¿Cómo quitar el sarro de los dientes naturalmente? El sarro suele ser molesto y atrae otros tipos de enfermedades bucal. Puedes optar por quitar el sarro mediante una limpieza hecha por un dentista, aunque también puedes hacerlo desde tu casa si dispones de una serie elementos e ingredientes con los que encontrarás una buena forma de deshacerte de este molesto sarro.

Ahora bien, en este artículo comenzaremos a detallar cada uno de los elementos que harán posible una limpieza adecuada de los dientes, evitando con esto, el sarro.

Primeras recomendaciones: el cepillado

La manera en la que se cepillan los dientes determinará su salud. Una buena técnica al momento del cepillado puede prevenir todo tipo de enfermedades y el sarro.

Cepillarse desde varias direcciones, pero con cuidado, es ideal para que la boca se encuentre limpia en todo momento. Recordemos también el que uso de las cremas dentífricas es fundamental para lograr una buena limpieza de los dientes.

¿Cuántas veces te cepillas durante el día? Se recomienda cepillar los dientes después de cada comida, pero es importante no debilitar la placa de los dientes, porque eso también atrae caries.

Usa bicarbonato

El bicarbonato de sodio es un limpiador natural que podemos usar para eliminar el sarro. La forma de hacerlo es la siguiente:

  • Toma una cucharadita de bicarbonato y ponle unas gotas de agua hasta lograr obtener una pasta, ni muy floja, ni muy seca.
  • Toma esta pasta con tu cepillo de dientes
  • Cepilla tus dientes como de costumbre, tomando más consideración y haciendo más énfasis en los dientes donde ves más sarro
  • Enjuaga la boca con abundante agua, repite le proceso si lo crees conveniente

El bicarbonato de sodio no tiene un sabor del todo agradable, pero usarlo de esta forma, te ayudará a quitar el sarro satisfactoriamente.

Enjuague bucal con vinagre y limón

El enjuague bucal también podrá ayudarnos a desparecer el sarro de los dientes. Para obtener buenos resultados, sigue estas recomendaciones:

  • En un vaso, agrega dos cucharadas de vinagre
  • Luego, agrega dos cucharadas de limón
  • Enjuaga la boca con este líquido durante un minuto mínimo
  • Después, cepilla tus dientes de forma regular, prestando atención a las zonas con sarro
  • Enjuaga con abundante agua limpia

Verás buenos resultados en poco tiempo, si decides hacer este mismo procedimiento durante varios días consecutivos. De esta forma, se mantendrá limpia tu boca.

Limpia tus dientes con sal

La sal ha sido uno de los principales blanqueadores. Además, ayuda a limpiar desde tu estado más puro. Aunque este método no parece ser del todo agradable, sobre todo porque entrará en contacto con nuestras papilas gustativas, obtendremos maravillosos resultados.

Lo que debemos hacer es timar una cucharadita de sal y agregarla al cepillo de dientes previamente mojado. Deja que la sal se humedezca y obtendrás una pasta con la que podrás cepillar tus dientes. Los resultados son realmente óptimos.

Recuerda mantener la constancia frente a cada uno de estos métodos naturales, notarás el cambio de los primeros días.