¿Cómo quitar el mal olor alas toallas de baño? Las toallas de baño al estar constantemente expuestas al agua y a la suciedad suelen acumular humedad con facilidad lo que puede llegar a convertirse en mal olor.

Un olor que muchas veces, si no se trata a tiempo, puede llegar a ser difícil de eliminar del todo. Por ello a continuación te daremos algunos trucos para que tus toallas no sean victimas de esta terrible situación.

Trucos para eliminar el mal olor de las toallas de baño

Algunos trucos de los que te presentaremos a continuación son recomendados por amas de casas, de esos que abundan en las redes sociales, así que puedes estar segura de que si funcionan.

1. Vinagre y bicarbonato

Este es un truco por excelencia para eliminar el mal olor, no solo de las toallas sino de la ropa en general. Sólo debes colocar las toallas en la lavadora e iniciarla como harías normalmente, al cabo de unos minutos agrega vinagre blanco y bicarbonato junto al agua caliente.

Déjalo que repose durante unos 15 minutos aproximadamente (para eliminar el mal olor) y al cabo de estos vuelve iniciar la lavadora para que cumpla su siclo con normalidad.

2. Aceite de limón y sal

El aceite de limón también ayuda en casos de mal olor, además puede aportarle suavidad a las toallas (o ropa en general). Sólo debes colocar las toallas en remojo y añadir unas gotas de aceite de limón así como una cucharada de sal (por litro de agua).

Déjalas un rato en remojo (un mínimo de una hora) y al finalizar el tiempo lávalas como harías normalmente.

3. Vinagre de manzana

En este caso realizarías el mismo procedimiento descrito en el caso de vinagre y bicarbonato pero sustituyendo el vinagre blanco por el de manzana e incluso dejando fuera el bicarbonato.

Métodos de prevención

Para no llegar a sufrir de este mal lo mejor es prevenirlo. Para ello también te dejaremos algunos trucos para que te evites la vergüenza de pasar por esta situación tan engorrosa.

1. Prevenir la humedad

Parece un poco obvio cuando lo se pone de esa manera pero no hay otra forma de decirlo. Para  que tus toallas no lleguen a tener ese olor a humedad tan desagradable lo primero que debes hacer es no dejar que adquieran humedad.

Para ello solo debes dejarlas secar tras cada uso, bien sea con la ayuda de una secadora o de forma natural con la ayuda del sol. Lo importante es que se mantengan lo más seca posible.

2. No al cesto de la ropa sucia

Puede parecer algo tonto pero es cierto. Colocarlas junto al resto de la ropa sucia es un error común. Esto solo hará que se cree el inicio de el mal olor en caso de que no lo tenga o se intensifique en caso de que si.

3. Verifica el lugar en donde las guardas

Otro dato que puede ser un tanto obvio a la vista pero que no todos aplican. Siempre debes verificar que el lugar en el cual guardas tus toallas (o tu ropa en general) esté seco y no tenga ningún tipo de olor adicional.

Con todos estos datos y trucos tus toallas siempre se mantendrán limpias y sin malos olores.