaciones entre los dedos de los pies. Estas alteraciones de la piel te producen molestia enrojecimiento, tienen mal olor, se inflaman o incluso tienen ampollas con líquido.

¿Qué puedo hacer para eliminar el Pie de atleta?

A pesar de la facilidad con que las personas pueden contagiarse del pie de atleta, el tratamiento es relativamente sencillo y económico. Basta con simplemente adquirir cremas o polvos antifúngicos que son bastante efectivos para lograr controlar al patógeno en pocos días.

Adicionalmente, no necesitarás ninguna receta médica para adquirir estos medicamentos. El miconazol, el clotrimazol, el tolnaftato han tenido mucho éxito controlando la infección.

Sin embargo, si después de 2 a 4 semanas, ves que la infección por el pie de atleta no disminuye y por el contrario aumenta, deberás contactarte con un médico especialista.

En algunas ocasiones el pie de atleta se asocia a algunos agentes bacterianos y puede producir una infección más importante. En este caso es posible que el médico te recete algún tipo de antibiótico administrado vía oral.

La prevención es el mejor tratamiento

Lo más ideal para evitar el contagio con el pie de atleta es seguir las siguientes recomendaciones:

  1. Mantén un aseo constante y diario de tus pies y déjalos airear durante un tiempo después de lavarlos.
  2. No repitas los mismos calcetines.
  3. No repitas constantemente los mismos zapatos
  4. Lava los zapatos regularmente si sueles transpirar mucho por los pies.