¿Cómo se cura un sartén? Este es un tema realmente interesante y muy útil para la gran mayoría de las personas que utilizan este tipo de implementos, más cuando los mismos están nuevos y es necesario curarlos para que puedan utilizarse de forma frecuente y a todo terreno. Veamos más de este y otros puntos importantes.

¿Qué quiere decir curar un sartén?

Este es un término frecuente y popular en la mayoría de las personas, el mismo se basa en que cuando adquirimos una pieza o sartén nuevo, es necesario “curarlo”, para ello se realizan algunos pasos que iremos viendo más adelante, a los efectos que el mismo pueda ser utilizado de forma frecuente y se alargue la vida útil del mismo.

¿Cómo curar un sartén paso a paso?

Primeramente debemos hacernos la siguiente interrogante ¿Por qué curar una sartén? En torno a ello, podemos ofrecer una respuesta adecuada y sencilla, en este sentido la misma está en relación al cuidado, protección y mantenimiento de nuestro implemento de cocina, permitiendo de esta forma que los alimentos no se peguen ni quemen.

Ahora bien, el proceso de cura de la gran mayoría de los sartenes estará sujeto al cien por ciento del material del cual estarán hechos. Entre algunos de ellos podemos destacar los de teflón, aluminio, hierro, titanio, acero inoxidable, entre muchos más. La gran mayoría de los sartenes antiadherentes están hechos de teflón.

Pasos para la cura de sartenes

Siempre será necesario que antes de que podamos hacer uso de un sartén de teflón u otro material que hayamos adquirido nuevo, es importante realizar el proceso de cura del mismo. En este sentido realizaremos los siguientes pasos:

1.- Retiramos las etiquetas y procedemos a lavarlo

Es recomendable utilizar un detergente que posea fórmula Bio Active, debido a que ello permite que el producto se mantenga por tiempo largo en la propia esponja.

 

2.- Agregamos un poco de aceite

Posteriormente a la limpieza del sartén, debemos de colocar una cucharada pequeña de aceite, para ello nos ayudaremos de un papel encerado o servilleta, a los fines de distribuir el producto por la superficie total del sartén.

3.- Calentamos el sartén

Para este caso, hemos de colocar el sartén en el fuego a temperatura media, esperamos que el aceite se consuma totalmente, si notamos que desprende mucho humo, es un proceso normal.

4.- Dejaremos que se enfríe

En este momento tendremos que retirar el sartén del fuego y esperamos que enfríe.

5.- Lavamos de nuevo el sartén

Una vez más lavamos y retiramos el resto del aceite, para ello nos ayudaremos con una esponja de textura suave, a los efectos de evitar ralladuras en la pieza.

Conclusión

Así hemos podido aprender el proceso de cura de las piezas o sartenes cuando hemos adquirido uno nuevo, ya que por medio de tal procedimiento, el mismo tendrá una duración más larga y evitaremos que nuestros alimentos se peguen o quemen y causemos un inconveniente en la cocina. Así mismo puede realizarse con cualquier pieza que hayamos adquirido que sea de materiales como teflón, hierro, aluminio, entre muchos más.