Al momento de una partida, uno quiere que esa alma descanse, por eso te enseñaremos cómo rezar el rosario para difuntos y poder brindarle un poco de calma al alma que se fue.

como rezar el rosario para difuntos

¿Cómo rezar el rosario para difuntos y darle la paz eterna?

La muerte es un momento lúgubre e inquieto para cualquiera, nadie está preparado para la misma, puesto que, es la partida del mundo terrenal al mundo espiritual. Al morir, dejamos un lado nuestro cuerpo físico y nuestra alma parte al cielo o, en su defecto, puede quedarse algo estancada, porque está buscando descansar en paz.

La religión católica habla de que cuando la persona muere se le debe realizar un entierro apropiado, con el fin de que su cuerpo pueda descansar y su alma pueda dejar este lugar de manera tranquila. En los entierros, los familiares se reúnen y llevan a un padre para que pueda darle el sepulcro adecuado; dando la bendición del sentido pésame de su alma.

Los familiares se juntan en el funeral, momento donde se le da respeto al fallecido, acá se dicen anécdotas y cuentos, además, es donde se da pie para que las personas puedan despedirse y llorar la partida de la persona. No se sabe a ciencia cierta que hay al morir, pero Dios siempre ha hablado de el Paraíso y la meta es que nuestro allegado pueda entrar.

Para que un alma descanse, según lo estipulado en la tradición católica, se le deba dar un Novenario. El novenario consiste en rezar ciertas oraciones para que el espíritu descanse, es un proceso que debe durar 9 días, por ende, se debe estar consciente y seguro de querer proceder con el mismo.

En el novenario, se puede usar también una herramienta clave; el rosario. Este libro de la religión católica es usado para ver la vida de Jesús por los ojos de María y orar por todo lo sucedido en la vida del Señor, por ende, se tiene oraciones para que el alma pueda descansar.

¿Qué es un rosario?

En los comienzos de la iglesia, en e año 800 D.C, se desarrolló un libro por parte de los pensadores de la iglesia, con el fin de establecer cierta conexión entre las personas y la Virgen, como también, entre Jesús y los individuos, dado que, se trata de conectar a las personas con la historia del señor, todo por medio de los misterios y ciertas oraciones que establecen momentos muy peculiares y de entrega espiritual.

El rosario como texto es corto, no obstante, posee una estructura completa que debe respaldar la parte del alma y el cuerpo, todo con el fin de poder tener una conexión estable y buena con el proceso, que no sea vea como una actividad tediosa que debe hacerse y ya. Los misterios se dividen en 3 y estos, a su vez, se dividen en 5, contando pasajes desde su niñez hasta sus últimos momentos, para llegar a su resurrección.

El libro tiene una estructura pequeña, primero la persignarse, en donde, nos arrepentimos de nuestros actos hasta ese momento y damos más poder con la oración del «Yo confieso». Luego, se realiza a recitar un gloria, para poder comenzar con los misterios, dependiendo del día que sea.

Por cada misterio que se diga, se debe meditar y analizar de manera adecuada. Al terminar el misterio, se reza un padre nuestro y 10 Dios te salve, se finaliza con un Gloria, así hasta el último misterio.

Cuando se terminen los misterios, se deben realizar ciertas oraciones y, para dar más poder a todo, se puede implementar usar las jaculatorias.  Después de usar alguna jaculatoria, se realizan las oraciones correspondientes, sobre estas puedes leer en el siguiente artículo que hemos preparado especialmente para estos casos «Jaculatorias para difuntos».

Pasos para rezar el rosario a un fallecido

La jerarquía de las acciones son importantes, dado que, cada cosa tiene su proceso y modo de acción, por ende, no se puede saltar un paso o hacer algo primero y luego otra cosa. Se debe rezar con fe y orden para que las plegarias sean escuchadas.

como rezar el rosario para difuntos

Persignación y el «Yo confieso»

El primer paso para comenzar el rosario es realizar una persignación, realizando la señal de la cruz pequeña; frente, boca y pecho. Luego se pasa hacer la señal grande, tanto en cabeza, pecho, hombro izquierdo y hombro derecho, dando así paso a la purificación y a la disposición para orar.

La primera oración que se va usar es una de confesión, que consiste en buscar el perdón ante Dios, pidiendo disculpas por pecar y cometer actos pecaminosos, logrando así estar en paz con todo ello. Después de haber realizado los pasos anteriores, cierras tu primera parte de proceso con un «Gloria», el cual consolida tu amor y alabanza hacia Dios.

Los misterios

Cuando ya has purificado tu alma, es hora de entrar en lleno al tema, se empiezan a leer los misterios, con el fin de poder conocer parte de lo que pasó Jesús, en el momento de su vida en el que se encuentre el misterio, dado que, los tres misterios que dicta en el rosario son las atapas de niño, adolescente y adulto.

Puedes hacer este proceso solo o acompañado, por ende, todo depende de tu comodidad y energía con las persona que vayas a orar, pero puedes hacerlo solo sin problema, lo importante es que realices el proceso. Después de cada misterio debes iniciar un padre nuestro, el cual vendrá acompañado de 10 «Dios te salves», siendo la ofrenda para la virgen María, para el último dios te salve rezar un «Gloria».

Jaculatorias y oraciones finales

Las jaculatorias son oraciones cortas, por ende, es recomendable que uses oraciones que no sean muy extensas y se pueda sentir todo el poder, no son obligatorias, pero las puedes usar para acompañar el proceso de despedida del difunto y suplicarle a Dios por el perdón de esa alma. Finalmente, culminas el proceso con las oraciones finales, las cuales son las dichas en el rosario, para persignarte nuevamente.