Cómo responder al acoso escolar. El acoso escolar ocurre cuando una persona o un grupo de personas intimida a otra física o verbalmente en el colegio. El acosador usa la violencia y el miedo para ganar poder sobre los demás. Esto está mal. Las víctimas frecuentes de acoso escolar tienen baja autoestima, por lo que sienten mucho miedo y desconfianza. Algunas víctimas de acoso escolar se suicidan a causa de su sufrimiento.

Como es un problema social cada vez más común en nuestros colegios y entre nuestros hijos, es necesario que sepamos, desde el punto de vista cristiano, como afrontarlo de la manera correcta.

Como responder al acoso escolar según la Biblia

Cómo responder al acoso escolar según la Biblia

Cómo responder al acoso escolar según la Biblia

1. Reconocer el problema

La intimidación no es una broma y no debe ignorarse. Fingir que el problema no existe no ayudará. Se produce mucho acoso porque nadie reconoce que está mal.

La víctima de la intimidación necesita saber que lo que está sucediendo está mal. No es tu culpa. Nadie tiene derecho a intimidar, agredir o destruir la vida de otra persona. La víctima tiene todo el derecho a sentirse triste y enojada. Además, la víctima merece comprensión y apoyo.

2. Comprende tu identidad en Cristo

No importa lo que digan los demás, ya que Jesús te ama incondicionalmente. Eso significa que nada puede hacer que Jesús te ame menos. Jesús te ama tanto que murió en la cruz por ti. No hay amor más grande que este.

 

«Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos».

Juan 15:13

Tú eres muy especial. Cualquiera que diga que no vales nada miente. Dios NUNCA miente y dice que:

  • Reflejas la belleza y la gloria de Dios.

    «Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó». (Génesis 1:27)

  • Dios sabe todo sobre ti y te ama.

    «Oh Jehová, tú me has examinado y conocido.Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme;Has entendido desde lejos mis pensamientos.Has escudriñado mi andar y mi reposo, Y todos mis caminos te son conocido» (Salmo 139: 1-3)

  • Dios está contigo y nunca te dejará.

    «¿A dónde me iré de tu Espíritu?¿Y a dónde huiré de tu presencia?Si subiere a los cielos, allí estás tú;
    Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás. Si tomare las alas del alba
    Y habitare en el extremo del mar, Aun allí me guiará tu mano, Y me asirá tu diestra». (Salmo 139: 7-10)

3. Amar a los enemigos

Amar a los enemigos significa comprender que el acosador es una persona como tú. También es amado por Dios. Dios no aprueba lo que hace el matón, pero lo ama. El matón también necesita a Jesús.

«Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos».

Mateo 5: 44-45

Puedes orar a Dios, pidiéndole que el agresor comprenda que está haciendo mal y que se arrepienta. Por lo tanto, ora para que se encuentre con Jesús y cambie su vida.

4. No luches

No luches para solucionar el bulling

No luches para solucionar el bulling

Cuando alguien nos humilla o nos hiere, nos da ganas de hacerle lo mismo. Pero esa no es la solución. Por eso es bueno “morderse la lengua».

 

«No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor».

Romanos 12: 17-19

 

Muchos matones fueron víctimas de acoso escolar. El bullying es un círculo vicioso que solo se rompe cuando alguien decide no replicar con la misma moneda.

«No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal».

Romanos 12:21

5. Enfréntate de forma segura

El acosador necesita saber que no aceptarás lo que está haciendo. A menudo, simplemente actuar con más confianza y decir “no” acaba con el acoso.

En ocasiones es necesario enfrentarse al acosador cara a cara. Por tu propia seguridad, pídele a una persona mayor o con más autoridad que te acompañe. Trata de tener una conversación tranquila con el acosador explicándole que no quieres ningún mal para él, pero que no aceptarás lo que está haciendo. No te enfades ni pierdas el control. Demuéstrale que eres fuerte y que no puede afectarte lo que él hace. Si la situación se pone peligrosa, sal de allí.

6. Lucha contra el acoso escolar

Cuando veas que alguien está siendo intimidado, no te quedes quieto. Defiende a la víctima. Los acosadores solo atacan si creen que son más fuertes, así que, sé valiente y apoya a la víctima. Podéis plantarle cara juntos al acosador.

Juzgará a los afligidos del pueblo,
Salvará a los hijos del menesteroso,
Y aplastará al opresor.

Salmo 72: 4

Si ves a uno de tus amigos acosando, habla con él y explícale que está mal. Si tienes hijos, enséñales que la intimidación está mal. Donde quiera que tengas influencia, trabaja para que se acaben los matones.

Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano.

Mateo 18:15

Esperamos que este artículo acerca de cómo responder al acoso escolar desde una perspectiva Bíblica haya resuelto tus dudas. Si ahora quieres aprender cómo controlar la ira según la biblia, continúa navegando por Descubrir.online.