¿Cómo reparar un parabrisas roto? Si tu parabrisas a sufrido un accidente lo mejor lo mejor es llevarlo a un especialista, ya que si bien (dependiendo del daño ocasionado) podríamos reparar el daño el resultado no será el mismo. Sin embargo, no se puede negar que es una opción barata si se trata de daños leves.

Por ello te hemos traído este artículo en que te enseñaremos a reparar tu parabrisas de ser posible.

Reparar tu parabrisas

Paso 1.

Lo primero que debes a ser sin duda es asegurarte de que el daño de tu parabrisas no sea delicado, pues de ser así la opción más inteligente es llevarlo con tu mecánico de confianza. De no serlo puedes comprar un kit de reparación de parabrisas tipo puente en cualquier tienda de autos, tienda por departamentos o incluso Internet.

El ideal es uno con inyector “tipo puente” ya que este de adhiere al vidrio usando copas de succión y tienen más estabilidad que los de jeringa. Además, este debe incluir un sistema de aspiración para eliminar el aire de las fisuras mientras hacer la reparación.

Paso 2.

Llena la fisura con resina. Esta debe secarse con sol o en caso no ser posible, luz ultravioleta,  y con un objeto delgado de metal retira los fragmentos de vidrio que pudieran quedar en los puntos de impacto.

Paso 3.

Cuando el vidrio esté seco limpia el polvo restante de las fisuras con la ayuda de un aspirador de polvo. En caso de que el vidrio aún esté húmedo sécalo usando una secadora.

Paso 4.

Carga el inyector con la cantidad necesaria de resina para tu reparación de acuerdo a las instrucciones del kit de reparación. Usualmente es solo unas cuantas gotas. Por otro lado pon las tazas de succión de modo que la punta del inyector se encuentre sobre el agujero en el extremo de la fisura y ajústalo para que presione (suavemente) el vidrio.

Paso 5.

Mueve el inyector por los primeros 5 a 7,5 cm (2 a 3 pulgadas) de la fisura y aplica resina de acuerdo a las instrucciones de tu modelo. Generalmente se debe replegar el aire usando un pistón u otro mecanismo de aspiración y luego suéltalo e introduce la resina (en la fisura) deslizándolo en ambos lados de la fisura.

Ahora mueve el inyector en por toda la longitud de la fisura y cuando estés seguro de que la fisura ha entrado séllala con un movimiento lento.

Paso 6.

Carga el inyector con resina para llenado de agujeros o del tipo que incluya el kit que estás usando y procede a llenar las abolladuras.

Recuerda lubricar un poco las tazas de succión de tu inyector en caso de sea tipo puente y colócalo sobre la grieta usando el sistema de aspiración o presión hasta que la resina cubra por completo la abolladura. Al terminar cúbrela con una cinta de curado.

Paso 7.

Deja que la resina seque en un área expuesta al sol o debajo de una luz ultravioleta (entre unos 30 a 120 minutos), y finaliza eliminando el exceso de resina con una hoja de afeitar hasta que el parabrisas esté listo, limpia con un paño y el producto de limpieza para vidrio de tu preferencia y listo.

Truco casero

Corta un diente de ajo y pásalo por la grieta o fisura y limpia con un paño (seco). Esto puede ayudarte de forma temporal hasta que soluciones completamente el problema.