¿Cómo se prepara el licor de café? El licor de café puede usarse para muchas recetas, no solo en tragos que tienen este licor como ingrediente, también tiene diversas aplicaciones en la repostería, de manera que, a menudo, es conveniente preparar nuestro propio licor de café.

Tomando en cuenta esto, veremos que usaremos pocos ingredientes, el verdadero proceso se encuentra en la elaboración del licor. Es por ello que nos hemos dado a la tarea de investigar a profundidad sobre cómo hacer el mejor licor de café con el que podamos contar para que nuestras recetas estén completas y para que podamos degustar este exquisito licor.

¿Cuáles son los ingredientes para preparar licor de café?

En cuanto a los ingredientes para el licor de café, como hemos mencionado, son muy pocos, pero en cantidades considerable, como es el caso del aguardiente. Pero veamos de qué se trata específicamente:

  • 2 lt de aguardiente seco. Mientras mayor sea su calidad, mejor quedará el resultado con el café. Selecciona el aguardiente de tu preferencia.
  • 1 lt de almíbar.
  • ½ kilo de café en granos que esté bien molido. Asegúrate que la calidad del café sea tostado naturalmente, esto te dará un mejor resultado.

Primer paso

Una vez que tenemos claros todos los ingredientes, comenzamos pues con el primer paso. Y es que, lo primero es dejar macerando el café molido en el aguardiente de tu preferencia. Usa una botella de vidrio o un recipiente con tapa.

Es recomendable usar un recipiente que no sea transparente, necesariamente, el licor no debe exponerse a la luz, también hay que cuidar la temperatura, ya que debe estar en un clima constante y fresco, sin variaciones de temperatura.

Cuando hayas dispuesto tu aguardiente con el café molido, simplemente deja que se macere durante todo un día, es decir; 24 horas.

Segundo paso

El segundo paso es agregar el almíbar al licor una vez que se haya macerado. Si deseas preparar el almíbar por tu cuenta, puedes hacerlo poniendo en una cacerola 1 kilo de azúcar por 1 litro de agua, lleva al fuego a media llama y remueve de ser necesario.

Espera a que se espese y cambie de color, retira del fuego. Espera que se enfríe y luego puedes agregarlo a tu licor ya macerado. Si quieres, puedes dejarlo más tiempo en reposo. Dependerá de tus preferencias.

Tercer paso

Una vez que hayas mezclado los ingredientes, lo que harás será filtrar el licor para evitar que los restos de café se encuentren en él. Para ello, simplemente usaremos un filtro como los que usan las cafeteras eléctricas.

Por medio de un embudo, comienza a verter el licor para que se vaya filtrando. Repite el procedimiento si lo crees conveniente. Lo ideal es que quede lo suficientemente limpio el licor.

Después, deja reposar y prueba tu licor. En caso de requerir menos licor, puedes reducir las cantidades de la receta, tomando como punto de partida, las cantidades que te hemos mostrado en esta receta para hacer licor casero.