Cómo saber que la biblia es fiable. Cuando hablamos de la biblia, lo hacemos de uno de los libros más importantes de la historia de la humanidad. Tal ha sido su repercusión, que la mayoría de leyes que nos rigen, así como nuestra conducta y estilo de vida conservan importantes reminiscencias de todo lo que aporta.

Sin embargo, desde el siglo XVII, tras la evolución de la ciencia y el nacimiento del relativismo, muchas personas se preguntan acerca de la veracidad de las historias que relata.

La gente se hace preguntas como: ¿Por qué podemos confiar en el relato bíblico? ¿Fue adulterada la Biblia para engañar a la gente? ¿Son los relatos bíblicos el resultado de un mito?

Para responder a esta pregunta vamos a exponer una serie de argumentos basados en el método histórico actual, ya que la credibilidad histórica de las escrituras debe ser probada con los mismos criterios usados para probar cualquier documento antiguo.

No obstante, antes de comenzar, con la la disertación, debemos empezar por el principio y explicar qué es la Biblia y cual es su origen.

Te recomendamos que tomes asiento porque el artículo es bastante extenso…¿Comenzamos?

Cómo saber que la biblia es fiable: ¿Qué es la Biblia?

Aunque muchas personas consideren la Biblia como un libro, realmente se trata de una colección de libros que se han ido escribiendo por diferentes autores durante mas de 1500 años. En total, han participado 40 autores de diferentes regiones, culturas y gremios. Desde reyes o funcionarios gubernamentales hasta agricultores o pastores. Fué escrito en 3 idiomas diferentes (hebreo, arameo y griego helenístico).

De toda esta diversidad de autores y culturas, nació una idea común: la redención del hombre por Dios.

La Biblia puede confundir a un lector inexperto al no entender que, en general, no sigue un orden cronológico. El Antiguo Testamento fue agrupado de acuerdo a los siguientes temas:

  1. Torá.
  2. Literatura.
  3. Profecías.
  4. Otros libros históricos.

A su vez, se encuentra distribuido en subgrupos con un orden cronológico dentro de estas categorías.

El Nuevo Testamento comienza con el siguiente orden:

  1. Los tres evangelios sinópticos (similares).
  2. El libro de Juan.
  3. Hechos de los Apóstoles, que se cree que es una continuación del libro de Lucas.
  4. Las cartas de Pablo vienen a continuación en el Nuevo Testamento.
  5. Las cartas de los otros apóstoles.
  6. El libro de Apocalipsis.

La Vulgata latina fue el primer libro que se imprimió. Además, la Biblia es el libro más impreso hasta la fecha y con mayor circulación en el mundo.

Aunque en un principio estaba escrito en papiros, debiendo ser copiado y vuelto a copiar durante cientos de años, antes de la invención de la imprenta, no afectó su estilo, exactitud ni existencia. Comparada con otros escritos antiguos, la Biblia tiene más evidencia en términos de manuscritos que la mayoría de textos de la literatura clásica.

La gran influencia de las Sagradas Escrituras en prácticamente todas las facetas de la civilización occidental ha sido evidente. Desde la política hasta la ciencia, la academia y la tecnología, desde las artes hasta la música, la Biblia se convirtió en la clave que abrió la mente de Occidente. La influencia de las enseñanzas bíblicas y, sobre todo, la historia de Jesús, sentó las bases de la civilización occidental. 

Ya hemos hablado a grandes rasgos de lo que es realmente la Biblia. Ahora toca exponer cuales son los argumentos que demuestran su fiabilidad.

Cómo podemos saber que la biblia es fiableCómo saber que la biblia es fiable

Para evaluar la fiabilidad histórica de un documento, debemos utilizar los métodos que cualquier historiador de prestigio usa para acreditar la veracidad de un documento:

  • Prueba bibliográfica: forma en la que se comprueba la historicidad de un documento a través de la forma en la que se copió y se transmitió.
  • Evidencia interna: determina si los diferentes autores siguen un hilo argumental lógico o si existen errores argumentales graves.
  • Prueba de evidencia externa: determina si existen mas pruebas aparte de las mencionadas por lo autores bíblicos.
  • Arqueología: ciencia que estudia los cambios que se producen en la sociedad a partir de restos materiales encontrados.

Prueba bibliográfica de la Biblia

Dado que no tenemos los documentos originales, ¿cuál es la credibilidad de las copias que tenemos en relación al número de manuscritos y al intervalo de tiempo entre el original y la copia existente?

Evaluar la calidad de las copias se convierte en un aspecto fundamental para comprobar la calidad del documento, y cuantas más copias disponibles de estudio mejor, ya que comparando las copias entre sí a lo largo de la historia se pueden detectar fácilmente errores y posibles alteraciones. Por esta razón, cuanto más corto sea el intervalo entre ellos, menos tiempo para alterar los textos, y cuanto más cerca del hecho histórico estén las copias, mejor.

En la actualidad, podemos decir que se han encontrado más de 24.000 copias del nuevo testamento, que se dividen de la siguiente forma:

  •  5.300 manuscritos griegos del Nuevo Testamento.
  • Más de 10,000 manuscritos de la Vulgata Latina y al menos
  • 9,300 de otras versiones antiguas.

Ningún otro documento de la historia antigua se acerca a estos números. En comparación, la Ilíada de Homero ocupa el segundo lugar, con solo 643 manuscritos encontradas hasta la fecha. El primer texto completo y conservado de Homero data del siglo XIII.  Ningún otro documento antiguo tiene una brecha tan pequeña entre copias y originales.

El texto más antiguo del nuevo testamento, llamado p52, contiene porciones del Evangelio de Juan y data del primer tercio del siglo II d.C., menos de cuarenta años después de que se escribiera el Evangelio de Juan en la década de los 90 del siglo I. Además, más de treinta rollos datan del período comprendido entre finales del siglo II y principios del siglo III. Algunos de estos papiros contienen grandes fragmentos de libros enteros del Nuevo Testamento.

Por otra parte, estudios recientes demuestran un descubrimiento fascinante; el Dr. Gary Habermas, afirmó que un manuscrito reciente encontrado en Egipto que contenía parte del Evangelio de Marcos fue analizado por un experto en antigüedades que fechó el fragmento como escrito entre 80-110 d.C. Si esta fecha se mantiene, demostraría que el Evangelio de Marcos circuló en el primer siglo, acortando el tiempo entre la muerte de Jesús y la evidencia escrita. En resumen, sería una evidencia histórica que proporcionaría testigos oculares antiguos de la vida, muerte y resurrección de Jesús.

Debemos tener en cuenta que, al comparar las principales obras de la antigüedad con el Nuevo Testamento, este último cumple con mayor rigor los criterios de evaluación histórica que cualquier otra obra antigua.

Prueba de la evidencia interna de la Biblia para saber si es fiable

La evidencia interna nos proporciona bastante información veráz acerca de la confiabilidad del relato bíblico. Este criterio también determina si existen fraudes, errores o mentiras deliberadas por parte de los escritores sobre hechos conocidos. Ten en cuenta que las dificultades y problemas no resueltos, no necesariamente significan errores. Un error es una discrepancia que existe sin sombra de duda.

Un factor muy importante son los relatos de testigos presenciales. En cualquier investigación criminal, el testimonio de testigos presenciales del crimen es crucial para investigar el hecho, y nuestra investigación no es diferente. Cualquier evento histórico con testigos oculares se vuelve mucho más confiable históricamente, ya que generan relatos independientes que pueden confrontarse.

Los escritores del Nuevo Testamento escribieron como testigos presenciales o a partir de información de primera mano, a continuación veremos un ejemplo:

 Dado que fueron muchos los que hicieron un relato coordinado de los acontecimientos que sucedieron entre nosotros, como los que fueron testigos oculares y ministros de la palabra nos lo transmitieron desde el principio, me pareció igualmente bueno, después de una minuciosa investigación de todo desde su origen, le doy por escrito, excelencia Theophilus, una presentación ordenada.

Lucas 1: 1-3

Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo, siguiendo fábulas ingeniosamente inventadas, pero nosotros mismos fuimos testigos oculares de su majestad.

2 Pedro 1:16

… lo que hemos visto y oído, también te lo declaramos, para que tú también puedas tener comunión con nosotros. Ahora nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo.

1 Juan 1: 3

Varones de Israel, escuchen estas palabras: Jesús el Nazareno, varón aprobado por Dios delante de ustedes, con milagros, prodigios y señales, que Dios mismo realizó entre ustedes por medio de él, como ustedes mismos saben…

Hechos 2:22

 El que vio esto, testificó, siendo su testimonio verdadero; y él sabe que dice la verdad, para que también vosotros creáis.

Juan 19:35

“En el año quince del reinado de Tiberio César, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, Herodes el tetrarca de Galilea, su hermano Felipe el tetrarca de la región de Ithurea y Traconitas, y Lisanias el tetrarca de Abilene…

Lucas 3: 1

Por otra parte, de los 12 apóstoles, excluyendo a Judas, 10 fueron asesinados por el mensaje que predicaban, y Juan fue salvajemente torturado y encarcelado por ello. ¿Es posible creer que 11 personas estaban dispuestas a sacrificar sus propias vidas para apoyar una mentira de su propia creación?

Otra pieza de evidencia histórica que nos ayuda a resolver si la biblia es fiable, es el llamado apoyo involuntario de testigos, que son relatos independientes en el Nuevo Testamento que involuntariamente se completan entre sí. Por ejemplo, en Mateo 8:16 tenemos el siguiente pasaje: «Y cuando llegó la noche, le trajeron muchos endemoniados, y él con su palabra expulsó de ellos los espíritus y sanó a todos los enfermos»;

Surge la pregunta, ¿por qué esperar hasta la noche para traer a los que necesitan curación?

La respuesta se encuentra en Marcos 1:21; Lucas 4:31. » Porque era sábado».

En Mateo 26: 67-68, vemos a los judíos golpeando a Jesús en el juicio y diciendo : «Si tú eres el Cristo, profetiza quién te golpeó».

Esto puede parecer extraño, ya que Jesús estaba parado frente a ellos y fácilmente podía decir quién era. Pero en Lucas 22: 63-65, vemos que Jesús tenía los ojos vendados cuando lo llevaron allí.

Este tipo de armonización es común en testimonios de diferentes testigos presenciales, cada uno cuenta su punto de vista sobre un mismo hecho, pero le da más importancia al detalle A o B. Esto da fe de la confiabilidad del testimonio, haciéndolo más veraz, como piezas de un rompecabezas, que cuando se juntan forman toda la historia.

Es exactamente el mismo criterio que un detective esperaría encontrar en un grupo de testigos presenciales de un crimen. Porque si se les dijera exactamente de la misma manera, estaría claro que habrían estado de acuerdo entre sí, y si las historias estuvieran demasiado fuera de lugar, estarían mintiendo.

Los autores del Nuevo Testamento también incluyeron detalles vergonzosos sobre ellos mismos. La tendencia de la mayoría de los autores en este tipo de narrativa histórica es dejar de lado todo aquello que menoscabe su apariencia y empañe su moral. Se llama el «criterio de la vergüenza».

Además, no solo dan detalles vergonzosos sobre sí mismos, sino también sobre Jesús. Se encuentran en todo el Nuevo Testamento. Jesús fue considerado “fuera de sí” por su familia, fue visto como un falsante y un hereje, fue abandonado por sus seguidores y casi apedreado en algunas ocasiones, fue llamado «borracho» y «endemoniado», además de «loco». Finalmente, fue crucificado por malhechor junto con dos bandidos. Si los autores del Nuevo Testamento querían mostrarles a todos que Jesús era Dios, el rey de Israel, el Mesías ungido, ¿por qué no eliminaron dichas situaciones que parecen argumentar en contra?

Con todos estos datos, podemos hacernos una idea de que existen pruebas de evidencia interna suficientes para definir el relato bíblico como histórico y verídico.

Prueba de evidencia externa de la Biblia

Esta prueba tiene como objetivo determinar si existen fuentes fuera de los documentos bíblicos que confirmen si la biblia es fiable. En otras palabras, ¿qué otras fuentes existen, además de la literatura que se está examinando, que confirmen su veracidad, credibilidad y autenticidad?.

A continuación vamos a mostrar las evidencias externas mas importantes:

Papías de Hierápolis

Eusebio de Cesarea, que puede ser considerado el padre de la historia de la Iglesia, en su Historia Eclesiástica, escrita alrededor del 325 d.C., conserva los escritos de Papías, obispo de Hierápolis (130 d.C.), que Papías recibió del Anciano apostol Juan. Entre estos escritos podemos encontrar las siguientes afirmaciones:

“El anciano también solía decir: ‘Marcos, habiendo sido el intérprete de Pedro, escribió fielmente todo lo que él (Pedro) mencionó, ya fueran las palabras o las obras de Cristo; sin embargo, no lo hizo en orden cronológico. Porque él no ha estado escuchando personalmente al Señor, ni ha estado con él; pero luego, como ya he dicho, acompañó a Pedro, quien adaptó sus enseñanzas según fue necesario, no como si estuviera preparando una recopilación de las palabras del Señor. Entonces, Marcos no se equivocó, habiendo escrito así algunas cosas como él (Pedro) las mencionó; porque él prestó toda la atención a esto, no sea que omita nada de lo que escuche, ni incluya ninguna declaración falsa en lo que registró.»

Ireneo de Lyon

Ireneo, obispo de Lyon (180 d.C.), fue alumno de Policarpo, obispo de Esmirna, que fue martirizado en el 156 d.C. Además, fué cristiano durante 86 años y discípulo del apóstol Juan. Ireneo, escribió:

» Tan firme es la base de de lo que descansan estos Evangelios, que los propios herejes dan testimonio a favor de estos libros y, a partir de ellos, cada uno de ellos se esfuerza por establecer su propia doctrina particular ”.

Ireneo, en la misma obra, desde entonces ya ha refutado la idea de “otros evangelios perdidos”, afirmando como sabemos hoy que solo hay 4 evangelios aceptados. “Porque así como existen los cuatro rincones del mundo donde vivimos, y los cuatro vientos universales, y así como la Iglesia está esparcida por toda la tierra, y el Evangelio es columna y fundamento de la Iglesia y aliento de vida, igualmente, por lo tanto, es natural que el evangelio tenga cuatro pilares […] [Dios] nos ha dado el evangelio en forma cuádruple, una forma que se mantiene unida por un Espíritu ”.

 Clemente de Roma

Clemente de Roma, aproximadamente en el 95 d.C., escribe una carta a la iglesia de Corinto para resolver la constante controversia generada por la iglesia en aquella zona. Cualquiera que esté familiarizado con las epístolas de Pablo a los Corintios sabe que la iglesia en ese lugar siempre ha sido considerada «problemática». Hay hipótesis de que este mismo Clemente se menciona en la epístola a Filipenses 4: 3. En esta carta, Clemente hace muchas referencias a varios pasajes bíblicos tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, lo que confirma las enseñanzas recientes de Jesús.

Ignacio de Antioquía

Ignacio (70-110 d.C.) fue obispo de Antioquía, después de haber sido martirizado por su fe en Cristo. Conoció a todos los apóstoles y fue discípulo de Policarpo, quien fue discípulo directo del apóstol Juan. Ignacio, cuando se dirigía al martirio, escribió siete cartas a las iglesias de su región, en estas cartas hace numerosas citas de varios libros del Nuevo Testamento.

Policarpo

Policarpo (70-156 d.C.), martirizado a la edad de 86 años, fue obispo de Esmirna y discípulo del apóstol Juan, y también hizo numerosas citas bíblicas en sus escritos.

Otros Autores de la Patrísticos

Hay varios autores del período conocido como Patrística que también citaron el Nuevo Testamento, entre ellos la

  • Epístola de Bernabé (hacia el 70 d.C.).
  • El Pastor, de Hermas (hacia el 95 d.C.).
  • Diatasseran, de Taciano (hacia el año 170 d.C.).
  • Clemente de Alejandría (150-212 d.C.).
  • Tertuliano (160-220 d.C.) quien fue un anciano de la iglesia en Cartago, habiendo citado más de 7.000 veces el Nuevo Testamento, de los cuales 3.800 son citas de los Evangelios.
  • Hipólito (170-235 d.C.) quien hizo más de 1300 referencias al Nuevo Testamento.
  • Justino Mártir (133 d.C.) quien luchó contra el hereje Marción citando el Nuevo Testamento. Orígenes (185-254 d. C.), que fue un gran escritor y teólogo, hizo una recopilación de más de 6.000 obras. Cuenta con más de 18.000 citas del Nuevo Testamento.

A todos ellos todavía se pueden agregar los nombres de:

  • Agustín de Hipona.
  • Amabio.
  • Letón.
  • Crisóstomo.
  • Jerónimo.
  • Cayo Romano.
  • Atanasio.
  • Ambrosio de Milán.
  • Cirilo de Alejandría.
  • Efraín el sirio.
  • Hilario de Poitiers
  • Gregorio de Nisa.
  • etc…

Además de todoas estas referencias, existe un documento conocido como la Didache, escrito entre los años 60 y 70 d.C., en la región de Siria o Egipto, demuestra que varias enseñanzas cristianas basadas en el Nuevo Testamento, ya eran practicadas por comunidades cristianas desde el siglo primero.

De este modo se demuestra que pocos años después de la muerte de Jesús, las enseñanzas contenidas en los evangelios y las cartas de Pablo ya estaban circulando en las comunidades, instruyendo a los primeros cristianos en las prácticas correctas respecto a lo enseñado por Jesús.

La evidencia demuestra categóricamente que la información contenida en el Nuevo Testamento se ha conservado de la misma manera durante siglos y siglos, ya que ha sido citada, copiada y difundida por todo el mundo. Si la Iglesia hubiera alterado la Biblia como dicen, también habría tenido que modificar cientos de miles de estas citas.

Como prácticamente todo el Nuevo Testamento es citado por los padres de la iglesia en los primeros siglos de la historia cristiana, a través de libros y cartas, todo esto antes del Concilio de Nicea (325 d.C.), también termina por anular la falacia de que la Biblia fue creada en esta época, o que la deidad de Jesús fue inventada mucho más tarde.

Ninguna obra literaria antigua se acerca a los números históricos del Nuevo Testamento, un análisis cuidadoso de la evidencia apunta con precisión a la confiabilidad del texto bíblico.

Cómo saber que la biblia es fiable a través de la Arqueología

La arqueología es una rama de la ciencia que busca recuperar el entorno histórico y la cultura de los pueblos antiguos, a través de excavaciones y el estudio de los documentos que dejaron. Esta ciencia ha ayudado a identificar lugares y establecer fechas, identificando la existencia de personajes históricos que antes solo se conocían a través de la Biblia, ha contribuido a un mejor conocimiento de las costumbres y lenguajes antiguos, aspectos culturales y sociales de los pueblos antiguos, y ha arrojado la luz sobre el significado de numerosas palabras bíblicas, aumentó nuestra comprensión de ciertos puntos doctrinales del Nuevo Testamento y silenció progresivamente a ciertos críticos que siempre han cuestionado la credibilidad de los relatos bíblicos.

Veamos algunos hallazgos arqueológicos que confirman como de fiable es la biblia de muchas maneras. Demostrando que no faltan pruebas a favor de la Biblia.

Testimonio antiguo: Cómo saber que la biblia es fiable

Un artículo del profesor Lawrence Mykytiuk fue publicado en 2017 por la Sociedad de Arqueología Bíblica, que da fe de al menos 53 personajes bíblicos del Antiguo Testamento que han sido confirmados por descubrimientos arqueológicos. Entre ellos se encontraban varios reyes antiguos de Israel como David, Uzías y Ezequías, los sumos sacerdotes Azarías e Hilcías, entre los faraones egipcios, reyes persas, asirios y babilonios.

Los descubrimientos han sido fechados y confirmados en el momento en que se narraron los hechos bíblicos. El estudio menciona todos los hallazgos y sus referencias bíblicas. Por lo tanto, es una prueba mas de como de fiable es la biblia.

Tablillas de Ebla

Un hallazgo arqueológico interesante que demuestra como de fiable es la biblia. El descubrimiento fue realizado en el norte de Siria por dos profesores de la Universidad de Roma, el Dr. Paolo Matthiae, arqueólogo, y el Dr. Giovanni Petinato, especialista en epigrafía. Desde 1974, se han excavado y encontrado 17.000 tablillas del período del reinado de Ebla. Pasará algún tiempo antes de que se realice una investigación significativa para establecer la relación entre Ebla y el mundo bíblico. Sin embargo, ya se han hecho algunas contribuciones valiosas a la crítica bíblica.

Otro ejemplo de la contribución del descubrimiento de Ebla se refiere a Génesis 14, un texto que durante años se ha considerado históricamente poco fiable. La victoria de Abraham sobre Quedor-laomer y los reyes de Mesopotamia ha sido descrita como ficticia y las cinco ciudades de la llanura (Sodoma, Gomorra, Admah, Zeboim y Zoar) como legendarias. Sin embargo, los archivos de Ebla se refieren a las cinco ciudades de la llanura, y una tablilla enumera las ciudades en una secuencia idéntica a Génesis 14.

El entorno representado en las tablillas refleja la cultura del período patriarcal y describe eso antes de la catástrofe registrada en Génesis. 14, el área era una región floreciente, experimentando prosperidad y progreso, que también se registra en Génesis. Las tablas de Ebla también confirmaron la adoración de dioses paganos como Baal, Dagón y Asera,

Amuletos de Ketef Hinnom

Ketef Hinnom está compuesto por una serie de cámaras funerarias, ubicadas al suroeste de la Ciudad Vieja de Jerusalén, en el camino a Belén. En 1979, los arqueólogos hicieron un importante descubrimiento: dos planchas de plata enrolladas con textos escritos en hebreo antiguo. Se cree que estos artículos se utilizaron como amuletos y datan del siglo VII a. C. y se consideran uno de los textos bíblicos más antiguos. En uno de los amuletos estaba el tetragrama (YHVH), el nombre sagrado de Dios en la Biblia hebrea. Y también la bendición sacerdotal contenida en la Biblia en Números 6 : “El Señor te bendiga y te guarde; Que el Señor haga resplandecer su rostro sobre ti y tenga misericordia de ti; Que el Señor alce sobre ti su rostro y te conceda la paz ”.

Este descubrimiento es importante para acabar con algunas acusaciones de que el Antiguo Testamento fue escrito más tarde, es una prueba concreta de referencia a un texto bíblico sumamente antiguo.

El Obelisco Negro de Salmanasar III: Cómo saber que la biblia es fiable

Es un artefacto que el arqueólogo Henry Layard encontró en la antigua ciudad de Nínive. Hace referencia a un personaje bíblico: el rey hebreo Jehú (2 Reyes 9 y 10). Data del 841 a. C. y actualmente se encuentra en el Museo Británico de Londres. Este artefacto muestra un dibujo del rey Jehú postrado ante Salmanasar III, ofreciendo tributo, y es un relato consistente con los pasajes bíblicos de 2 Reyes 10.

Los textos de Balaam

Se han encontrado fragmentos de escritura aramea en Tell Deir Allah (probablemente la ciudad bíblica de Sucot). Juntos traen un episodio de la vida de “Balaam hijo de Beor”, probablemente el mismo Balaam que la Biblia narra en Números 22. Los textos todavía describen una de sus visiones, lo que indica que los cananeos guardaban un recuerdo de este profeta. Si te preguntas como saber si la biblia es fiable, este es otro argumento a su favor.

Estela de Merneptah

Columna conmemorativa, fechada hacia 1207 a. C., que representa las conquistas militares del faraón Merneptah. Israel es mencionado como uno de los enemigos de Egipto en el período bíblico de los jueces, lo que demuestra que Israel ya existía como nación en este momento, lo que hasta entonces era negado por la mayoría de los estudiosos. Es la primera mención del nombre «Israel» fuera de la Biblia.

Los hititas

Los hititas jugaron un papel destacado en la historia del Antiguo Testamento. Interactuaron con personajes bíblicos desde Abraham hasta Salomón. Se los menciona en Génesis 15:20 como un pueblo que habitaba la tierra de Canaán. 1 Reyes 10:29 registra que compraron carros y caballos al rey Salomón. Los hititas fueron una fuerza considerable en el Medio Oriente desde 1750 a. C. hasta 1200 a. C. Hasta finales del siglo XIX, no se sabía nada sobre los hititas fuera de la Biblia, y muchos críticos afirmaron que eran una invención de los autores bíblicos.

Sin embargo en 1876, un descubrimiento dramático cambió esta percepción. Un erudito británico llamado AH Sayce encontró inscripciones talladas en rocas en Turquía. Sospechaba que podrían ser una prueba de la nación hitita. Diez años después, se encontraron más tablillas de arcilla en Turquía, en un lugar llamado Boghaz-koy.

El experto alemán en escritura cuneiforme, Hugo Winckler, investigó las tablillas y comenzó su propia expedición al sitio en 1906. Las excavaciones de Winckler revelaron cinco templos, una ciudadela fortificada y varias esculturas masivas. En una despensa encontró más de diez mil tablas de piedra. Uno de los documentos resultó ser un registro de un acuerdo entre Ramsés II y el rey hitita. Otras tablillas mostraban que Boghaz-koy era la capital del reino hitita. Su nombre original era Hattusha y la ciudad cubría un área de 300 acres.

El Imperio hitita hizo tratados con las civilizaciones que conquistó. Ya se han traducido dos docenas de estos tratados y proporcionan una mejor comprensión de los tratados del Antiguo Testamento. El descubrimiento del Imperio hitita en Boghaz-koy ha mejorado significativamente nuestra comprensión del período patriarcal. 

Sodoma y Gomorra: Cómo saber que la biblia es fiable

La historia de Sodoma y Gomorra se ha considerado una leyenda. Los críticos asumen que fue creado para comunicar principios morales. Sin embargo, a lo largo de la Biblia, esta historia se trata como un evento histórico. Los profetas del Antiguo Testamento se refieren a la destrucción de Sodoma en varias ocasiones (Deut 29:23; Is 13:19; Jer 49:18), y estas ciudades juegan un papel clave en las enseñanzas de Jesús y los Apóstoles (Mateo 10:15 ; 2 Ped 2: 6 y Judas 7). ¿Qué ha descubierto la arqueología para establecer la existencia de estas ciudades?

Los arqueólogos han buscado en la región del Mar Muerto durante muchos años en busca de Sodoma y Gomorra. Génesis 14: 3 da su ubicación en el Valle de Siddim, conocido como el Mar Salado, otro nombre para el Mar Muerto. En 1924, el famoso arqueólogo Dr. William Albright excavó este sitio en busca de Sodoma y Gomorra. Descubrió que era una ciudad fuertemente guarnecida. Aunque relacionó esta ciudad con las “Ciudades de las Llanuras” bíblicas, no puede encontrar evidencia concluyente para justificar esta suposición.

Se hicieron más excavaciones en 1965, 1967 y 1973. Los arqueólogos descubrieron un muro de 23 pulgadas de espesor alrededor de la ciudad, junto con numerosas casas y un gran templo. Fuera de la ciudad había enormes tumbas donde se desenterraron miles de esqueletos. Esto reveló que la ciudad estaba densamente poblada durante la Edad del Bronce, en la época en que Abraham habría vivido. Más intrigante fue la evidencia de que un incendio masivo había destruido la ciudad. Éste yacía enterrada bajo una capa de ceniza de varios pies de espesor. Un cementerio de una milla de largo en las afueras de la ciudad contenía restos carbonizados de tejas, pilares y ladrillos enrojecidos al fuego.

En Génesis 14 se mencionan cinco ciudades en la llanura: Sodoma, Gomorra, Adma, Zoar y Zeboim. También se encuentran rastros de estas otras cuatro ciudades a lo largo del Mar Muerto. Siguiendo un camino hacia el sur desde Bab edh-Drha, hay una ciudad llamada Numeria. Continuando hacia el sur se encuentra la ciudad llamada es-Safi. Más al sur se encuentran las antiguas ciudades de Feifa y Khanazir. Los estudios en estas ciudades revelaron que habían sido abandonadas al mismo tiempo, alrededor del 2450-2350 a. C. Muchos arqueólogos creen que si Bab edh-Drha es Sodoma, Numeria es Gomorra y es-Safi es Zoar.

Lo que fascinó a los arqueólogos es que estas ciudades estaban cubiertas por la misma ceniza que Bab edh-Drha. Numeria, que se cree que es Gomorra, tenía dos metros de ceniza en algunos lugares. En cada una de las ciudades destruidas, los depósitos de ceniza convirtieron el suelo en carbón esponjoso, haciendo imposible la reconstrucción. Según la Biblia, cuatro de las cinco ciudades fueron destruidas, lo que permitió a Lot huir a Zoar. Zoar no fue destruido por el fuego, pero fue abandonado durante este período.

Tabletas de Nuzi

Génesis 16 nos dice que Sarai, la esposa de Abraham, no pudo tener hijos. Ella estuvo de acuerdo en que Abraham podría tener una segunda esposa para tener un hijo: su sierva egipcia llamada Agar. Esta práctica está atestiguada en muchos textos encontrados por arqueólogos. Los textos de Alalakh e incluso el Código de Hammurabi coinciden en que adquirir un hijo de esta manera era una costumbre aceptada. Las tablillas de Nuzi son un grupo de textos especialmente relevantes para este episodio. Se remontan a la segunda mitad del siglo XV a.C., fueron recuperados de un antiguo sitio en el actual Irak. Estos textos mencionan que una esposa estéril podría proporcionar a su esposo un esclavo para tener un hijo. Un hecho que corrobora perfectamente la narrativa bíblica.

El papiro de Ipuwer: Cómo saber que la biblia es fiable

El papiro Ipuwer es un papiro egipcio antiguo. Actualmente se lleva a cabo en el Rijksmuseum van Oudheden en Leyden, Países Bajos. El manuscrito data aproximadamente del 1300 a. C. como probable transcripción de un texto anterior de los siglos XIX y XVII a. C. Representa violentos disturbios en Egipto, hambre, sequía, huida de esclavos con las riquezas de los egipcios y muerte en toda su tierra. A partir de la descripción, narra desde el punto de vista egipcio de quienes presenciaron plagas como las del Éxodo.

Erasto, administrador de Corinto

Erasto se menciona en tres ocasiones en la Biblia, Hechos 16:21, Timoteo 4.20 y Romanos 16:23. En el pasaje de Romanos, se relata «Erasto, procurador de la ciudad». Pablo estaba en la ciudad de Corinto cuando escribió cartas a los romanos. En 1929, entre las ruinas excavadas de la antigua Corinto, se descubrió una inscripción en un bloque de mármol utilizado para pavimentar una plaza, que contenía una inscripción en latín que declaraba que Erasto estaba a cargo de las obras públicas.

Así, gracias a numerosos descubrimientos arqueológicos, se han identificado la mayoría de las ciudades antiguas mencionadas en el libro de los Hechos. Como resultado de estos descubrimientos, ahora es posible identificar con precisión el camino seguido por Paulo en sus viajes.

El pozo de Bethesda: Cómo saber que la biblia es fiable

Otro lugar sin registro excepto en el Nuevo Testamento, ahora se puede ubicar con bastante certeza, en la parte noreste de la ciudad vieja. Juan 5: 1-15 describe un pozo en Jerusalén, cerca de la Puerta de las Ovejas, llamado Betesda, rodeado por cinco columnatas cubiertas.

Hasta el siglo XIX, no había evidencia fuera del evangelio de Juan de su existencia y la descripción inusual de Juan ha hecho que los eruditos de la Biblia duden de la confiabilidad del relato, pero el pozo fue debidamente descubierto en la década de 1930, con cuatro columnatas alrededor de sus bordes y una en su medio.

La tumba del apóstol Felipe

En un comunicado de prensa, la Sociedad Bíblica Arqueológica del 29 de julio de 2011 anunció que, durante la excavación de una iglesia de la era bizantina en la antigua ciudad griega de Hierápolis (en el suroeste de la Turquía moderna), el profesor Francesco D’Andria y su equipo arqueológico descubrieron la tumba de San Felipe, uno de los doce apóstoles .

Juan el Bautista, profeta

Citado por el Nuevo Testamento como el profeta que anunciaría la venida de Jesús, Juan el Bautista también es citado por el historiador judío del primer siglo Flavio Josefo como un hombre justo, que bautizó al otro lado del Jordán y que fue asesinado a instancias de Herodes, tal como lo describe la Biblia.

En 2010, el arqueólogo Kazimir Popkonstantinov,  afirmó haber encontrado el osario de Juan el Bautista, con inscripciones en griego antiguo que mencionaban su nombre.

El Dr. Lachezar Savov, utilizando escáneres modernos, estudió el osario y afirma que los huesos pertenecían a un hombre de entre 30 y 40 años y con hábitos alimenticios vegetarianos. Los eruditos están de acuerdo en que la evidencia acumulada muestra que es muy probable que el osario pertenezca a Juan el Bautista. ¿Podemos decir entonces que la biblia es fiable?

Simón de Cirene

Cuando Jesús iba camino de ser crucificado, los soldados romanos obligaron a un hombre llamado Simón de Cirene a cargar su cruz (Mateo 27:32; Lucas 23:26). Simón tuvo hijos llamados Alejandro y Rufo (Marcos 15:21; Romanos 16:13).

En 1941, el arqueólogo israelí Eleazar Sukenik descubrió una tumba al oeste de Jerusalén con cerámica del siglo I con varios nombres. Algunos nombres eran particularmente comunes en Cyrenaica. Las inscripciones en uno de estos osarios dicen: «Alejandro (hijo de) Simón«. En la tapa del osario hay una inscripción con el nombre de Alejandro en griego y luego QRNYT en hebreo. El significado de esto no está claro, pero una posibilidad es el significado sea «Cyrenian».

Graffiti de Alexamen

Es un dibujo satírico del cristianismo primitivo, encontrado cerca del Circo Máximo en Roma, fechado alrededor del año 200 d.C. El dibujo representa a Alexamenos, un romano, probablemente un soldado, adorando a un hombre crucificado con la cabeza de un animal como un dios. En el grafiti está escrito: “ALE XAMENOS SEBETE THEON”, que significa “Alexamenos adora a su Dios”.

Según los historiadores, la cabeza del animal proviene de las críticas romanas a los judíos, y como el cristianismo primitivo fue visto como una rama del judaísmo, de ahí la asociación. El graffiti, aunque blasfemo, es una de las alusiones visuales más antiguas a Jesús crucificado. Mostrando la incapacidad de los romanos para comprender la adoración de un hombre considerado Dios que había sido asesinado de esa manera.

Este graffiti es interesante porque refuerza algunas cosas, Jesús fue crucificado, fue adorado como Dios y ya había una fuerte presencia cristiana en Roma desde muy temprana edad. Otra evidencia mas de que la biblia es fiable. Van unas cuantas, ¿verdad?.

Iglesia cristiana en Megiddo, c. 220 d.C.

Esta ciudad comercial estratégica contiene los restos de una sala de oración cristiana que data del siglo III. Contiene tres inscripciones en mosaico que apuntan a su uso cristiano . Una inscripción griega, en referencia a la mesa en el centro de la habitación, que probablemente se usó para la comunión, dice «Akeptous, que ama a Dios, ofreció la mesa al Dios Jesucristo». El pez que adorna el centro de uno de los cuatro mosaicos de la habitación es un símbolo cristiano: la palabra ichthys (pez en griego): es un anagrama de las palabras Iesous Christos Theou Yios Soter: Jesucristo, Hijo de Dios, Salvador.

Gracias a la arqueología se han identificado varios personajes del Nuevo Testamento, desde los famosos emperadores romanos como Octavio Augusto, Tiberio, Claudio y Nerón, hasta varios miembros de la familia del rey Herodes, como su esposa e hijos, hasta gobernadores de provincias como Poncio Pilato y Festo, incluso figuras políticas independientes como Aretas y Judas Galileo.

Son muchos los descubrimientos arqueológicos que aún podrían citarse que corroboran la existencia de diversos aspectos culturales, ciudades, personajes, tradiciones, etc. Pero ya podemos tener una buena idea de que tanto el antiguo como el nuevo Testamento es una narrativa histórica que descansa sobre una gran capa de evidencia a su favor.

La arqueología es un gran aliado que nos permite saber si la biblia es fiable, durante siglos la Biblia siempre ha sido probada y desacreditada, pero cada vez que surgía un nuevo descubrimiento, daba prueba de que decía la verdad y que no hay razón para este escepticismo exagerado.

Esperamos que este artículo te ayude a responder la pregunta sobre cómo saber que la biblia es fiable. Si ahora quieres saber si Dios está contigo, continúa navegando por Descubrir.online.