¿Cómo sanar cuando te rompen el corazón? Un corazón roto puede llegar a ser muy doloroso, incluso; hay quienes experimentan depresión o una tristeza profunda. Aunque todos estamos propensos a que nos rompan el corazón, nadie quiere experimentar estas situaciones.

Por fortuna, todo el dolor puede pasar y sanar, aunque creamos que es difícil o complicado o incluso, que no lograremos sanar el corazón, siempre hay esperanza para ser más fuertes y pasar la página.

En este artículo, veremos algunas recomendaciones para quienes están pasando por un momento doloroso, una ruptura o una decepción. Siendo estos escenarios los más recurrentes para un corazón destrozado.

Retoma tus hobbies

Distraer la mente puede ser una buena forma de pasar la página. Mientras que nos dedicamos a realizar alguna actividad que disfrutemos, nuestros pensamientos se verán beneficiados por lo que sentimos al momento de estimularnos con aquellas actividades que más disfrutamos.

Escribe de vez en cuando cómo te sientes, dibuja o pinta, canta o baila; todo esto hace que liberemos hormonas que nos ayudarán a sentirnos mejor. No le des el suficiente espacio al dolor, pero esto no significa que debas suprimir cómo te sientes.

Date tiempo

Dicen que el tiempo sana y cura todo, pero realmente es lo que hacemos mientras pasa el tiempo. El “darse tiempo”, es una forma de permitirnos tener paciencia y respeto con el proceso que estamos viviendo, de manera que podamos interactuar con el dolor de una forma más madura emocionalmente.

Internalizar lo que estamos vivenciando no tiene por qué martirizarnos, pero sí puede ayudarnos a conocernos mejor y a poder interpretar cómo nos sentimos ante este tipo de situaciones donde la tristeza juega un papel fundamental.

Mientras te das ese tiempo, recuerda que la meditación es un buen recurso para ordenar y disipar pensamientos que no necesitamos, además de atraer la calma.

Sal con tus amigos o personas cercanas

Una reunión o salida con amigos puede ser una buena manera de reconstruir el corazón, esto es porque al recibir la compañía y el cariño de las personas que nos aprecian, podemos retomar las fuerzas y darnos cuenta que, hay otras personas que quieren vernos felices.

Aunque la felicidad que buscamos no proviene de otra persona salvo de nosotros mismos, siempre es saludable y agradable, tener y contar con aquellos que nos aman y valoran.

Si te resulta más sencillo quedarte en casa y no salir de tu habitación, entonces dale una oportunidad a esa reunión con aquellos que desean el bienestar en tu vida, seguro que no te arrepentirás. Recuerda vivir siempre el presente, evita pensar en otras situaciones pasadas.

Encuentra una oportunidad para crecer

La sanación es un proceso que varía para cada persona, hay quienes afrontan estos estados de forma más rápida que otros, pero lo importante es aprender de cada una de las experiencias que se nos presentan en la vida. Recuerda:

  • Vales mucho.
  • Aprende de cada situación por más que sea dolorosa o desagradable.
  • No te des por vencido.
  • Ámate y cuida tu estado emocional, espiritual, mental y físico.