¿Cómo se cultivan las manzanas? Cultivar manzana puede ser algo muy sencillo de lograr, sin embargo es importante tomar en cuenta varios aspectos para lograr un buen resultado final. Si te interesa aprender a cómo se cultivan las manzanas, entonces este artículo es para ti.

La manzana se ha convertido en uno de los frutos preferidos de muchas personas alrededor de todo el mundo. Se podría decir que es una de las frutas más antiguas que existen, de hecho su primera aparición se remonta a la Biblia, cuando Eva comió de ella y cayó en pecado.

Historia

Estás emocionado por saber cómo se cultivan las manzanas, sin embargo antes de eso te queremos contar un poco más sobre su historia. Seguramente todos hemos escuchado hablar sobre Eva y el fruto que la llevó al pecado.

Se podría decir que todo comenzó ahí, con Eva. La historia del primer manzano se remonta a la Biblia, y sin bien es cierto que desde esa época hasta el sol de hoy han existido muchas variedades cultivadas de este fruto, su esencia continúa siendo la misma.

El manzano se puede considerar como una de las primeras especies frutales que fue cultivada por el ser humano. Hay quienes se atreven a decir que es al árbol frutal con mayor cultivo alrededor de todo el mundo y uno de los que tiene mayores variedades actualmente.

Pasos para cultivar manzanas

En los tiempos de Eva se llegó a relacionar la manzana como un fruto prohibido, sin embargo ahora ya no hay necesidad de pensar en el pecado original al comerse una rica y deliciosa manzana. Lo mejor de todo es que tienes la posibilidad de cultivar tu propio árbol frutal de esta especie.

1: El clima

Para poder cultivar las manzanas de forma correcta, es indispensables tomar en consideración varias cosas, pero principalmente el comportamiento climático. Este tipo de árboles necesitan de un buen clima para poder crecer y dar frutos.

Si quieres cultivar manzanas, entonces debes saber que este árbol no soporta las bajas temperaturas. Es cierto que algunas especies pueden llegar a soportar hasta 7 grados centígrados, la mayoría no. Así mismo, requiere de una buena exposición al sol, por lo menos 8 horas al día.

2: El tipo de suelo

El tipo de suelo es otra de las cosas a tomar en cuenta al momento de cultivar manzanas. Es necesario que el suelo sea rico en nutrientes y un tanto húmedo. Así mismo, el drenaje es indispensable.

Si vas a cultivar manzanas tienes que evitar a toda costa hacerlo en lugares donde los vientos sean muy fríos. Si lo vas a hacer en estos lugares, trata de proteger la siembra con un plástico, sobre todo en temporada de invierno, ya que este árbol no tolera las heladas.

3: El riego

Llega el momento de sembrar, pero antes de eso debes procurar labrar y abonar muy bien la tierra. Seguidamente tienes que plantar el árbol a raíz desnuda. Recuerda que lo más recomendable es hacerlo en una época en la que el frío no sea tan pronunciado o que haya mucho calor.

En cuanto al riego es clave saber que este tipo de árboles frutales requieren de abundante agua, sobre todo en los meses de intenso calor. Al llegar el invierno tendrás que reducir la regularidad del riego. Se sugiere regar al amanecer o apenas el sol de comience a ocultar.

4: La poda

En cuanto a la poda, el árbol del manzano es bastante particular. En estos casos no se recomienda hacer poda, más bien un entresacado de los frutos a principios del verano. Remueve el fruto central de cada racimo, ya que por lo general no está buenas condiciones.