¿Cómo se divide en hexadecimal? El hexadecimal, además conocido como hexadecimal o base 16, es un sistema que tenemos la posibilidad de utilizar para redactar y compartir valores numéricos.

En Aquel sentido no es distinto al más conocido de los sistemas numéricos (el que empleamos todos los días): decimal. Decimal es un sistema numérico de base 10 (perfecto para seres con 10 dedos), y usa una recopilación de 10 dígitos únicos, que tienen la posibilidad de combinar para representar números posicionalmente.

Hex, como decimal, combina un grupo de dígitos para producir números enormes. Da la casualidad de que hexadecimal utiliza un grupo de 16 dígitos únicos. Hex usa el estándar 0-9, pero además añade 6 dígitos que comúnmente no esperaría ver construyendo números: A, B, C, D, E y F.

Dígitos 0-9 y AF

El hexadecimal es un sistema numérico de base 16. Aquello supone que hay 16 dígitos probables que se aplican para representar números. 10 de los valores numéricos que posiblemente estés acostumbrado a ver en números decimales:

0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9; aquellos valores siguen representando el mismo costo al que está acostumbrado. Los 6 dígitos restantes permanecen representados por A, B, C, D, E y F, que se asignan a valores de 10, 11, 12, 13, 14 y 15.

 Conversión de decimal a hexadecimal

En este artículo cubrimos una conversión bastante fácil de “decimal a hexadecimal” a modo de conteo hexadecimal. Los pasos para transformar un número, llamémoslo N , de decimal a hexadecimal, se ven de esta forma:

Divide N entre 16. Lo demás de dicha separación es el primer dígito (menos significativo/más a la derecha) de tu número hexadecimal. Lleva el cociente (el resultado de la división) al siguiente paso.

Nota: si lo demás es 10, 11, 12, 13, 14 o 15, se convierte en el dígito hexadecimal A, B, C, D, E o F.

Divide el cociente del último paso por 16 nuevamente. Lo demás de esta separación es el segundo dígito de su costo hexadecimal (segundo a partir de la derecha). Lleva el cociente de esta separación al siguiente paso. Divide el cociente del paso 2 entre 16 nuevamente. Lo demás de esta separación es el tercer dígito de su conversión hexadecimal. ¿Notas un patrón?

Sigue dividiendo tu cociente del último paso por 16 y almacena lo demás hasta que el resultado de una separación sea 0. Lo demás de dicha separación es el dígito más a la izquierda y más importante de su costo hexadecimal.

 Ejemplo para transformar un decimal a hexadecimal: cambiar 61453 10

Divide 61453 entre 16. El resultado es un cociente de 3840 y un resto de 13 . Aquel resto se convierte en nuestro primer dígito hexadecimal, el más a la derecha y el menos importante: D. Lleva 3840 al siguiente paso.

 Ahora divide 3840 entre 16. El cociente resultante es 240 con un resto de 0. Nuestro segundo dígito hexadecimal es 0 y llevamos 240 al siguiente dígito. Divide 240 entre 16 y obtendrás 15 con otro resto de 0. Nuestro tercer dígito hexadecimal es 0, y lleva 15 al paso 4. Al final, divide 15 por 16. Aquello producirá el cociente 0 que hemos estado esperando, con un resto de 15. Ese resto significa el dígito hexadecimal para esta postura si F.

 Al final, combine los 4 dígitos hexadecimales para generar nuestro costo hexadecimal: 0xF00D.