¿Cómo restaurar el cabello dañado? Restaurar el cabello dañado puede ser muy fácil, aunque es posible que debamos estar atentos a su comportamiento durante el día, o la exposición ante el ambiente en el que nos encontremos.

Si tu cabello está muy dañado, es importante reconocer qué ha hecho que se haya dañado en ese punto, de esta forma; veremos que se puede disminuir aquello que provoca el maltrato en el cabello, mejorando aún más su vida y su salud.

Por consiguiente, mientras nos encontramos en la búsqueda de las formas en las que podemos restaurar el cabello, es posible recurrir a tratamientos naturales.

Índice de contenidos

Evita las planchas y secadores

Cuando nos encontramos en el camino de la restauración del cabello, es importante dejar de someterlo a calores extremos, como el caso de las planchas para alisar. El cabello comenzará a restaurarse naturalmente, pero debemos tener en claro que, por varias semanas, debe estar libre de secados y alisados.

En todo caso, también puedes optar por usar cremas de peinar para ordenar y recoger el cabello para tus tareas diarias. Lo importante es que te sientas cómoda sin tener que alisar tu pelo. Ahora bien, si te expones diariamente al sol, procura usar gorros o sombreros con los que puedas cubrir tu cabello.

Usa baños de crema

Los tratamientos en crema son realmente ideales para reparar el cabello. Lo recomendable es que uses el baño de crema dos o tres veces por semana. Esto hará que el cabello comience a nutrirse de manera ideal.

Puedes conseguir cremas de ingredientes naturales, como las de aguacate o aceite de oliva. Las cremas frutales son excelentes también. Simplemente elige la crema que creas más conveniente para restaurar el cabello.

Una reparación profunda es ideal si queremos tratar el cabello para que sea más manejable y se vea mejor.

Corta el cabello

Cortar las puntas dañadas del cabello, es vital para que se vea más saludable y se siga reparando más uniformemente, pero también, crecerá mas saludable. Se trata de cortar las puntas quemadas y abiertas.

Puedes cortar las puntas tú misma, o bien, ve a una peluquería. Si lo harás desde casa, simplemente secciona los mechones del cabello desde abajo hacia arriba. Sigue la línea que lleva tu cabello y corta entre dos o tres centímetros, dependiendo de cuán dañado se encuentra el cabello.  Desde luego, puedes reparar el cabello sin cortarlo, pero al cortar las partes dañadas, será más fácil recuperar el cabello.

Tratamientos capilares

Hay tratamientos de hidratación que pueden ser muy eficientes en cuanto a la reparación del cabello, podemos contar con:

  • Queratina
  • Alisado japonés
  • Tratamientos naturales (Aloe Vera)

La alimentación también nos ayudará a que podamos revitalizar el cabello. Las vitaminas que ingerimos de forma natural, pueden nutrir nuestra piel, uñas y cabello. Una alimentación balanceada y con alto contenido de vitaminas, nos ayudará a mantener un cabello más saludable.

Restaurar el cabello puede ser un proceso que tome algunas semanas, ya que el cabello se daña ante un constante sometimiento a situaciones muy fuertes antinaturales para él.