¿Cómo pintar lámina galvanizada? Para pintar una lámina galvanizada, tenemos que tener en cuenta una serie de especificaciones, aunque en muy pocos pasos, lo podemos lograr. Se trata de un procedimiento que tienes sus trucos, pero es importante determinar cómo aplicar correctamente los materiales con los que podemos llegar a trabajar.

Si no has intentado usar vinagre para pintar las láminas galvanizadas, entonces veremos cómo hacerlo para que las láminas queden perfectamente pintadas y de manera ideal. Veamos a continuación, de qué consiste este método.

¿Cómo usar el vinagre blanco para pintar láminas galvanizadas?

El vinagre funciona como un adherente para la superficie de la lámina galvanizada. Esto significa que, podrás agregar a la superficie un poco de vinagre blanco y verás que la pintura se adhiere más efectivamente. La ventaja del vinagre por encima de los disolventes químicos, es que no es tóxico y podemos trabajar más cómodamente.

La forma en la que podemos trabajar con el vinagre blanco, es simplemente agregando agua y vinagre en un recipiente, luego, mojar un paño o trapo limpio, y proceder a limpiar a la superficie de la lámina.

Si quieres hacer más rápidamente, puedes acceder a usar un trapeador con vinagre para limpiar más rápidamente las láminas.

Consigue la pintura para las láminas

La pintura con las que podemos pintar las láminas galvanizadas, están fabricadas para este fin. Este tipo de pintura es ideal, por lo que debemos tener en cuenta recurrir a ellas para obtener un mejor resultado cuando se trata de pintar adecuadamente y alargar la vida de la pintura y con ello, la vida de la lámina.

Estas pinturas no requieren ser disueltas con aceite, tampoco necesitan de ser combinadas con algún tipo de adherente, como hemos mencionado, han sido creadas para este tipo de superficies.

Elige el color de la pintura que desees y podrás obtener el resultado que tienes en mente, para que vaya acorde con la aplicación de las láminas.

Pinta las láminas galvanizadas

Para comenzar, es necesario agregar una primera capa, con la que podemos ver cómo funciona la pintura en el momento en que hemos agregado la primera capa. Si las láminas no se encuentran instaladas, asegúrate que se encuentren bien ordenadas para pintar de una forma más cómoda e ideal.

Por otro lado, si las láminas ya están instaladas, no habrá ningún problema en pintarlas. Simplemente, debes seleccionar un día donde haya posibilidades de lluvia para que la pintura se seque mejor.

Segunda capa de pintura

Si es necesario, agrega una segunda capa de pintura, aunque esto solo será necesario si espera un color más intenso, o una cobertura más gruesa. Ahora bien, si quieres mantener en buen estado tus láminas, sigue las siguientes recomendaciones:

  • Limpia regularmente las láminas
  • Evita la filtración de agua
  • Pinta regularmente para que la lámina no se estropee
  • Quita cualquier tipo de objetos que se queden en las láminas

Si sigues estas recomendaciones, verás que puedes obtener un buen resultado, esto significa que tus láminas estarán en buenas condiciones por mucho tiempo.