¿Cómo se crean los imanes? ¿Sabías que China produce un aproximado del 95% de los imanes a nivel mundial? Pues se trata de una gran reserva de imanes que corresponden a la ubicación geográfica, propiamente. De aquí a que se le atribuya a este país, el puesto del productor más grande de imanes.

Por otro lado, en este artículo abordaremos cómo se produce y se crea un imán, de acuerdo con esto; estableceremos lo que compone a un imán. Recordemos que por medio de un imán, podemos crear uno artificialmente, siempre y cuando lo conectemos con un elemento transmisor, como pudiera serla una aguja.

Conoce las proporciones de los imanes

En cuanto a la composición de los imanes, podemos ver que se trata de una combinación de elementos con los que hay que tener en claro que deben estar en proporciones muy específicas. Para los que piensan en fabricar imanes, se precisa de los siguientes elementos:

  1. Boro: 0.014 libras
  2. Neodimio: 0.37 libras
  3. Hierro: 1 kilo

Estos valores que hemos mencionado, deben producir una aleación específica (Nd2Fe14B) siendo esta alineación el resultado de cada kilo de hierro con la cantidad de boro y neodimio. A partir de esto, se logrará las cualidades del imán.

Funde los materiales

La manera en la que se deben combinar estos materiales, es por medio de la fundición. En el caos del imán, se necesita una alta temperatura de calor, en grados centígrados se trata de establecer un total de 1500 grados.

Cuando los materiales comienzan a fundirse, se habrán unido y mezclado, lo que trae como resultado, un gran imán que luego debe ser tratado, con respecto a eso, una vez que se haya enfriado, se puede comenzar a trabajar para proporcionarle el tamaño deseado, incluso se puede triturar.

Cero oxígenos

La sinteración es uno de los procesos más importantes, ya que la mezcla de los diferentes materiales debería derretirse casi completamente en un ambiente sin oxígeno. Es en este punto donde debe calentarse de nuevo la mezcla para obtener el resultado deseado.

Este proceso garantiza que haya un grado de fusión ideal para cada uno de los materiales con los que se pretende trabajar para la obtención de los imanes. Aunque aquí no se termina la creación, debemos tener en mente que es un proceso fundamental para crear el imán.

Después, es importante generar el enfriamiento de los imanes. Para cortar los imanes, es necesario contar con una herramienta avanzada en precisión y potencia.

Proceso final

Para terminar con el proceso de la creación de un imán, debemos proceder a realizar un recubrimiento que se hace con níquel, lo que garantiza que:

  • El imán tenga una mejor presentación
  • Se genere una capa que proteja al imán
  • El imán será más agradable al tacto
  • Generalmente se trata de una cubierta brillante.

Sin duda, es necesario contar con herramientas determinadas para la creación de un imán, ya que por medio de estas, se logrará un óptimo resultado con un acabado profesional.